Don't blink twice [Dietrich Zimmermann]

Ir abajo

Don't blink twice [Dietrich Zimmermann]

Mensaje por Dietrich Zimmermann el Vie Dic 29, 2017 9:54 pm

Nombre: Dietrich "Didi" Zimmermann

Raza: Híbrido de humano y basilisco

Edad: 23 años

Ocupación: Camarero

Relacionado con: Janko

Descripción física:

Mide 1,77 y su peso ronda los 64 kilos. De complexión delgada y tirando a flacucha, no tiene apenas musculatura visible. De hecho, se le marcan un poco las costillas, a pesar de que su alimentación es completamente normal. Sus ojos constituyen la mayor evidencia de que no es humano: iris rojo y fondo negro. A quienes le preguntan por ellos (cuando no lleva gafas de sol), para evitar conflictos innecesarios, les cuenta la misma mentira: que tiene las escleróticas tatuadas. La palidez de su piel contrasta con la gran cantidad de tatuajes que tiene en los brazos y el torso. Entre ellos, destaca el sol que cubre casi la totalidad de su pectoral izquierdo y la frase que le rodea el cuello. Aparte de los tatuajes, tiene varias perforaciones: en las orejas, la ceja izquierda, el labio superior y el frenillo de éste. No descarta hacerse más. Lleva la parte izquierda de la cabeza rapada y muy corta, mientras que mantiene el resto de su pelo negro largo, normalmente recogido.

En cuanto a su estética, no suele salirse de la combinación de blanco y negro. Evita la ropa y los zapatos ajustados por mera comodidad. Por ese motivo, usa pantalones tipo harem, camisetas holgadas y sandalias o deportivas muy anchas. Es habitual que lleve las uñas pintadas de negro.

Carece de forma completa de basilisco, de la cual sólo tiene algunos rasgos físicos (como los ojos o los colmillos) y ciertas habilidades. Su padre también era un híbrido de humano y basilisco, por lo que el gen del último, que ya se ha debilitado con el paso de las generaciones, no es tan dominante.

Imagen:

Imagen 1:

Imagen 2:

Imagen 3:

¿Uke, Suke o Seme?: Suke

Personalidad:

En lo más alto de su escala de prioridades hay tres personas: él; luego, él; y más tarde, su ombligo. La mayoría de las acciones de Dietrich se mueven por puro interés, y son pocas las personas con las que mantiene una relación sin querer sacar beneficio de ellas. Es maquiavélico, y no le da pudor admitirlo. En este mundo, o comes o te comen, y el fin justifica los medios. No suele dudar si, para conseguir un objetivo, debe pisotear a otros.

A pesar de ser alemán, no suele callarse lo que piensa. A veces puede resultar grosero y desagradable, ya que tiene un amplio repertorio de palabras mal sonantes. No obstante, es respetuoso con las personas que lo son con él, especialmente con los mayores. Siente una especial debilidad por ellos por lo mucho que le recuerdan a su abuela.

Al principio mantiene las distancias, tanto físicas como personales, y no soporta a la gente que invade su espacio personal o toma confianzas demasiado rápido. Sin embargo, si la persona le resulta lo suficientemente atrayente como para ver más allá de la oportunidad de sacar provecho, es cercano y cariñoso, e incluso puede llegar a poner el interés de otros por delante del suyo. Pero no suele ser lo habitual.

Es un obseso del orden: sus cosas siempre ocupan el lugar que mentalmente tienen asignado, y le pone nervioso cuando algo no está en su sitio. También le saca de quicio la gente que lleva las corbatas mal anudadas o los zapatos sucios. En ese sentido, tiene algo de trastorno obsesivo compulsivo.

Lo que le gusta:

* La cultura del tatuaje y el piercing
* Los climas cálidos
* El Glühwein (bebida típica alemana a base de vino caliente y especias)
* Las bebidas energéticas
* Las gafas de montura gruesa
* La ropa de punto, aunque sólo la usa en casa
* Todo lo relacionado con la era victoriana

Lo que no le gusta:

* Los gallos y las comadrejas. Son los enemigos declarados de los basiliscos
* El frío, y muy especialmente la nieve
* Los espejos
* Las personas que incumplen sus promesas
* La impuntualidad
* El contacto físico no autorizado
* Los niños en general
* Las bromas sobre el Holocausto

Habilidades:

* Petrificación. El poder del gen de basilisco heredado por parte de su padre se ha ido diluyendo con el tiempo, y no tiene la capacidad suficiente de matar de forma fulminante a cualquier ser vivo que lo mire a los ojos. Cuando lo hace, éste sufre una parálisis total del cuerpo y la pérdida del conocimiento. El uso de esta habilidad está sujeta a la aprobación previa de los otros usuarios.

