Expediente || Darrell A. Thompson

Ir abajo

Expediente || Darrell A. Thompson

Mensaje por Darrell A. Thompson el Sáb Dic 16, 2017 8:57 pm

Darrell A. Thompson
Australiano — 49 años — Metamorfo: Águila — Prestamista — Activo
PPersonalidad
Darrell desde muy temprana edad ha presentado rasgos en su personalidad que le encasillan en el perfil de un psicópata, mas no posee un diagnóstico como tal de ello al preferir evitar acudir a expertos. No lo ve necesario porque no es algo que le interese o que cambie, para bien o para mal, su percepción de las cosas o su manera de ser. Destaca en él la gran habilidad para manipular a otros, lo cual va de la mano con su inteligencia y versatilidad. Darrell es muy observador, sabe escuchar, pero no por preocuparse del resto, sino para saber cómo otros se comportan y así aprender, para luego entender y saber cómo atacar. Es fácil hablar con él debido a ello, puede parecer un buen amigo, un confidente, pero en el fondo no pueden importarle menos los problemas del resto, especialmente si no le afectan a él directa o indirectamente. Es hábil mintiendo con sus palabras y con expresiones, lo cual ha mejorado año tras año debido a la experiencia y a esas ganas constantes de relacionarse más con otros seres. Es calculador, frío, para nada empático, capaz de sacrificar al resto si con ello puede salvarse a sí mismo. La mayoría de sus acciones están bien pensadas y cuando le tocan escenarios donde las cosas están en su contra, es bastante bueno improvisando para así no salir tan mal o mejor, con ganancias.

Es un hombre ambicioso de poder, por sobre el dinero, ya que es un fiel creyente que el mejor medio para lograr lo que se plantea es el tener contactos, confianza, así como la información que las personas pueden otorgarle. Si bien es cierto no dejará pasar la oportunidad de ganar dinero, no es su fin, tampoco se siente muy apegado a los bienes materiales. No es de darse lujos como si otros con capital similar al que él posee, pero no por ello descuida sus necesidades, intenta vivir bien, sin que le falten las cosas pero sin desperdiciar. En ello al menos es bastante consciente, puesto que su residencia no es 'la típica mansión del multimillonario', no, su residencia es una casa familiar, de la que se encontraría en un barrio decente de diferentes puntos de Estados Unidos. Su personalidad le ha conseguido grandes amistades, aunque pocas y que solo duran en función a lo que él muestre de si mismo. Al ser mentiroso y convenenciero, dirá y hará lo que necesite para mantener a las personas consigo, no las ve como simples herramientas, pero no consigue tomarles el cariño necesario para llamarles con honestidad amigos. Dirá obviamente que lo son, que los quiere, pero alguien como él es incapaz de expresar cariño con esa facilidad al no sentirse atado a otros.

Hablar con él es un deleite, no solo tiene respuesta para casi todos los temas que le entreguen, sino que es simplemente encantador. Darrell sabe como adaptarse a las personas, es entretenido, locuaz, de ánimo aparentemente ligero, entusiasta y risueño. Le gusta ser el centro de atención, no hay cosa que le llene más que ver cómo el resto le alaba inflando así su ego. Se sabe exitoso, inteligente, hábil, pero que otros lo reafirmen le genera placer y no se negará a quien quiera brindarle cumplidos. Nada en él, en un buen día, demostraría lo que guarda en su interior al mostrarse extrovertido y agradable.

Es un hombre impulsivo, adicto a las cosas extremas, sin importar si con ello puede salir herido o que otros paguen por sus irresponsabilidades. Cuando algo sale mal, no asume, delega, se queja, no es él quien comete errores sino el resto. Le fascina oír sobre sus virtudes, pero odia escuchar sobre sus defectos. Buscará siempre la forma de culpar a otros, así sea plantando falsa evidencia o minimizándoles al aprovechar su estatus. Constantemente necesita situaciones que se salgan de lo común, de la monotonía, por ello le gusta su trabajo al llegar a tener clientes que son simplemente bombas de tiempo. Al trabajar con dinero, el prestarlo supone riesgos, no solo porque es un blanco para estafas, sino que el filtro que tiene para los préstamos no es tan fino como debería, teniendo de esa manera un grupo de clientes peculiares que satisfacen el deseo de Darrell por el peligro.

