Fear this bastard [ ۞ ] ID {Alucard}

Ir abajo

Fear this bastard [ ۞ ] ID {Alucard}

Mensaje por Alucard el Lun Feb 05, 2018 3:39 pm

Vlad III Draculea | Alucard
Ficha de personaje
Ciudadano | Cazador | Vampiro | Seme


Personalidad:

Those stupids doesn’t know a shit.

Ególatra, pedante, presuntuoso y a la vez orgulloso, son las palabras clave para describir la personalidad de este vampiro, es un hombre tosco y aguerrido que obtiene lo que desea justo cuando lo desea importándole una m¡3rd@ a quién afecte en su camino. La vida nunca fue fácil para él cuando era un humano, vivió una vida pobre y desolada de toda esperanza disponiéndose a entregar su corazón a las sombras para tomar venganza por su orgullo caído, es un hombre cuyo nombre influye temor en aquellos que lo conocen o que siquiera han oído hablar de él, pues es conocido como la encarnación del odio mismo. Vaga por el mundo con una vida inmortal, incapaz de morir bajo la mano de un inexperto no es un hombre temeroso, recibe los golpes tal cual llegan a plantársele haciendo frente al dolor con gracia y hasta con cariño, su mente retorcida le provoca placer al desprender las vidas de sus víctimas bajo el fuego de sus armas, él se conoce a sí mismo por lo que a sabiendas que nadie podría matarlo se canturrea victorioso siempre de un lado a otro sin tomar en serio ninguna amenaza, para él no existe nadie más poderoso que él mismo, nadie que le haga comparación y nadie capaz de siquiera hacerle frente. No es un hombre con el cuál uno disfrute de sentarse a tomar un café pues su mera presencia impone respeto bajo el nombre de Verdugo, su energía oscura carga no solo con su propio genio sino también con las miles de almas desoladas que han muerto bajo su poderosa mano, se puede sentir el aroma de la muerte emanar de ese hombre.

God put me in this world so I can be your fucking executioner.

En cada batalla Alucard se contiene consciente de que da una clara ventaja a sus oponentes únicamente para así de un momento a otro robarles esa sensación de victoria y gloria viendo como delante de sus ojos sus planes se echan a perder, disfruta de quebrar la voluntad de sus oponentes pisoteando no solo sus cuerpos, sino también sus espíritus. Es un hombre hostil, grosero y burdo que guarda cierto aire de la época victoriana por su porte, sin embargo a la hora de hablar no escatima en el vocabulario que emplea, es capaz de leer el alma de una persona como si de un libro abierto se tratase. Para él no hay secretos que puedan ser ocultados de sus agudos ojos. Es una bestia que mira el mundo con ojos sobrios e insípidos, nada le interesa, nada llama por completo su atención a menos que se trate de una presa difícil y única, es un hijo de p*t@ sin intenciones de encubrirlo, te dirá lo que piensa importándole poco el cómo te hará sentir, se asegura de apuñalar ese punto frágil y sensible para hacerte caer ante sus pies.

If you would be able to understand maybe...  No, you can’t.

En el fondo, en una parte que nadie conoce y que nadie jamás conocerá de Alucard, él es un hombre triste y solitario, está profundamente arrepentido por el trato que hizo con aquella oscuridad para no morir, para hacerse uno con la oscuridad y tomar venganza de aquellos que maltrataron su existencia desde el comienzo pues a menos que sea por la mano elegida de “Dios” él no podrá morir sin importar cuánto se intente asesinarlo, su bendición es su más rotunda maldición.


Gustos y disgustos:

Gustos:

۞ Presas fuertes que puedan darle pelea
۞ La sangre fresca
۞ El piano
۞ El vino tinto
۞ El sexo
۞ El destrozar el orgullo de los que le rodean

Disgustos:
۞ Los humanos y en general cualquier criatura ajena a él (incluyendo otros vampiros)
۞ Los débiles
۞ Los lugares muy ruidosos
۞ El sol y el calor, en general las mañanas
۞ Leer largos libros
۞ La música que no sea tocada por un piano

Apariencia:

Achapado a la época Victoriana, viste una ostentosa gabardina roja que hace juego con el color de sus ojos, con un gran sombrero fedora de visera amplia que siempre acomoda al raz de su cabello, gafas circulares de sol con un marco delgado, un moño de corbata intrincadamente atada y justo debajo de ese conjunto utiliza un traje de cuero negro y elegante, botas forradas en piel que llegan hasta sus pantorrillas y guantes blancos que cubren perfectamente su piel. En su gabardina roja los bolsillos están hechos para que sus fieles pistolas puedan caber perfectamente ahí y no atascarse al momento de desenfundar.  En ocasiones debajo de su gabardina viste con una camisa de vestir blanca y una corbata roja, le gusta mucho vestir formal aunque sea una bestia incontenible y termine con la ropa hecha jirones.

