—Music is for living... {Vince ID}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—Music is for living... {Vince ID}

Mensaje por Vince Lovecraft el Jue Oct 19, 2017 1:29 am

Nineteen

Vince Lovecraft
223 años
Vampiro
Activo
Profesor de música
Inglés
HISTORY

«Las calles sucias de un Londres en crecimiento, en el año de 1789 vieron nacer al hijo de un lord, llamado por sus padres Vince Lovecraft, era el séptimo hijo, el único varón. Se esperaban grandes cosas de él; que siguiera con el título de la nobleza de la familia como mínimo, pero el joven Vince nunca se vio interesado en ninguno de aquellos "deberes" y "privilegios" que traían consigo ser parte de la nobleza británica. Siempre fue un chico rebelde.»

Al menos eso es lo que decía la gente de mí. Y tenían razón. ¿Saben lo aburrido que era ser parte de la nobleza británica en la época victoriana? ¿No? Se los resumiré en que siempre tenías que cuidar lo que hacías, con quien andabas, que decías. Respeta las normas, habla así, vístete así... Aburrido. Por eso me dediqué a despilfarrar la fortuna de mi padre, ensuciar el apellido, importándome un bledo la reputación. Era mi manera de quejarme con el mundo, de decir "Mira por donde me meto todas tus normas". Era joven, y sobra decir que bastante estúpido. Pero ahora no soy, ni por asomo, ni la sombra de lo que fui en ese entonces.  

De alguna forma yo siempre creí, durante años, haber pertenecido a Londres, a sus calles de tierra sucias y polvorientas de aquella época, sus crepúsculos perfectos opacados por las fauces de la arquitectura que empezaba a nacer con fuerza y cada vez de forma más apresurada. Lo cierto es que esa vida, estoy seguro, pertenece a Otro, a un Yo mitológico del que apenas recuerdo su nombre.

¿Qué destinos feroces se esconden detrás del ocaso? ¿Qué figuras inciertas se agitan en las sombras como vagos pensamientos insepultos? ¿Quién, entre ustedes, logrará responder a esas preguntas que, por pudor, solo me atrevo a formular en un murmullo? Ningún vampiro se jactará de su realidad, así como el hombre no jura su humanidad ni la muerte se glorifica de su labor. Soy, sin embargo, dolorosamente cierto; ni paria de un dios inepto o la rareza de una naturaleza cuyas fronteras se desplazan constantemente. Soy, apenas, alguien que fue otro.

En el año de 1816, cuando yo apenas contaba con unos 26 años de vida (malvividos hasta entonces) encontré la muerte en un encuentro casual que cambiaría mi existencia por completo. Como he mencionado antes, gran parte de mi tiempo lo malgastaba haciendo fiestas, emborrachándome y dándome todos los lujos que eran posibles en ese entonces aprovechándome de la buena herencia que dejó mi padre al fallecer. Es probable que haya sido mi fortuna lo que atrajo la atención de ese ser m@ld¡t* en la rivera de la noche hasta mi fiesta. Lo ignoro, pero en cuanto lo vi mis ya de por sí decadentes ideales morales de matrimonio, novia y lindos hijos se rompieron por completo.

Era un hombre de belleza excepcional, como nunca antes había visto ni tampoco vi en días posteriores. Ningún otro ejemplar del género masculino logró impresionarme de tal manera como lo hizo Gnaeus Julius. Su cabello negro azabache contrastaba de una manera graciosa y remarcada con lo pálido de su piel de porcelana. No le quité la mirada de encima durante toda la fiesta y esa misma noche, lo hice mío. Oh, pero sería un grave error de mi parte hacer tal afirmación. No fui yo quien lo llevó a la cama (y me di cuenta mucho tiempo después); fue todo parte de un plan perfecto que él había trazado mucho antes de atravesar el dintel de mi puerta. ¡m@ld¡t* seas! Y malditos sean los bajos instintos de los hombres y la débil voluntad para ceder ante las tentaciones. Me di cuenta del grave error que había cometido solo hasta cuando fue demasiado tarde. El vampiro absorbió, casi con terrible maldad, la totalidad de mi sangre y posteriormente, ya fuera por eso que nosotros llamamos culpa o por acto final de su plan diabólico me devolvió a la vida alimentándome a mi con la suya. Aún hoy en día en pleno siglo XXI me estremezco al recordar los horrores que padecí aquellas primeras horas de la no-vida, sintiendo cómo mueres con cada bombeo de sangre nueva, fresca, ancestral y maligna hasta que entonces, simplemente, dejas de hacerlo. El corazón se detiene en una lenta agonía y el último paso que haces como mortal, es el primero que das como un vampiro. Al principio quieres creer que sigues vivo, pero en el interior sabes que eso es solo un espejismo. Los vampiros saben que el alma es traicionera, y que su destino es abandonar la carne y respirar el mundo libremente. Es semejante el sentimiento a acercarse al filo de un abismo y mirar hacia la negrura. Solo que ésta ahora no es vacía, sino que te devuelve la mirada.