Al no sentir apego emocional por otros, le es fácil ir de persona en persona, de cama en cama y no siente reparo alguno por su promiscuidad. Indiferente le es irse con una mujer o un hombre, no le importan las edades, profesiones, estratos sociales, ni siquiera le interesa si son considerados atractivos o no. En encuentros casuales intenta obtener diversión y cariño, sabiendo que lo último será algo del momento y fingido. Es consciente de que así como es, mentiroso, insensible, controlador e irresponsable, no podrá encontrar a alguien que le comprenda y que le quiera, por ello intenta llenar el vacío que cree tener con personas al azar. El amor y afecto si bien no son pilares en su vida, ni su meta, cree necesitarlos solo porque otros menos afortunados si lo poseen. Allí sale a relucir su envidia, siendo en una de las pocas situaciones donde demuestra tal defecto. No envidia los bienes ajenos, pero si aquel sentimentalismo que él no es capaz de experimentar y que nadie puede brindarle honestamente, mas no se puede porque él no lo permite. No hay persona aún que haya llegado a conocer cuan horrible persona es, por eso sabe que nadie podría quererle, nadie llega a su centro. Tampoco precisa que le conozcan, no del todo al menos.

Es pasional y desinhibido, le gusta experimentar y ser quien lleva el mando, es dominante y odia cuando le llevan la contraria. A veces reacciona agresivo solo por ver la reacción del resto, pero en sí, es un hombre sereno que ataca cuando lo ve prudente y cuando tiene todas las de ganar. Es mentiroso, infiel, descarado, vanidoso, ególatra y un sin fin de cualidades horribles, pero para encontrar ese lado se debe indagar bastante si es que no se le ve en algún bar.

Gustos
— Volar, le hace sentir libre de preocupaciones.
— Fumar ya que consigue calmarle cuando lo necesita, fuma bastante.
— Ir a beber a sitios de dudosa reputación. Con que lo que beba tenga algo de alcohol le sirve.
— Meterse en pleitos con extraños cuando está muy bebido.
— Las personas fáciles de conquistar ya que así puede tener con quien pasar la noche, pero solo eso. Para relaciones duraderas prefiere que le cueste, así al menos se entretiene un poco.
— Las personas morenas, le fascina el cabello oscuro tanto en hombres como en mujeres.
— Le gusta que su pareja de momento sea interesada, sabe que con ello puede conseguir que tal persona haga lo que él quiera mientras le de algo de dinero. Le gusta porque puede tener el control y porque sabe que no hay amor ni estupideces sentimentales.

Disgustos
— Odia usar corbata, no le gusta la presión en su cuello.
— La cicatriz sobre su ojo, así como la maldición que presenta en esa zona.
— Lo niños, le desagradan sus llantos, sus berrinches y esa inocencia que cree es asquerosa.
— Saber que depende de su primer hijo, le hace sentir miserable y patético.
— Por algo de instinto, le disgustan los depredadores más grandes que él.
— Otras aves, él es territorial y no le gusta ver a congéneres inclusive cerca suyo.
— Perder una apuesta

AApariencia
Darrell es un hombre al que ya se le notan las décadas que ha vivido, no solo en la forma con la que se expresa, sino en el como luce o se viste. Alcanza fácilmente el metro con ochenta y cinco centímetros, su peso oscila generalmente entre los ochenta y cuatro y los ochenta y siete kilogramos. Posee una contextura física gruesa, masculina, pero no tan tosca una vez se libra de prendas excesivas. Se mantiene en buena forma por simple vanidad, va al gimnasio, por ello en su cuerpo se aprecia claramente el fruto de su trabajo, tanto sus extremidades o su espalda. La tonalidad de su piel es clara, pero presenta un tostado ocasional, uno que le permite verse natural y no con tez rojiza o dañada. Sobre su piel se aprecian tatuajes tribales, el más grande es el que posee sobre sus omóplatos, de trazos gruesos y negros, parecieran ser un par de alas, mas es un diseño que en su juventud le atrajo, nada especial.

Tiene el cabello largo y rubio, algo opaco, pero de hebras lacias y finas. Es normal que ate su cabello en una coleta baja o alta, incluso a vece solo recoge la mitad de su cabellera, todo dependerá de lo que haga en el momento. En algún momento tuvo un flequillo, pero hoy en día este se mantiene algo largo y va a la par de sus patillas, enmarcándole el rostro y liberando su frente de cualquier tipo de mechón. Sus cejas son gruesas, sus pestañas aunque pobladas son cortas, de color claro al igual que las cejas. La forma de sus ojos es almendrada, grande, de iris en una tonalidad azul que va a la perfección con su rubia cabellera. Lamentablemente sobre su ojo izquierdo tiene una cicatriz que le cruza perpendicularmente, la ganó en una de tantas peleas que tuvo, esta cicatriz dejó dañado además su ojo. Sobre esta suele portar un parche negro.

