Keith Salazar {ID}

Ir abajo

Keith Salazar {ID}

Mensaje por Keith Salazar el Sáb Feb 10, 2018 7:55 pm



Keith Salazar. —
UKE
CIUDADANO {22 años}
BAILARÍN/PROFESOR
HISPÁNICO
HUMANO
Keith Kogane
Voltron
"I bet you look good on the dance floor"
©️Faniahh/Lala
Descripción Física

I - II
Keith es un bailarín de complexión delgada y atlética: no es muy alto, ni posee mucha grasa, un total de 1,60 y 58 kilos. Con estas medidas suele ser al que levantan, y un bailarín nuevo de contemporáneo. Es moreno, piel algo más tostada debajo de las prendas, y ojos oscuros. En los escenarios, sueel ponerse lentillas de distintos colores para "sentir" mejor a sus personajes. Aunque sea pequeño comparado con el resto del sexo masculino, sus extremidades son largas y sufre del síndrome de hiperlaxitud; siempre lo ha sentido como una desventaja, más teniendo que hacer otro tipo de ejercicios y enseñanza, además de su forma algo rara de andar, pero lo utiliza como una de sus mayores ventajas, ya que posee una flexibilidad como pocos y le abre la posibilidad de tomar papeles arriesgados.

Sus labios son pequeños pero no finos, al contrario: son regordetes, llaman la atención en su rostro. Su nariz es afilada y perfecta, justo como sus cejas. Maquillarle es un placer, pues posee una belleza natural. Sus pestañas son rizadas y largas, lo cual le da una belleza andrógina en el escenario y le permite cumplir tanto papeles masculinos como femeninos. Su mata de pelo morena es bastante rebelde, y tiene que domarla mucho por las mañanas, o cuando está más vago, con gorras o haciéndose coletas. De ropa suele optar por prendas cómodas y sueltas, no está acostumbrado a lo justo o pegado; hace de profesor ocasional a los niños pequeños también, con lo que suele llevar poca ropa a esas clases para que vean cómo se hacen ciertos ejercicios, pero por el resto, le gusta hundirse en jerséis gigantes y pantalones caídos que enseñen su "v".
Descripción Psicológica
Keith es un bailarín relativamente problemático. Suele congeniar muy bien con los bailarines fuera del escenario, pero una vez encima es un tirano impertérrito que no se conotenta con nada menos que no sea la perfección. Es un dedicado a las artes, cualquier forma de estas, pero más que nada el baile y el teatro; es una mente activa que no para de idear nuevas ideas, y no se considera un coreógrafo, pero cualquiera lo diría por las veces que ha sido él el creador de nuevos números de bailes o actuaciones independientes. Puedes ir a tomarte un café con él cuando quieras, y coquetear varios días, te lo devolverá porque está en su naturaleza, pero cuando él dice "vamos a trabajar" significa "vamos a trabajar".

Cuando no es época de actuaciones o es temporada baja, suele trabajar a tiempo parcial como camarero, o en sitios simples que no requieran mucho esfuerzo y le dejen tiempo libre, son sus pequeñas vacaciones. Fuera del mundo de los espectáculos, cuando se encuentra haciendo trabajos varios, se dedica a flirtear y socializar más. No es de relaciones duraderas porque sabe que su prioridad número uno es el arte, pero ha tenido un par de parejas bonitas, y otras un tanto feas. Aprendió a las malas a separar trabajo de amor, y aunque es una espinita que a veces sangra cuando trabaja en lo que más le apasiona, es lo suficientemente serio y profesional como para dejar sus sentimientos aparte.