Viví alrededor de 30 años junto con Gnaeus, quien se convirtió en mi amante y maestro. Yo su aprendiz y el mi verdugo. Abandoné toda fortuna, título y propiedad en Inglaterra para viajar junto con el por el mundo. La naturaleza cambiante de mi compañero fue lo que nos guió, durante años, a movernos siempre de lugar. Me enseñó todo lo que pudo y yo aprendí tanto como mi joven e incapacitada mente de novicio me permitió aprender a cerca de nosotros, nuestra raza, nuestra naturaleza asesina, a ocultarnos siempre del sol, a huir de todo vestigio de luz que pudiera yacer sobre nosotros, ocultando verdades dentro de mentiras porque, la humanidad siempre supo sobre nuestra existencia. Solo que era una verdad contada a medias. Y así debía mantenerse. Finalmente, nuestra separación se debió a varios innegables hechos que forman parte de un ciclo natural entre todo aprendiz y maestro. El odio como principal de ellos. Todo lo que un día llegué a amarlo lo llegué a odiar de un modo, si era posible, más intenso. Era un ser manipulador que aprovechaba cada oportunidad que tenía para sacar provecho de todo cuanto le rodeara. Pocas cosas le eran importantes para el; vivía, como se dice vulgarmente en estos tiempos "del hoy, del aquí y del ahora" sin preocuparse por el mañana en lo absoluto y era infinitamente perverso. Jamás conocí ni he conocido hasta hoy a ningún ser más perverso que el; disfrutaba ver el dolor, el sufrimiento de la raza humana, se movía allá donde creía que podía haber más sufrimiento, como un diablo atraído por el dolor, o las moscas a la podredumbre. Por éstas vanas razones fue que la Gran Hambruna de Irlanda, entre 1845 y 1849 llamó poderosamente su atención y en 1846 logré convencerlo de regresar a Londres. ¿Por qué tenía deseos de volver, una y otra vez, al pedazo de tierra que me vio nacer y renacer en el mundo? Es una pregunta que jamás he podido contestar, pero es así. Esto finalmente provocó la exasperación de un creciente odio mutuo que nos profesábamos mi antiguo amante y yo que culminó con nuestra separación definitiva, una noche a las orillas del River Thames en el cual fue la escena donde lo vi por última vez, al darme la espalda e irse simplemente cada quien por su lado.

Los años restantes he permanecido aquí, en el reino unido. A veces viajando a París y a distintas ciudades de Europa pero siempre retornando al mismo lugar. Ahora ¿Cómo es que percibo el tiempo, después de siglos de "vida"?   Rechazados por la luz, noche a noche retornamos a la gravedad de la sombra, de espaldas, irremediablemente, hasta que el tiempo y sus ciclos incesantes vuelvan a convocarnos. Algunos sabios mortales han declarado que solo lo absoluto es digno de la eternidad, y los vampiros, apenas libres de las ataduras de lo inmediato, de lo urgente, vemos en lo eterno el amanecer de un día cuyo ocaso nos está velado, acaso eternamente. Pero creer que hay un Tiempo y un Espacio, creer que ambos son absolutos, que se sostienen sin relación al hecho de ser percibidos, es un lujo que solo los mortales pueden darse. Y es por esta vana percepción de "espacio" y "tiempo" que poco a poco, me he convertido en aquello que un día odié de mi propio maestro. Un ser egoísta, ambicioso de aquello que lo rodea sin preocuparse por un mañana pues, en realidad ¿Qué importancia tiene? Tengo un número ilimitado de amaneceres que no veré, y un número igual de ilimitado de noches para apoderarme de lo que la vida después de la muerte pueda ofrecerme, pero no se confundan, yo no soy como uno de esos vampiros que han leído en libros y visto en películas. No, no... aquellas criaturas inmemoriales que el cine y la literatura han reducido a meros chupasangres con raptos de miserable humanidad. Yo no me parezco en nada a esos lúgubres y lamentables seres que buscan en lo más profundo de la obscuridad vestigios de su pasada mortalidad. Ja. Como si los lobos añoraran ser ovejas.