Darrell es de facciones maduras, varoniles, como lo es la forma de su mandíbula, el mentón o lo largo de su tabique nasal. Posee un perfil normal y aunque se cuida bastante, no quita que en aspecto sea un tipo ni común. Suele portar algo de barba centrándose en la perilla y bigote, no muy largo.

Debido a su raza, le es posible adoptar la forma de un águila, siendo casi el doble del tamaño de un águila normal. Puede, además, sacar solo algunos rasgos estando en una forma humana, sacando generalmente alas de la envergadura suficiente para alzarle en vuelo o garras.

Aspecto:






Forma animal:

Worick Arcangelo - GANGSTA

HHistoria
Darrel nació en Sidney, Australia. Fue el primero de dos hermanos y tuvo, en general, una infancia bastante buena, sin preocupaciones o carencias, viviendo feliz y con cariño. Si bien su padre era bastante estricto y su madre no interfería, no vivió nada realmente malo como para poder quejarse, menos con la personalidad que fue formando año tras año. Sus padres siempre le dieron un buen ejemplo y le instaron a que estudiase y fuese algo más que ellos, lo cual se le facilitó a Darrel al poseer memoria fotográfica. En un inicio su padre pensó que era un chico superdotado, pero aunque si era inteligente no era algo especialmente sobresaliente, era su memoria la que le hacía brillar. Aún así, el joven demostró que no todo era tener buena memoria y se esforzó por destacar en todas las áreas posibles, superando con creces a su hermano menor, pero jamás consiguió la aprobación completa de su progenitor. Independiente de eso, su padre nunca le dio la espalda, fue un padre ejemplar y es curioso que teniendo tan buen padre, Darrell acabase siendo todo lo opuesto a este.

Es recién en su adolescencia donde Darrell entiende que posee una forma de ser extraña,no es sentimental, no siente aprecio por sus compañeros, por su hermano o incluso sus padres. No se siente normal y descubre la facilidad que posee para poder mentir al resto y pretender ser quien no es. Al inicio sintió envidia de que su hermano fuese tan amoroso con sus padres, recibiendo atención de estos y Darrell estudió a su hermano replicando ciertos modos, los cuales trajeron el mismo resultado: recibió cariño. No obstante, el ser tratado como Ray, su hermano, no le gustó para nada, aunque se sentía amado y cuidado, no significó nada importante para Darrell. Extraño fue para él darse cuenta de que le tuvo envidia a algo inservible, puesto que en nada cambió su desempeño con ese afecto que inclusive obtuvo de su hermano menor.

Años duró en una etapa donde pretendía ser como Ray, afectivo, de piel, lo cual le trajo amistades en la escuela media e incluso la confianza y felicitaciones de sus docentes. No fueron tantas las mentiras que dijo en esa época, pero el solo hecho de fingir ser alguien más, era suficiente para suplir las mentiras directas. Algunas veces se entretuvo mucho, otras se aburrió, hasta que entendió que no necesariamente debía seguir una sola línea en cuanto a lo que debía mostrar, por ello cambió constantemente hasta que quedó con algo que condensó todo lo que aprendió del resto, lo cual se asemeja mucho a la personalidad que posee hoy en día.

Al cumplir la mayoría de edad viajó para poder estudiar fuera del país y prometió volver, pero Darrell jamás regresó a Australia, ni siquiera cuando sus padres murieron. Estudió en una prestigiosa academia destinada a las finanzas, se formó como un contador y eventualmente hizo cursos de economía, orientado al mercado internacional. Gracias a esos conocimientos pudo obtener muy buenos empleos, lo que sumado a su forma de ser, le trajo grandes oportunidades. Darrell no demoró en escalar en su primera compañía y cuando esta no le brindó más, Darrell la abandonó. Estuvo al menos tres años en ella luego de acabar sus estudios universitarios, pasando de departamento en departamento, gastando en compañía de hombres y mujeres, drogas, alcohol, todo lo que pudiese pagar, cuidando solamente el no contraer alguna enfermedad o dejar algún hijo por el cual le reclamasen a futuro.

