Dance with the devil (Vladimir ID)

Ir abajo

Dance with the devil (Vladimir ID)

Mensaje por Invitado el Vie Oct 13, 2017 12:18 am




 
Vladimir Ivanov

 
   
   
   
   
   
   
 
EA: 27 - ER: +250
Ángel Caído
Activo
Ruso
Guardaespaldas
 
   
 
The Wolf — Z-pico
 

   
—Personalidad

   Furia y sentimientos confusos albergaban su ahora ennegrecido corazón. No existía bondad, piedad y el recelo era su principal guía en un mundo ajeno al que él creía que le correspondía. No estaba conforme con su vida; la inmortalidad con la que ahora cargaba y llevaba las manchas negras de una vergüenza imborrable, eran el testimonio del dolor constante con el que lidia día a día, hora a hora, minuto a minuto. Vladir era parte del círculo injusto de leyes inquebrantables, rotas alguna vez. A veces se cuestionaba de poder llegar a sentir algún otro sentimiento, pero estaba cada día más convencido de que lo único que lo mantiene con vida es el rencor que poco a poco cavaba su tumba más profunda en la perdición de la soledad. No era ahora más que un sucio pecador que no podía redimirse y cada instante caía más hondo en la realidad de un mundo pesado, cruel, que sólo le echaba en la cara la saliva de la deshonra que representaba.  
Es una bestia salvaje, indomable y cruel que jamás volvería a sentir algún tipo de sentimiento similar a la pena, siquiera por sus iguales. Poco a poco lucha contra el karma, contra la culpa que no le correspondía y mientras más fuerte se alzaba ante el pecado, más descorazonado parecía volverse con su entorno, con las personas. Cada vez más rápido sentía que el guerrero sediento de justicia que era en los Cielos se perdía por un demonio cegado de pecados y rencor. Estaba cegado...estaba confundido...

Tenía miedo...

La viva imagen de la violencia era lo que representaba en sus primeros pasos de una Rusia que le enseñó incluso a forjar y moldear ese resentimiento. Años de soledad y martirio fueron la cruel lección que le mostraría a abrir los ojos a una fe ciega y que lo volvía loco. Y el amor...el amor y el perdón fueron la medicina para calmar a la bestia junto a los vicios más oscuros de la pútrida sociedad. Debía aprender a manejarse...

Perdía el control de sí mismo...

En cuanto la única persona que le llegó a comprender partió de su vida, la soledad recayó en él como un baldazo de agua helada, devolviéndolo a pozos más profundos de la tristeza, del resentimiento. Cada cosa mala que le ocurría las sentía como un karma de nunca acabar y mientras más se alargaba la lista, más se intentaba mantener encerrado en sí mismo como un animal receloso de su entorno. No confiaba en nada, no quería a nadie...era él y sólo él. No dejaba lugar a sentimientos encontrados y luchaba constantemente para impedirse a sí mismo encariñarse con alguien porque sabía que todo camino de la vida terminaba y así como su hermano lo abandonó en cuanto la muerte llegaba, sabía que la persona a la que llegara a abrir su corazón pasaría por lo mismo y no lo superaría. No podría. Su corazón era tan frágil y noble que no podía luchar para superar los dolores, aunque sólo fuese una fachada la del chico malo. Tenía miedo...

Sólo una persona fue capaz de entenderlo, de mostrarle la luz de entre tanta oscuridad, de tenderle su mano y salvarlo de tanto caos. Ese demonio le mostró la ironía de la vida, las cosas desde otro punto de vista y le enseñó a luchar con sus propios demonios cuando le hizo ver que sólo él sería capaz de superarse a sí mismo, de reír ante los cantos burlescos del coro de Dios y probar que él es un noble guerrero de un infierno más pesado que una burda mentira con título igual de falso. Duras lecciones aprendió, pero logró controlar a su bestia interna y alzar la vista imponiéndose a quienes alguna vez se rieron de él. Había cambiado en algunas manías de consumo de drogas y alcohol hasta la saciedad, se había vuelto un nombre casi correcto que podía controlarse a sí mismo, pero seguía siendo ese mismo animal resentido. El sarcasmo en sus palabras era como su pan de cada día; el poco interés que sentía por esas mismas cosas a las que huía se mantenía aún intacto y sólo sabía que la cobardía era un karma más de su miserable vida.

Aprendió a soltarse pese a ser poseedor de una gran capa gruesa de fortaleza fingida. Se mantiene constante y fiel al hecho de no sufrir porque un acontecimiento en su vida volvió a marcarle como hierro ardiente en la espalda el por qué no debía de encariñarse. No quería sufrir, no quería pensar demasiado porque era un hombre cobarde, inseguro. Podrá decir que es la persona más maravillosa del mundo, pero al poco tiempo tratarse a sí mismo como la escoria que siempre consideró que era. Él no merece amar, él no puede amar. No quiere aferrarse a un fantasma, no quiere abrazar algo que sabrá que no podrá conservar con buenos recuerdos. Él sabía que su destino era permanecer toda su eternidad en soledad y nada le haría cambiar de opinión.
   