Nuevas sorpresas me esperaron en cuanto conocí a dos jóvenes bastante peculiares. Uno de ellos era un simple humano, de vida normal y aspiraciones juveniles enmarcadas por su rebeldía e influencias musicales que lo llevaban a practicar constantemente en la cochera de su hogar en Maine. Era un joven norteamericano promedio que poco resaltaba de entre otros, pero con un mejor inseparable que desde el momento en que lo vi supe la verdadera razón por la cual él estaba a su lado: era su ángel de la guarda materializado. Nos conocimos casualmente en karaoke, en donde decidí acompañar a una buena amiga como un reencuentro después de tantos años, ella fue, de hecho, la intermediaria que lograría unificarnos como un grupo de amigos inseparables del cual yo no encajaba a mi humilde opinión. Las vivencias y necesidades eran otras, pero siempre aquellos dos intentaban arrastrarme a sus actividades de ocio que desembocarían en el sueño verídico de una banda de garaje en la que mi voz los guiaría. Pero nos faltaba la última pieza del rompecabezas, el último miembro capaz de impulsar el ritmo en notas constantes y profundas como el retumbar de aquella batería polvorienta y vacía.  


El constante desanime de ambos me impulsó a invitarlos a viajar en unas vacaciones pagas para olvidar la cruel derrota del sueño de mi estimado humano. No logró su sueño de anotarnos en una pequeña guerra de bandas local por la pieza faltante de nuestra humilde banda y era razón principal por la cual el Guarda también había recaído en la desesperanza. Creí que Irlanda sería la solución de la tristeza, más aún por los bellos paisajes que ofrecía, pero ellos no veían el mundo igual que yo así como yo no entendía la razón por la cual a ellos les afectó de tal manera. Poco después lo entendería, con las enseñanzas que ellos dos me dieron.

Terminamos asistiendo a un pequeño show de rock en el que ambos parecían emocionados. Ellos querían ser igual de famosos, tocar el estrellato y proclamarse como líderes de la música...pero que poco interés me despertaba realmente el estar en una posición así, sobre un escenario cantando para miles de personas sabiendo que lo más parecido era un simple karaoke. Y esa noche de luna llena, el cantante de la banda de turno comenzó a padecer una dolorosa transformación que alertaría a todos allí. Gritos y desesperación fue eco entre melodías resquebrajadas y una batalla había formado entre un hombre y la bestia. Mis ahora dos amigos me reclamaron el seguirlos fuera del lugar, pero mi instinto me llevó a combatir al animal apartándolo del hombre y aunque un rasguño dio en mi pómulo, salvaría a ese desdichado humano infectado por una eterna maldición e inconsciente en la desesperación.  

Él sería entonces quien terminara de unificar el sueño.  

Aidan terminó cediendo ante el sueño norteamericano de un joven y su compañero guardián, e igual que yo, ambos terminamos siendo arrastrados a un mundo del que poco a poco me acostumbré y comencé a tomarlo con madurez, con la voz de la razón para controlar el título con el cual ahora cargábamos. Masquerade pisaría con fuerza en cuanto nuestra música se impusiera en el mercado del rock. Pero la vida seguía siendo indiferente para mí; una criatura de la noche que necesitaba incluso llenar el vacío que un hombre había dejado. Lo conocí en mi período de fama, lo viví como tal, lo vivimos entre dos géneros musicales dispares...y padecí como jamás lo había hecho cuando la vida decidió quitármelo en un suicidio depresivo. Van lo era todo mí y lo fue tras su muerte.  