Se dio una buena vida, viajó por países, centrando sus actividades principalmente en Inglaterra, España y Estados Unidos. El hombre aunque vividor, no fue estúpido, en cada país hizo diferentes negocios, todos motivados con la idea de captar clientes para así, a futuro, tenerlos a disponibilidad en la empresa que deseó fundar. Gracias a diversos tratos consiguió tener un buen capital para vivir como quisiera y tras tanto viajar se asentó en una ciudad importante donde conoció a una de tantas mujeres hermosas de la región, pero la única por la cual Darrell sintió algo más que deseo sexual. Se debe aclarar que él no se enamoró de ella, no pudo, pero pensó que 'algo tenía' que le hizo aceptarla a sabiendas de que la mujer era una interesada. Tal vez su raza, sus rasgos, nunca lo supo y a su edad espera jamás saberlo. Mantuvo una relación con Emma por algunos años donde las cosas parecían ir bien, salían a donde ella quería, hacían lo que él quería, compartieron momentos magníficos.

Ella fue una buena compañera, Darrell siempre admitirá eso, pero tal como se dijo, él no pudo enamorarse de la mujer. Para él ella aunque buena amante, no se diferenciaba de una prostituta, porque mientras le diera dinero y le comprase cosas caras ella era feliz, así estuvo por años, hasta que cierto día ella le confiesa estar embarazada. Darrell no le creyó, no tras tanto tiempo donde él siempre se cuidó para no tener un hijo con ella, no porque el amor no estuviera presente, sino porque la idea de tener hijos le era espantosa. Ella le insistió en que era de él y es allí donde Darrell decide abandonarla, fue fácil, no era su problema y al no haberse casado con ella poco y nada le importaba. Por aquel entonces Darrel iba a cumplir los treinta años.

Le fue curioso volver a no tener pareja, había pasado bastante tiempo en una relación monógama, por lo que al liberarse volvió a sus libertinajes, los cuales incluyeron muchas más cosas que antes. Es durante aquellos años donde Darrel pudo consolidar su empresa, la cual buscó financiar proyectos e invertir en otros, para así ir obteniendo buenas ganancias, así fuese dejando en la quiebra a pequeños comercios incapaces de pagar. Se hizo de más contactos, pero también se consiguió grandes enemigos, especialmente en personas a quienes él cortejó y que abandonó al aburrirse. Se creyó grande, poderoso e invencible, pero esa personalidad junto con la fanfarronería que tuvo le pasó la cuenta cuando se encontró con una criatura infernal.

Aquel era un hombre de cabello negro y corto, de rasgos asiáticos, encantó fácilmente a Darrell y este le usó cuanto pudo. Fue una relación corta que mezcló negocios con placer, pero como era costumbre en Darrell, le cambió a la primera oportunidad, ganándose un odio inmenso por parte de este sujeto que resultó ser un demonio. Aquel demonio tardó un año en volver a dar con Darrell, lo hizo queriendo volver a tener una noche con él y Darrell, lujurioso, aceptó. Lo que no supo es que durante aquella noche ese demonio hizo un pacto con Darrell, quien ebrio aceptó, mas nunca supo el detalle del mismo ya que no lo recuerda. La marca del pacto está en su espalda, como un tatuaje tribal; además, tras aquella noche Darrell recibió otro recordatorio por parte del demonio, una gran cicatriz en su cara, junto con la pérdida de la visión en el ojo izquierdo. Fue una herida severa y por ello, en el mismo hotel donde se quedó, le ayudaron a cerrar antes de ir a una clínica. Luego de ser herido no supo más de ese hombre, pero día a día le recuerda debido a las consecuencias de su desliz con él.

Aquel pacto ató a Darrell y le fuerza a mantenerse lejos de todo sitio santo por la influencia del sello, además, le impide poder cambiar completamente su aspecto, solo consigue sacar sus alas y no volverse un ave. Esto último empeora con el tiempo, no solo le priva de su forma animal, sino que limita cada vez más el tiempo en que puede desplegar sus alas. Gastó mucho dinero para poder encontrar al demonio, pero no lo consiguió, el nombre que recibió de él no era el verdadero nombre y sin eso estaba sin nada. Tardó años en poder encontrar otra solución que no involucrase directamente a ese sujeto, pero esta solución tenía que ver con su descendencia, concretamente con su primer hijo varón. Si conseguía la sangre de su primogénito, entregada con amor y compasión, un mago especializado en sellos y maldiciones, podría romper aquella maldición siempre y cuando no volviese a encontrarse con ese demonio. Eso, entre otras cosas, ante lo cual Darrell se sintió estúpido e impotente.