* Resistencia dérmica. Su piel es más dura que la de un humano corriente debido a una fina capa de escamas bajo su dermis. Por ese motivo, es más resistente (pero no invulnerable) que la media a los golpes y a las heridas.

* Mordedura tóxica. Posee colmillos retráctiles en la parte posterior de la boca que inyectan veneno, y además, causan un dolor considerable al morder. La enzima se acumula en unas glándulas localizadas junto a la mandíbula. El uso de esta habilidad está sujeta a la aprobación previa de los otros usuarios.

Debilidades:

* Petrificación. Para que la parálisis se haga efectiva, la víctima debe mantener ambos ojos en contacto directo y sin parpadear con los de Dietrich durante más de cinco segundos. Es decir: una mirada de soslayo o un contacto directo de menor duración no tendrán ningún efecto. Por ese motivo, no es una habilidad fácil ni rápida de usar. Además, el antídoto para revertir la petrificación es un brebaje bastante sencillo a base de raíces y plantas que se pueden encontrar en cualquier herbolario.

* Sensibilidad dérmica. Es muy sensible a los cambios bruscos de temperatura, especialmente de calor a frío. Si su piel se enfría demasiado, su cabeza se embota y su cuerpo se entumece. Para recuperarse, necesita exponerse de forma prolongada a una fuente de calor considerable, como una estufa o varias capas de ropa.

* Inocuidad. La sustancia que segrega no es letal, ya que se trata de un veneno citotóxico que sólo produce una desagradable sensación de ardor e hinchazón en el área afectada. Los colmillos sólo inyectarán la toxina una vez se hayan anclado en el objetivo, nunca antes. Además, el efecto del veneno es temporal, aunque puede tratarse al instante con cualquier antídoto genérico, dada su baja peligrosidad.

Historia general del personaje:

Dietrich quedó huérfano a los tres años. Su padre, piloto, falleció en un accidente aéreo. Su madre no pudo superar su muerte, y la depresión se la llevó seis meses después. Fue su abuela paterna quien lo crio con esfuerzo y dedicación, a pesar de su avanzada edad, en Múnich (Alemania). No le dio una infancia especialmente boyante en lo económico; pero desde luego, fue feliz. Dietrich admiraba a su abuela, y la quería más que a nadie en el mundo. Ella, por su parte, se desvivía por él, y presumía con sus amigas de tener el nieto más bueno del mundo.

La mujer falleció a causa de una pulmonía que se complicó, dejando a un Dietrich de 16 años destrozado y sin ningún familiar que se hiciera cargo de él (la familia de su madre residía en Suecia, de donde ella era originaria; y su padre era hijo único). Fue cuestión de tiempo que el joven acudiera a las drogas como vía de escape de dos sensaciones que lo ahogaban día tras día: la soledad y el abandono. Durante una larga temporada, Dietrich se refugió en el alcohol y en varios tipos de estupefacientes, sobre todo cocaína, éxtasis y marihuana. En esa época, cuando no dormía, Dietrich pasaba la mayoría del tiempo colocado. Agotó casi todo el dinero que su abuela le había dejado en herencia, y se metió en algunos líos que le partieron un par de huesos. Hasta que su cuerpo le dio un ultimátum: durante una fiesta nocturna, un cóctel explosivo de vodka y éxtasis le provocó una sobredosis. Pasó cuatro días en el hospital con un cuadro grave de deshidratación provocado por la combinación de ambas sustancias. Ese incidente le hizo pensar. Mientras consumía, le daba igual si moría, porque vivir ya era un sufrimiento para él. Pero al rozar la muerte con los dedos, se dijo: “Didi, deja de hacer el tonto”.