Nos movilizamos a Maine para la temporada de Verano en la que nuestro querido guitarrista deseaba visitar a sus familiares. La planificación final de establecernos allí fue cortesía suya y, aunque al menos Aidan y yo estábamos en completo desacuerdo, no tuvimos más remedio que adaptarnos a un Norteamérica afectado por las corrientes políticas de último momento. Diamond City no parecía altamente afectado por la política de un presidente corrupto y siniestro; no era siquiera un mal lugar para establecernos lejos de ciudades imponentes como New York. Era sencillamente perfecto.

Y te preguntarás ahora cómo terminé trabajando aquí. Quizás era una necesidad de sentirme como un maestro, quizás era la forma más apropiada de recordar a Van desde un punto de vista inocente...no lo sabía, no conocía la razón exacta. La idea había surgido de repente cuando una noche pasé por la puerta del lugar y las luces me incitaron a imaginar todas esas experiencias juveniles de instituto, la enseñanza básica y moderna, los pupitres...los instrumentos... Pero algo me impulsó a solicitar trabajo en Hayate School para enseñarle a los jóvenes sobre música, sobre el arte musical y a mostrarles la belleza que hay en ella. Entonces lo supe...quise mostrarles a mis estudiantes el mismo amor a la música que él lo tenía.

PERSONALITY

La época en la que nacemos siempre marca una pauta en lo que será nuestra personalidad. Mientras crecemos, en los primeros años de nuestra vida se vuelven imprescindibles los acontecimientos de nuestro entorno para determinar nuestro carácter y nuestras creencias. Así es como Vince Lovecraft, al nacer en el siglo del renacimiento, de revoluciones, de cambios drásticos, de pensamientos radicales, de la libertad, de constantes movimientos, él se terminó moldeando de esa forma.

Es un descontento, iconoclasta y librepensador recalcitrante. Tiene una mentalidad tan independiente y una voluntad tan libre que no está dispuesto a unirse a ninguna causa o movimiento particular. Odia la autoridad, y hace todo lo que está en sus manos para retarla y socavarla. El es sólo él y sólo desea la libertad de ser él mismo. No es un buen seguidor y tampoco es normalmente un líder muy bueno (a menos que sus seguidores estén dispuestos a ir adonde los lleve). Y también es tan audaz, intrépido, valiente y resuelto como sea necesario para cumplir su deber.

En ocasiones sus actos son incomprensibles, extraños e inexplicables para todos excepto para el mismo. Su rareza puede ser un efecto residual de su conversión o quizás el modo más efectivo de cumplir sus personalidades. Sin embargo, para el resto del mundo su comportamiento errático sugiere que es un excéntrico, o alguien que está completamente loco debido a los cambios drásticos que suele realizar tanto en sí mismo como su entorno (un ejemplo de esto puede ser la peculiaridad de teñirse el pelo de distintas gamas de colores) Lo que lo convierte en un ser completamente enigmático. Esto puede llegar a dar una imagen equivocada de el a primera instancia; como que es una persona irascible, áspera y amargada, que se tomas todo en serio y encuentra muy poco humor en la vida (aunque en realidad tiene un ingenio morboso y afilado). El no tiene problemas en reconocer que es una criatura de la oscuridad y actúa como tal. La maldad y el sufrimiento son herramientas que emplea allá donde va, y no hay perversidad, mentira o dolor con el que no se atreva. Sin embargo, no comete maldades por placer, sino como un medio para comprender aquello en lo que se ha convertido o un método para obtener lo que desea. Para el la no-vida (o la vida en la muerte) es una prueba eterna en la que la incertidumbre aguarda detrás de cada esquina.

Está demostrado que puede ser un completo romántico cuando se lo propone o alguien logra cautivarle lo suficiente como para dejar que nazca de él mismo sentimientos tan cálidos como el afecto. Se considera posesivo y celoso y lo descubrió en su experiencia amorosa con aquel DJ en Londres. Supo entonces que es capaz de llegar muy lejos por amor; pero, así como puede llegar a amar a niveles impensables, puede llegar a cometer numerosos errores de los que no se percata sino hasta último momento. Cuánto se arrepintió de no haberlo visto para luchar contra la depresión de su amante y salvarlo. Nunca fue capaz de entender las necesidades de las personas, de sus facetas, de leer los gestos. A veces se consideraba un completo idiota en el arte de amar.