—Historia

   Todo se remonta desde los tiempos lejanos, en aquel mundo celestial que albergaba seres completamente puros viviendo en una metrópoli rodeada de paz y armonía. Allí, entre esas paredes celestiales los grandes Dioses no solo protegían a su gente, sino también discutían y se encargaban de mantener un orden correcto en el mundo; escogían a quienes eran aptos de cargar el peso de sus alas y descender ente los mortales para su protección, previamente preparándolos en un muy selecto grupo. Dentro de todos esos grupos de criaturas, de diversas familias que la componían, había un joven que soñaba en grande, aspirando desde pequeño ser uno de aquellos elegidos y sabía que para lograrlo debía esforzarse al máximo para así ser tomado entre la larga lista de ángeles y ser convertido en un arcángel. Pero algo mal salió...  
Vladir era un joven demasiado celoso con sus progenitores y éstos habían traído al reino un nuevo pequeño que se había convertido en la piedrecilla de su zapato desde muy temprana edad. Su nuevo hermano no era exactamente el niño bueno que aparentaba ser delante de todos...Vladir lo sabía muy bien y siempre trató de mantener vigilado de cerca al pequeño querubín a la búsqueda de encontrar la razón por la cual sentía que algo andaba mal con él. Cuando las cosas parecían tomar un rumbo positivo, cerca de cumplir finalmente su sueño, seguramente la envidia o maldad hicieron que el menor le tendiera una vil trampa una noche de Primavera; jugó con su mente, se apoderó completamente de su razón y lo hizo cometer un acto fatal en el mismo reino del Cielo. Había caído ante la lujuria y la seducción de un rostro de falsas sonrisas, osando tener un encuentro con él en la habitación del menor. La voz no tardó en correrse hasta que Vladir fue sometido a un juicio en el cual fue expulsado completamente del paraíso por haber cometido el pecado tan fatal de haber caído ante el deseo y, sobre todo, con un hermano de sangre. Había sido entonces la deshonra de su familia y un ejemplo más de entre los insanos recibiendo la carga de la mancha de su alma a vivir con los mortales a su propia merced donde ya no sería recordado por nadie. Él quiso defenderse...pero ante las lágrimas de un querubín que sólo anunciaba la falsa historia, nadie lo escucharía, él sería el demonio.  

Había sido enviado a un punto incierto del gran espacio terrenal neutral. Sus pasos parecían desorientados en una ciudad que estaba viviendo días difíciles en guerra, miedo y enseñanzas estrictas. Él sólo podía ser un vagabundo más de una ciudad a la cual nadie tomaría en cuenta, si no hubiese sido que una tarde de un crudo invierno, un joven se le acercó ofreciéndole una manta y algo de chocolate caliente. Su nombre era Elar, un joven de encantadora sonrisa y corazón de oro, salvado sólo por un pelo de ser reclutado para la milicia al saber que tenía ciertas enfermedades que lo incapacitaban. Él fue un gran amigo, un joven que logró sacar de las calles a Vladir y le enseñó a vivir como un humano, un lenguaje común, costumbres, todo...

El cariño que poseía aquel joven lo llevó a invitarle a vivir en su pequeño piso en la ciudad de Samara, en donde podría cómodamente ayudarle a desarrollarse como todo un hombre partiendo desde la imagen personal hasta el buscar trabajo. Los primeros pasos del ahora Vladimir Ivanov empezaron como modelo cuando vieron en él una belleza salvaje, capaz de explotarse en todos los sentidos y ámbitos de este espacio tan amplio. Elar le ayudó incluso a no ser tan desconfiado con las ofertas laborales y le ayudó a elegir sabiamente para quién trabajar y por qué cantidad de dinero. Pronto se convertiría en un ícono de la moda...en un absurdo ejemplo a seguir...

Él no era un ejemplo a seguir...

Durante años se mantuvo en la carrera logrando despertar las sospechas de Elar sobre el por qué Vladimir no envejecía como él y cuando su hora había llegado, su último regalo de vida había sido el saber que había sido cuidado por su propio ángel de la guardia, dicho de una forma metafórica a la que Vladimir no pudo siquiera soportar en baños de lágrimas. Ahora lo entendía...la vida en la Tierra era incluso mucho más cruel de lo que pensaba. No pudo soportar el dolor y el vacío que su hermano adoptivo le había dejado, ahogándose en alcohol y drogas sabiendo que nada de éstas lograrían matarle porque sabía que estaba condenado a una muerte en vida llena de dolor. Angustia y perdición fueron su único camino durante largos años en que la rutina se volvía algo simple y sus viajes internacionales sólo eran la excusa perfecta para conocer otros antros de perdición en donde callar a sus demonios a base de más alcohol, nuevas drogas y sexo con quien fuese.  