Pasó otro año para que Darrell decidiera hacer algo al respecto, admitió que no podía vivir así y que necesitaba su libertad, por ello es que contactó nuevamente a ese mago. En paralelo a ello comenzó a buscar a Emma para así saber sobre su hijo, pero de ella no supo nada más que un estado: Maine. Claro, aquello no lo supo de su boca ni de su puño y letra, sino que tras indagar con profesionales, llegó a tal dato. Viajó entonces a Diamond, una ciudad en Maine, y allí es donde asentó una nueva sucursal de su empresa, todo con la finalidad de poder encontrar mayor información sobre aquella mujer y sobre el bastardo que concibió. Desea poder encontrarlo y convencerlo de que debe ayudarle, lamentablemente, usar la fuerza no servirá en lo más mínimo y lo sabe perfectamente. Ignora como acercarse si es que realmente lo encuentra, pero hará lo que sea necesario para poder volver a volar con libertad.

#Anexos
— Es el padre biológico de Tyler Reagan.
— Su segundo nombre es August.
— Dice ser bisexual, pero técnicamente es pansexual.
— El águila en la que se convierte es la imperial ibérica.
— Un demonio fue quien le dejó la maldición que hoy en día le aqueja, pero ni con eso odia del todo a tal raza.
— No siente remordimiento alguno por haber abandonado a su primogénito ni por tratar a Emma, la madre de Tyler, como una zorra cualquiera.
— Presume tiene más hijos, pero no le interesa ninguno. Es más, a las dos mujeres tras Emma que le dijeron tendrían un bebé, les pagó una buena cantidad de dinero para que desaparecieran e hicieran lo que quisieran con los infantes mientras a él no le importunaran. Como no le buscaron de nuevo asumió que ninguno de esos niños eran de él.
— Al tener memoria fotográfica no anota nada, simplemente lo mira y podrá recordarlo.

Poderes y debilidades
— [+] Hibridación: Su naturaleza le permite cambiar su aspecto a placer, mostrándose con cualidades animales en diferente porcentaje. Exhibe generalmente un par de alas en tonalidad marrón/dorada o una forma de animal completa, la de un águila. Puede volar y cazar como lo haría tal animal.
— [--] Hibridación: Al cambiar parcial o totalmente su aspecto, queda más indefenso a ataques de depredadores más grandes y fuertes que él. Si bien puede volar y es ágil, no es invencible y es necesario que descanse tras estar mucho en su forma animal, ya que su forma real es la humana.
— [+] Memoria fotográfica: No olvida nada de lo que ve, sea un rostro, una información, una situación, un color. Gracias a ella se ha mantenido en un buen puesto de trabajo, ya que al tener memoria de todo desde muy pequeño, le es fácil descubrir mentirosos, respaldar data y comparar en base a lo que ha recolectado.
— [--] Memoria: Si bien puede recordar todo lo que ve, no es igual con la información oral. Puede recordar hasta el más ínfimo detalle de quien le dio una información, pero no recordar lo que se le dijo. Es pésimo con nombres o cumpleaños, así como recordatorios dados mediante la palabra y no por lo escrito.
— [+] Velocidad y agilidad: Gracias a su naturaleza es acreedor de una agilidad increíble, con la cual esquiva golpes y proyectiles [objetos a una velocidad normal], lo cual sumado a su velocidad le forman como un hombre idóneo para el escape o la persecución.
— [--] Velocidad y agilidad: El ser veloz no le priva de recibir impactos de proyectiles rápidos, entiéndase con esto balas o semejantes. Además, si es alcanzado o superado en velocidad, no cuenta con mecanismos que le permitan defenderse salvo su propia anatomía, por lo que en un combate cuerpo a cuerpo si no es un mano a mano limpio, tendrá desventaja.
avatar
Darrell A. Thompson
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Expediente || Darrell A. Thompson

Mensaje por Arthur Kirkland el Sáb Dic 16, 2017 9:23 pm



¡Bienvenido oficialmente a Hayate School!
No olvides llenar los registros correspondientes.
En breve se te dará color.

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


Regalitos <3:




Spoiler:
avatar
Arthur Kirkland
secretarios
secretarios

Mensajes : 73

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.