Virtudes:  
— Paciente
— Educado
— Sobreprotector
— Inteligente
 
Defectos:
— Soberbio
— Posesivo
— Celoso
— Insensible

+ INFO

Físico
Vince ha cambiado su apariencia en un sinfín de ocasiones a lo largo de los 200 años que ha transitado por el mundo de los no vivos, tanto por mero aburrimiento como por necesidad para ocultar su condición al no envejecer nunca. Así mismo ha llevado diferentes nombres y sobrenombres.

Una de sus manías preferidas es modificar el tono de sus cabellos usando una amplia gama de colores. Desde que se inventó el tinte para cabello, el lo ha usado como herramienta para modificar su aspecto, pasando del color negro natural al rubio, castaño, cenizo, rojizo, avellano, blanco albino, gris; y posteriormente a la creación de los tintes de fantasía experimentó con azul, morado, naranja, amarillo, aguamarina, cyan, rojo fantasía, violeta, negro azulado e incluso lila y rosa. Actualmente lleva su favorito: una combinación de varios verdes que hacen juego con sus ojos lima.

Algunas cosas no puede modificarlas en lo absoluto, como es el color de sus ojos y su altura. Mide aproximadamente 1.95m y siempre será igual ya que su metabolismo de "crecimiento" y "encogimiento" cuando llegan a una edad avanzada ha sido frenado por completo desde su transformación. Al igual que su altura, su complexión física tampoco puede ser alterada, se sobrealimente o no, haga ejercicios para el aumento de musculatura o no, la forma y la definición de sus músculos será siempre la misma dejándolo permanentemente con aquella figura delgada y bien definida, con músculos marcados sin exceso para siempre. No se podría considerar un tipo especialmente musculado, ni tampoco un enclenque. Las facciones finas de su cara (labios delgados, ojos profundos, mandíbula estrecha en corte diamante) y sus extremidades largas le dan un aspecto un tanto largo, pero bien formado. Posee una cicatriz lineal en el pómulo izquierdo.

El tono de su voz suele ser carrasposa, profunda y suave al mismo tiempo cuando está fuera del escenario. El vampirismo le ha añadido cierto tinte sobrenatural, añadiendo resonancia a su voz por lo cual no tiene que gritar para hacerse escuchar con claridad. Nunca se le verá levantando la voz fuera de un escenario.

Sus movimientos son fluidos y elegantes. Siempre camina con un gran porte, recordando a menudo esos tiempos en los que el fue un noble inglés en la época victoriana. Como último cambio en su aspecto durante la última década se ha hecho dos perforaciones en las orejas y tatuado ambos antebrazos con motivos de muerte (cráneos y huesos) en el antebrazo izquierdo, y un "día soleado" en el derecho. En el pecho lleva las palabras "To be love" con algunos decorados y el número romano IXX como referencia al siglo XXI.

Ejemplos de su voz:
- One
- Two

Imágenes:
- One
- Two
- Three

Gustos:
— La literatura clásica.
— Las noches estrelladas.
— Los felinos. Conserva a Mony, una gata negra que era la mascota de su anterior pareja.
— Los cuervos.
— Las personas que se apasionan por algo.
— Beber sangre en copas de vino o tazas de té de porcelana.
— Algunos programas de televisión, específicamente a los de interés culto.
— Las personas con modales.
— Los hombres de cabello negro y también los pelirrojos.
— Viajar.
— Hablar sobre la pasión de la música, transmitir a los demás el amor que Van sentía por la música.

Disgustos:
— Los días largos, es decir, la época del año en donde el día abarca más que la noche.
— Los paparazzi.
— Los animales en general, excepto los dos antes mencionados.
— Los programas de chimento y sus mentiras.
— Los líos de farándula.
— Que las personas no logren comprenderlo.
— Los estudiantes que pretenden pasar de año con trucos baratos.
— Los estudiantes que sólo estudian música por obligación y no por pasión.
— Las personas que se pasan de listas.
— Hablar de su hermano gemelo.
— La comida humana, pero porque no puede consumirla.