Su altura es de temer pues cerca de medir los dos metros presume su un metro noventa con aires de grandeza y una disciplina nula, su tez es pálida dado a que no soporta estar mucho tiempo bajo la luz del sol o más bien, prefiere no estarlo ya que es molesto estar descarapelándose la piel en medio de la nada. Sus mechones son completamente negros como boca de lobo, largos o a veces cortos que caen por su espalda o reposan sobre sus hombros, sus manos son grandes y largas siempre cubiertas por los guantes que llevan marcados el sello de Hermes, carga consigo una cruz de plata contra el cuello. Carga consigo siempre una sonrisa socarrona y desafiante, altanera e incluso de una extraña forma elegante, es un hombre con pocos escrúpulos a simple vista por lo que su mera presencia abruma a quien lo vea.

Sus dientes son puntiagudos, sus colmillos prominentes que amenazan con desencajarse de sus fauces para ir a morder directo el cuello de su víctima, sus ojos varían de un color carmesí a uno anaranjado en ocasiones que brillan con fulgor al encontrarse excitado o entusiasmado. Su cuerpo esta perfectamente trabajado de pies a cabeza, es esbelto pero no demasiado ya que sus músculos opacan parte de su masa corporal. Debajo de sus ropas y en su espalda, las cicatrices de su pasado se hacen presentes de manera irreparable, ni siquiera el poder de un “inmortal” puede borrar la trágica historia de su pasado.


Vlad III Draculea (Alucard)  — Anime: Hellsing


Historia:

The born of the enemy

La sangre de la familia Belmont fue conocida siglos atrás por ser la sangre de la familia noble destructora del mal y la oscuridad, paladines de Luz que habían encabezado  a la familia Belmont se remontaban en diferentes escenarios por los corredores de la mansión Belmont tintados en lienzos, el barón era quién encabezaría a la familia y daría paso a la historia de un nuevo paladín que serviría ciegamente al señor de la Luz, para una vez alcanzada la gloria de la muerte en batalla poder descansar en su seno. Trevor –Actualmente conocido como Alucard-  Era el hombre que se convertiría en  Vlad Tepes el empalador y destazador de sueños, aquél hombre cargaba con la reputación de ser un demonio de la luz pues nunca mostró piedad ante las bestias llamadas licántropos, arpías, hombres lobo, tritones, sirenas y demás que osaban invadir los territorios que “por derecho” eran de los humanos, la fricción creada entre razas detonó un sinfín de guerras en donde un cabecilla de la familia Belmont era siempre el líder. En la sangre del linaje corría la sangre de conquistadores, líderes, asesinos a sangre fría, señores de la luz creyentes en la firmeza de la justicia y la paz, pronto sería turno de Trevor para poder tomar la espada forjada en acero valýrio que su padre le daría cuando el tiempo de ingresar a las fuerzas militares llegara. Trevor fue entrenado desde niño en las artes místicas de la magia blanca, en los versículos letales para despojar a los humanos de la posesión de los demonios, en la tortura y asesinato a sangre fría de incontables seres mitológicos, sin embargo aquél niño siempre mostró un corazón blando a la hora de tomar una vida, acción por la que su padre decidió reprenderlo en más de una ocasión dejando talladas en su piel las marcas de sus castigos. Una noche la puerta sonó a golpes de rudeza que retumbaban en la solitaria mansión Belmont pues en aquella enorme casa solo vivían Trevor y su padre Vlad II , la madre de Trevor, Marie murió a causa de extrañas razones deteriorándose su salud hasta el punto de guiarla a su muerte,  Trevor atendió a la puerta, era apenas un “hombre” a la edad de dieciséis años cuando se enteró que su padre había muerto en el campo de batalla la noticia le devastó y el odio y la cólera invadieron su corazón. Fue despojado de todo derecho a protección por llevar el nombre de  la familia Belmont, su cabeza valía una fortuna para el imperio Otomano que tomaba el control de la zona Turca y por está razón es que ese niño, pues era un chiquillo cuando quedó desamparado fue vendido al gobernante del imperio Otomano, este hombre sodomizó al niño de manera incansable abusando de su cuerpo hasta dejarlo sin fuerzas cada noche. Él pedía a gritos que todo ese trato parara, que alguien detuviera el dolor de su cuerpo al ser profanado, que alguien fuera su héroe y lo salvara, extrañaba a su padre y muy en el fondo lo culpaba por morir y dejarlo a merced del enemigo.