Él, a pesar de todo, mantiene esa chispa de la juventud que tantos años le quita de encima, porque muchas veces parece que tiene más de lo que aparenta. Es un trabajador incansable, devoto, y que a veces incluso tiene dificultades para relajarse. Sufre de ansiedad ocasional, dada la presión que se pone él mismo encima, especialmente cuando tiene a cargo bailarines. Para relajarse, gusta de beber en varios bares o ir a tiendas vintage; tiene un antiguo tocadiscos de familia en su casa, y los vinilos son joyas para él, además de la ropa de décadas anteriores. Bailar en su casa, delante de una sala que solo tiene espejos, es lo que más le gusta del mundo. Tiene una fijación por el cuerpo humano y los músculos que adora observar en soledad.
Historia
Keith tiene herencia española, ambos padres lo son y se conocieron allí de hecho; él mismo vivió en el país hasta sus diez años. Siempre fue un niño al que el inglés se le dio bien, con lo que el tránsito a Estados Unidos por motivos de trabajo de su padre se le hizo fácil. No viene de ningún hogar roto ni tiene excesivos dramas familiares, aparte de la obvia presión de su familia por destacar en todo aquello en lo que participe. A ellos les hubiese gustado que él tuviese una profesión más estable y que hubiese estudiado derecho o medicina, pero el amor de Keith siempre fueron las artes y todo lo que requería un mínimo de creatividad, más cuando su cuerpo estaba envuelto. Padece de hiperlaxia, con lo que todas sus extremidades se pueden estirar o desencajar más que el resto; de pequeño fue un problema ya que tendría a sufrir más lesiones y accidentes, además del obvio bullying por parte de sus commpañeros de clase por andar como un pato, pero en el mundo de la danza pareció ser su mayor aliado y arma secreta. Solo un pequeño porcentaje de la población es igual que él, con lo que será todo lo único que el mundo quiere que sea, y lo demostrará sacando provecho de todo lo que le rodea. Ama el arte, la danza, el dibujo, el teatro... Por eso, su primer y gran amor fue un coreógrafo y director igual de entregado que él.

Keith  apenas tenía dieciocho años (el otro) y empezaba en una compañía de Estados Unidos "oficial"; con números y actuaciones programadas, claro, pero siendo el nuevo pocos papeles principales tenía. Él sabía todo lo que podía dar, se enamoró de las formas en las que el cuerpo de Keith se enrollaba y estiraba, igual que si fuese una masa moldeable para crear al nuevo David de la época. Vio futuro en él antes que nadie más, le descubrió al resto del mundo, y pasó de ser un bailarín de segunda, a primera fila. Lo que tuvieron fue largo y tormentoso; precioso pero trágico, y triste pero plagado de infinitas memorias dulces. Keith ama las artes, pero a él lo amó casi tanto como las mismas: de sus manos salían obras de teatro contemporáneas, divertidas, refrescantes, y de sus extremidades un fuego abrasador e hipnotizante. Keith se enamoró perdidamente de él, porque era un visionario y alguien que comprendiía que no había nada más bello que el ser humano, capaz de sufrir, recrearse, levantarse una y otra vez tras innumerables golpes: eso fue lo que sufrió Keith. Hubo cuernos, celos, rupturas llenas de lágrimas, perdones apasionados, pausas silenciosas... Lo perdió de vista cuando se fue a Europa. Quizá fue mejor para los dos.

Llegó hace años a Estados Unidos, pero se fijó en Maine apenas unos meses. En busca de trabajo, le llegaron noticias de la apertura de un nuevo estudio en Diamond City, con lo que allí ha ido quizá a establecerse un par de meses, luego ya verá: adonde el viento le lleve.
Gustos y disgustos
Ama todas las artes, desde el teatro hasta el diseño, pero destacando la danza por encima de todas. Tiene una fijación extraña por los espejos y observarse, no es producto de un narcisismo gigante, más bien de su quizá fetiche por los músculos. Todos los chicos de los que se enamora o con los que tiene algo, suelen ser más grandes que él en todos los aspectos, producto de un "size kink" lo más seguro. Respeta a todos los tipos de música, pero siente cierta debilidad por el jazz, flamenco y clásicos. La ropa suelta y grande es lo que más le gusta de todo, odia tener ataduras en todos los sentidos. El clásico cigarro en el afterglow es su debilidad, sea de madrugada o de noche. Sus colores suelen ser los pasteles, pero para las actuaciones de contemporáneo, sus favoritas, prefiere usar colores monocromos. El maquillaje le encanta, aunque le avergüenza llevarlo fuera de los escenarios o con sus citas. Respecto a esto, antes era más de cosas de una noche, pero ahora al menos tiene que haber dos o tres citas mínimo; adora que le coqueteen tanto como le gusta coquetear y batir sus pestañas esperando que el otro caiga. Para las relaciones duraderas, es mucho más complicado ya que en su cabeza solo hay dos cosas: bailar y superarse. Una persona poca ambiciosa o vaga no pinta nada en su vida.