Extras:
— Sabe tocar la guitarra, bajo, piano, órgano y clavicordio de forma excepcional.
— El compone las canciones que canta.
— El nombre de su banda (Masquerade) es una sátira hacia los vampiros en general. El nombre lo escogió el mismo Vince.
— Como todo vampiro, odia a su maestro, aunque afortunadamente no lo volvió a ver desde el mismo día en que lo abandonó a su suerte a las orillas del River Thames.
— Tiene conocimiento acerca de su hermano gemelo, Viktor, pero nunca hace mención alguna de el y de ser posible evita cualquier tipo de contacto. La sola mención de su hermano, puede ser motivo para que "Nineteen" muestre ese lado poco atractivo de él.
— Conserva el anillo de compromiso que tenía con su pareja difunta. Lo utiliza de adorno más que nada y como un pequeño recordatorio con cariño.
— Suele dejarse algunas veces el cabello oscuro, sólo algunos días hasta decidir cuál será el próximo color a teñirlo.
— Suele regalar rosas rojas a la persona que despierta su afecto.
— Le gustan las decoraciones antiguas y siempre es él quien escoge las cortinas de cada habitación en la que tenga que pasar mayor cantidad de tiempo.
— No necesita dormir, pero suele invertir el día para "descansar" o realizar alguna tarea como si se tratase de la noche para las personas normales.
— Es de signo Escorpio.
— Su cumpleaños es el 7 de Noviembre.
— Tiene un penthouse en Londres, una casa en Suiza y 3 pisos en diferentes puntos de USA, siendo uno en Maine, otro en Miami y el último en New York y sólo algunos fines de semana (no siempre y no todos) suele parar en su departamento en Diamond City.  
— Nineteen es el apodo artístico con el que se le conoce.
— A la hora de impartir sus clases en horarios en donde el sol es muy invasivo, ha decido adaptar su espacio de trabajo (el salón donde enseña) con cortinas especiales para impedir que éste no fuese un impedimento en cuanto a movilización dentro del cuarto y/o una amenaza si se refleja en determinados instrumentos. Aún así, la claridad y la ambientación del mismo trata que no sean problema para sus estudiantes.

Habilidades:
— Es ágil, posee fuerza sobrehumana y unos sentidos agudizados.
— Puede regenerar sus heridas.
— Algunas leyes físicas como la gravedad, no lo afectan de igual forma que a los mortales, es por ello que es capaz de saltar a grandes alturas como edificios y caer por igual sin sufrir daños.
— Su mordida genera en la víctima una especie de sensación al éxtasis, al placer, además del característico pequeño dolor.
— Puede utilizar una especie de hipnosis con su sólo mirar hasta el punto en que su presa puede encontrarle altamente irresistible y no negarse en sus órdenes.
 
Debilidades:
— Es débil al sol. La prolongada exposición a los rayos ultravioleta quema su piel.
— Su sed de sangre siempre está presente y si está hambriento sus heridas no se regeneran con rapidez.
— Las heridas causadas por los colmillos o garras de hombre lobo se curan, pero no cicatrizan del todo.
— Sólo tiene un límite de altura poco letal calculado aproximadamente de nueve pisos, así que para evitar cualquier lesión deberá acordar distancias de saltos.
— La hipnosis sólo tiene efectividad si se le mira directamente a los ojos durante un período de cuatro segundos y si él utiliza dicho poder (Con consentimiento del usuario afectado). Éste no surge efecto con otros vampiros y criaturas celestiales.

Registro:
Nineteen — Ash


MrBrii




avatar
Vince Lovecraft
profesor
profesor

Mensajes : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Music is for living... {Vince ID}

Mensaje por Dante Blackwood el Vie Oct 20, 2017 1:33 am

Ficha Aceptada
¡Bienvenido a Hayate School!

Procede a registrar a tu personaje en la zona de Registros para resguardar tu físico y asegurar el cupo de tu trabajo en el caso de profesores y personal de Hayate School.
Recuerda que el personal, profesorado y alumnado debe residir en el internado durante la semana y que los ciudadanos, maids y butlers viven en la zona residencial.
Ante cualquier duda o consulta, envía un MP a administración o deja un mensaje en Dudas, sugerencias y comentarios.

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


IT'S NEVER TOO LATE

Spoiler:


avatar
Dante Blackwood
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 275

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.