Lord of Shadows

El cuerpo del padre de Trevor nunca fue encontrado o velado, los paladines de la luz que le informaron al crío de la muerte de su padre insistieron en que su cuerpo fue destazado, y fue lo menos que pudieron decirle antes de venderlo al imperio Otomano,  por los feroces dientes de licántropos, le aseguraron que murió de una forma digna pero los ojos de aquél niño nunca pudieron constatar la muerte de su padre.

Mientras Trevor crecía en manos del enemigo se volvía cada vez más fuerte, fingía respeto y terror hacia ese hombre de sucias intenciones que denigraba su nombre y el de sus difuntos a diestra y siniestra, poco a poco fue mostrando su “lealtad” hacia su nuevo señor como un ser completamente domesticado hasta que poco a poco la correa con la que le sostenía el cuello fue aflojándose, incluso Trevor se forzó a mostrar “amor” por aquél hombre para conseguir lo que anhelaba con todo su corazón, la venganza por su familia y por su orgullo aplastado. El Castlevania era un lugar de la perdición conocido por el hombre como el mismísimo infierno, los seres de la noche que ya existían en ese mundo mucho antes que el mismo hombre se juntaron en una misma morada para resguardar así a aquél que ellos habían coronado como Rey, Drácula el Hijo del Dragón. Trevor se enteró de aquella fuente de poder que le permitiría cumplir con su cometido a costa de su vida y tan pronto se ganó la confianza del gobernante le pidió que lo usara para alcanzar ese poder otorgado por “los Dioses”.

Las tropas partieron hacia el Castlevania que se encontraba celosamente resguardado por tropas de licántropos, arpías, distintos espíritus e incluso pequeñas criaturas como los chupa cabras y duendes, de los quinientos hombres que partieron junto a Trevor solamente dos llegaron hacia la cima del Castlevania entre las trampas y acertijos que el Rey de las tinieblas preparó para ellos, no pasó mucho tiempo hasta que solo Trevor lograse llegar hasta dónde El Señor de las Tinieblas se encontraba, la ferviente sangre Belmont hacía lo suyo, palpitaba con fuerza al estar frente a su presa, la verdadera batalla comenzó. Trevor iba perdiendo al encontrarse con la imponente figura del Señor de los Vampiros que así mismo se hacía llamar: Vlad Dracul, la sangré de Trevor se heló al escucharle pues en la lengua romana aquello significaba Hijo del Diablo o en su defecto el mismísimo Rey Vampírico cuidador de las almas del inframundo y jefe de un ejército de no muertos. Trevor delató su propio nombre ante el hombre que ahora se llamaba así mismo Dracula ambos tuvieron una imponente batalla, a pesar de que Trevor era solo un humano la sangre del linaje de los Belmont corría por sus venas, no había forma en que perdiera o eso creía, en un desgarrador movimiento la espada que el mismo padre de Trevor le había obsequiado atravesó el pecho de Drácula y a su vez el pecho del mismo Trevor, una muerte doble pensó él con desdén ya que lo que ese ahora hombre ansiaba era su venganza, Drácula perdía el color negro de su piel y poco a poco sus  facciones cambiaban, aquél hombre era su padre, su mismo padre convertido en el señor de las tinieblas. Con sus últimos alientos como Vladimir Tepes II  habló a Trevor como a su hijo antes que de nuevo el poder de las sombras lo consumiera.

“Toma mi poder”

El Señor de los Vampiros cedió entonces su vida a su hijo otorgándole ahí los poderes de controlar las tinieblas y la vida eterna que de nada servía al ser una vacía, el rugido de cólera y dolor retumbo en todo el valle que era resguardado por las energías del antiguo Señor, Dracula, las criaturas y seres de la oscuridad se desvanecieron. La guerra se desató, el imperio cayó en medio del fuego y la sangre, Alucard arrasó con todo a su paso, hombres, mujeres y niños sin piedad alguna, todos y cada uno de los que se interponían en su camino pasaban a formar parte del apodo que fue ganando por lo que solía hacer a sus víctimas, empalamiento, así se empezó a conocer a Trevor como Vlad el Empalador, tomando así el nombre de su padre como “tributo” por haberle cedido sus poderes para cumplir con su venganza.