Odia el verano más que nada, ya que las prendas que más le gustan son las de invierno y gordas, pero gusta de los crop tops que solo se puede poner en esta época; sin embargo no puede con la piel sudorosa, le echa siempre para atrás en la gente. La gente vaga, procrastinadora o con poca ambición simplemente la aborrece, por completo; para él están desperdiciando un montón de tiempo. Los que creen que pueden llegar y llevárselo sin ningún tipo de trabajo o esfuerzo, simplemente porque parece abierto a un poco de flirteo. Odia la piña más que nada en el mundo, y ya en las pizzas no hay que ni hablar de ello; en general tiene una relación amor-odio con la comida basura o los dulces muy dulces, es muy especial para la comida. Suele ser muy reacio a probar cosas nuevas: en cualquier aspecto la verdad, tanto actividades como alimentos. Odia los tacones tanto como los quiere; le hacen unas piernas preciosas, pero termina con pies destrozados una y otra vez, y para él son lo más importante del mundo. Que la gente mezcle amor y trabajo es lo peor del mundo: no demuestra ninguna clase de profesionalidad o respeto por el resto de compañeros.
Habilidades y debilidades.
—Hiperlaxia: sus extremidades pueden doblarse de ciertas maneras que el resto no puede, lo cual le da una elegancia y flexibilidad extraordinaria en el escenario. La debilidad de esto es que puede que sufra más lesiones; en su carrera siempre ha sabido pararse antes de hacerse daño, pero tiene un riesgo muy alto de empujarse de más cuando estire un músculo y se lo cargue.
—Retórica: posee un pico de oro al hablar, le es muy fácil persuadir a la gente y coquetear, pero en el ámbito laboral más de una vez le ha servido para imponerse ante el resto, ya que su altura no le ayuda mucho cuando está cargo de principiantes; si no es por su reputación, poca gente le tendría el respeto que le tiene ahora mismo. Contrario a esto, se puede volver en contra de él con alguien más feroz o algún "rebelde". No lleva bien cuando desafían su autoridad, no sabe como manejarlo.
—Manos de oro: los dedos de Keith hacen los mejores masajes; puede que sean pequeñas, pero son suaves y sabe encontrar los nudos y centros de dolor. Esto es algo que aprendió por su cuenta, debido al alto estrés al que somete sus músculos desde que casi tiene uso de razón. Es muy raro que se los dé a alguien más, pero no se considera imposible. Lo malo de esto es que claro, no tiene ningún grado en fisioterapia o es un especializado en la materia, con lo que no puede tratar lesiones correctamente o dolores especialmente agudos, solo a un nivel básico y como puro placer.
—Técnico: Keith es ante todo un bailarín técnico; no se contenta con nada que no sea la perfección,
lo cual hace que de manera técnica sea un bailarín impecable. La pasión que tiene por el baile, combinado con esto, le hacen alguien extremadamente virtuoso y hábil en casi todas las modalidades del baile. Esto, sin embargo, combinado con su hiperlaxia le pueden llevar al agotamiento extremo y sus seguidos ataques de ansiedad cuando algo le falla; puede ser un bailarín excelente, y técnico, pero aprende a un nivel normal como el resto y de la misma manera se frustra y tiene que practicar, no es un prodigio o tiene talento natural. Todo es trabajo duro.
avatar
Keith Salazar
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Keith Salazar {ID}

Mensaje por Benedict Townsend el Dom Feb 11, 2018 5:23 am

Ficha Aceptada

No olvides firmar el registro de personajes ocupados y enseguida se te dará color.

Bienvenido a Hayate School, disfruta tu estadía.

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


red for filth:
avatar
Benedict Townsend
superior
superior

Mensajes : 187

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.