A base de terapia y fuerza de voluntad, Dietrich logró dejar las drogas, limitándose únicamente a los cigarrillos, hábito que adquirió mientras trataba de curar su adicción. No obstante, había visto lo suficiente de ese negocio como para saber que era una fuente de ingresos fácil y rápida. Ya que había abandonado los estudios al morir su abuela y carecía de experiencia laboral de ningún tipo, Dietrich se dedicó a traficar con drogas, y con eso conseguía el dinero necesario para seguir sobreviviendo. Cuando empezó a ganarse cierta reputación en algunos barrios de Múnich, se vio atrapado en una redada policial, y la cantidad de sustancias que tenía en su poder fue motivo suficiente para enviarlo a un reformatorio local. Pasó allí año y medio, y salió seis meses antes de cumplir con la condena original por una “buena conducta” que ocultaba un negocio clandestino de medicinas y tabaco junto con otros internos (entre ellos, Janko). Muchos lo llamarían “deformación profesional”.

No obstante, al salir del reformatorio, a punto de cumplir los 21, decidió que ya había tenido una vida demasiado ajetreada, y estaba dispuesto a dejar la compraventa de drogas y asumir su papel en la sociedad. Al carecer de estudios, se conformó con trabajar en todas las ramas de la hostelería (restaurantes, cafeterías, discotecas…) mientras, de vez en cuando, le salían algunos trabajos como modelo en escuelas de arte o en sesiones de fotos amateur.

Tiempo después, hubo una rebelión de los internos no humanos del reformatorio donde había pasado ese año y medio. Muchos de ellos escaparon, provocando graves altercados en Múnich. Por miedo a que algún compañero resentido pudiera ir a por él (no todos estaban conformes con su política de ventas), reunió todo el dinero que tenía ahorrado, empacó sus pertenencias básicas y compró un billete de autobús hasta París con el único objetivo de abandonar Alemania. Desde allí, compró un pasaje de avión a Estados Unidos, el destino más lejano que se le ocurrió, obligado a empezar una nueva vida lejos de posibles amenazas. De esta forma, llegó a Diamond City, donde en menos tiempo del que esperaba encontró un puesto de trabajo sirviendo copas de alcohol de tercera en un bar de moda del centro.

Extras:

* Didi es el apodo cariñoso por el que su abuela se dirigía a él. No le gusta que lo llamen así porque le recuerda a ella. Por eso, lo guarda como un secreto.

* Su familia materna es sueca, aunque vivieron en Alemania durante más de treinta años. La madre de Dietrich nació y creció allí, pero se quedó para casarse con el padre de su hijo. Ella hablaba sueco (se comunicaba en ese idioma con sus familiares), pero él apenas recuerda un par de palabras.

* Evitar mantener el contacto visual prolongado con la gente por miedo a petrificarlos accidentalmente. De hecho, es frecuente verlo con gafas de sol en los exteriores.

* Conoció a Janko en su estadía en el reformatorio. Tuvieron una relación poco común, pero de mutuo beneficio para ambos: Janko le entregaba a Dietrich sus medicinas (y éste trapicheaba con ellas) a cambio de favores sexuales que el alemán no tenía reparos en complacer. Sin embargo, la cosa no acabó bien. Janko pasó demasiado tiempo sin tomar su medicación (fingía que ingería los fármacos delante del personal y luego los entregaba a Dietrich) y tuvo una grave crisis de ansiedad de la que Dietrich se llevó un mordisco en el hombro. Desde que salió del reformatorio, no ha vuelto a saber nada de Janko.

* Fuma cigarrillos mentolados.

* El tatuaje de su cuello es una expresión tomada del latín y escrita en griego que reza “Nec possum tecum vivere, nec sine te” (“Ni contigo, ni sin ti”). Es una alusión a su relación con las drogas.

* Su grupo favorito es Guns N’ Roses.

* Se desenvuelve bastante bien con el inglés, aunque es incapaz de deshacerse del acento alemán. Se nota especialmente con la V, la W y la R.

Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje: Tokyo Ghoul

Nombre real del personaje: Uta

Preguntas y respuestas:

avatar
Dietrich Zimmermann
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 16

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't blink twice [Dietrich Zimmermann]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 31, 2017 1:53 am

FICHA ACEPTADA

No olvide firmar el registro de personajes ocupados y enseguida se le dará color.

Bienvenido a Hayate School, disfrute su estadía.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.