"El pajaro de Hermes es mi nombre, comiendo mis alas para domarme"

Tras estos sucesos y tras hacer de protagonista en distintos cuentos de terror y leyendas, deambuló por el mundo a voluntad propia hasta que fue sometido nuevamente ante el autocontrol. Una corporación llamada Hellsing encontró el orígen de Alucard y evitando que siguiera andando libre por el mundo se aseguraron de atarlo fielmente a dicha corporación para la cual trabaja en la actualidad. Alucard piensa que entre más difícil sea el reto, es mejor la recompensa, aceptó trabajar bajo la condición de que le permitieran seguir en movimiento y no quedarse estancado en un solo lugar, por esta razón es que Alucard viaja de este a oeste en búsqueda de las presas que son seleccionadas para él por la corporación Hellsing. Posee un sello que retiene sus poderes llamado el sello de Hermes, esto lo limita de manera inminente más no por completo, a abusar de la regeneración de su cuerpo o de la manipulación de sombras. Lleva un tiempo viviendo en Diamond City, acecha en silencio y caza cuando nadie más lo puede ver, sus presas siempre son mucho más fuertes que él, es por esto que permanece en Hellsing y a su vez, se acentuó en la ciudad para llevar viviendo ahí cerca de diez años.


Habilidades y Debilidades:

-Puede manipular las sombras, utilizarlas como escudo o escondite, incluso evaporar partes de su cuerpo en estas para esquivar algún ataque o escapar de algún lugar demasiado encerrado o peligroso. Aunque puede manipular las sombras, este poder no dura demasiado tiempo debido al sello de Hermes que tiene en los dorsos de sus manos, sus poderes son acortados y por ende su efecto no es duradero. No puede usar la evaporación de su cuerpo más de dos veces en un día.

-Tiene el poder de regenerar cualquier parte de su cuerpo independientemente del daño que reciba, sin embargo para que la regeneración pueda ser completada debe beber cantidades monumentales de sangre para reponer sus células, de no hacerlo la regeneración puede tardar días e incluso semanas. Por ejemplo: Si su brazo derecho es amputado y Alucard se encuentra con reservas bajas de sangre al no haberse alimentado previamente -Esto siempre establecido en uno o dos post de anticipación- el brazo no crecerá de inmediato, sino que primero se cerrará la herida y poco a poco empezaría a regenerarse tardándose una semana en sanar. Claro que si se trata con la medicina moderna es probable que sea más rápido que esperar una semana.

-Su precisión a la hora de apuntar y disparar son dignas de envidiar, jamás falla ningún tiro pues es un maestro con el par de armas que lleva siempre en su gabardina, estas son especiales hechas por la corporación Hellsing para la destrucción y la “caza de brujas” que han llevado a cabo todos esos años para la protección de los humanos. Aunque sea un maestro con las pistolas estas tienen las balas contadas, cada una puede retener 8 casquillos de balas y el proceso para recargar el arma es tedioso capaz de entorpecerlo en una pelea.

-La superfuerza, la supervelocidad, su capacidad del olfato y visión dependen de qué tan bien esté alimentado, los suplementos de sangre no funcionan en él por lo que exclusivamente debe matar para mantenerse en forma y en función, no hay excepciones en esto es regla estricta de su poder. Por esto es que debe ser muy cuidadoso a la hora de actuar, aunque realmente le importa muy poco lo que pueda llegar a pasarle y siempre se divierte de llevarse hasta los extremos para “sentirse vivo” otra vez.


Extras
-Tiene varios atuendos curiosos y viejos en su ropero
-No le gustan los animales y en efecto se bebe la sangre de casi cualquier criatura solo por el mero placer de matar
-Cuenta con dos pistolas que son sus más fieles aliadas, nunca se separa de ellas ni siquiera cuando "va a dormir" en los amaneceres
-Las películas sobre vampiros le causan gracia extrema, es de esos que al ir a una sala de cine sueltan una risotada que interrumpe toda la película y causa el odio de medio mundo dentro de la sala
-Tiene un lado infantil que le cuesta ignorar ya que se debe a su lado travieso y maldoso que sólo busca divertirse en una aburrida ocasión


579 AÑOS | | RELACIONADO CON XX


avatar
Alucard
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 10

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fear this bastard [ ۞ ] ID {Alucard}

Mensaje por Arthur Kirkland el Mar Feb 06, 2018 4:59 pm



¡Bienvenido oficialmente a Hayate School!
No olvides llenar los registros correspondientes.
En breve se te dará color.

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


Regalitos <3:




Spoiler:
avatar
Arthur Kirkland
secretarios
secretarios

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.