Terminó abandonando Rusia para mudarse a Ohio, Estados Unidos. Allí siguió manteniendo su vida tranquila, monótona, encerrándose en su propia soledad. Allí conoció también a un joven que logró despertar esa pequeña llama en su interior, atreviéndose incluso a pensar en la posibilidad de un "quizás". Lo tenía todo: encanto, una vida tranquila, belleza...pero tenía pareja. La noticia le cayó bastante mal y supo que todos sus esfuerzos de cortejo no eran más que sólo algo digno de burla, pero el muchacho se sentía igual...ambos se querían. Muy complicado había sido al saber que incluso él tenía un hijo y una relación tóxica con su pareja. Vladimir quería mostrarle que él podía darle una vida mejor, pero todo terminaba siendo parte de un círculo vicioso en que el joven decía algo y actuaba de otra manera. Siempre sería el amante...siempre sería reemplazado.

Siempre sería olvidado

Dio basta a una situación que lo consumía por dentro e inmerso en ese terrible dolor y desilusión, acabó abandonado su vida para meterse en asuntos tan oscuros como su ahora corazón. Empezó a juntarse con las personas equivocadas, meterse en las calles más peligrosas de New York una vez volvió a mudarse y el cruel desenlace había sido una vida aún más deplorable y vergonzosa para él. La vida de pandillas era emocionante, le llenaba en cierta manera desestresarse a base de sangre y golpizas, pero no lo era todo en su vida. Había perdido grandes cosas por el dolor y había caído una vez más en la deshonra de la vida. Ya no era el gran Ivanov que todos envidiaban en cuanto a físico, ahora sólo era parte de la escoria de una sociedad moderna...

Pero no podía huir de sus demonios...

Decidió escapar a Maine en cuanto tuvo la oportunidad, justo cuando su vida se estaba volviendo demasiado inestable como para él mismo. Allí creyó que podría redimir sus miles de pecados cometidos y los que aún quedaban por cometer porque no podía siquiera con él mismo, pero sólo era una utopía que estaba a nada de reconfortarlo al cien por ciento en una ciudad tan tranquila como Diamond. Y aunque se esforzara al máximo de encontrar una nueva vida mejor, el no haber siquiera cursado la escuela básica era un impedimento para muchas oportunidades laborales... ¿En dónde terminaría? Era una pregunta de nunca acabar y cuya respuesta sólo encontró una noche de Octubre en donde terminó deshaciéndose en lágrimas tras gastar dinero en un prostíbulo. Se daba asco. Un hombre lo encontró y se sentó a su lado dándole una plática tan profunda que llegó a sentir que aquel era una especie de resurrección de Elar, pero no lo era. Su nombre retumbó en sus oídos como música y su extraña bondad fue la luz que necesitó para salvarse a sí mismo de la desdicha.
Demian le ofreció trabajar en su burdel a cambio de algo especial, algo que aseguraba que él tenía y que jamás le dijo qué. Sólo mencionó que él le hacía acordar a su viejo Yo, temeroso, perdido y que si quería encontrar respuestas debía seguirlo dentro de aquel gran negocio de aspecto elegante. Fue entonces que la gran bestia salvaje se hubo luciendo traje y radiando extraños modales en su nuevo trabajo que lo había quitado de las calles para enseñarle a cómo luchar consigo mismo y con su karma.
   

—Extras

• Suele tener pesadillas de lo ocurrido en el Cielo.
• Algunas veces recae en su propio dolor y bebe hasta ya no recordar.
• Tiene un tatuaje del lado derecho de su torso el cual es un recordatorio escrito por sí mismo entre un idioma que raya el latín y el angelical.
• Al haber caído ante los encantos de un hombre asume que es bisexual.
• Le gusta la música, muy fuerte, para no pensar.
• Adora los gatos, de hecho, tiene una pequeña gata color blanca que curiosamente se le acercó en cuanto cayó. Siente mucha afinidad con ella y debido a los tantos años que ha perdurado a su lado sin siquiera tener rastros de vejez le da a entender que ella no es precisamente un simple animal doméstico. Él la trata como una compañera y su nombre es Trisha.
• Tiene un grupo de amigos muy reducido, pues solo aquellos que realmente lo "soportan" suelen quedarse a su lado.
• No siente asco por ninguna bebida ni droga. De hecho, poco le importa.
• Cuando se siente demasiado estresado suele ir a la playa. Los ambientes marítimos siempre lo relajan.
• Tiene una moto Yamaha YBR 125 color negra.
• Sólo sabe los idiomas ruso e inglés.
• Trabaja actualmente como guardia de seguridad en un burdel llamado "Desire", fungiendo por igual como guardaespaldas personal del dueño.
• Se ganó el nombre "Wolf" como apodo por su forma tan solitaria de andar, además de que lo mencionan como una sátira por lo tan gruñón que es a veces.
   
Gustos:
• La comida chatarra.
• Las bebidas alcohólicas, aunque prefiere el vodka y la cerveza.
• Las personas algo dulces (Aunque no lo demuestre).
• Las caricaturas con humor peculiar y los programas de comedia.
• Los videojuegos.
• De cierto modo, los fetiches.
• Los dulces.
• Las cosas suaves.
• Los felinos.
• Los ambientes marítimos.
• La lluvia.
• Las salidas sea a donde sea.

Disgustos:
• Los perros.
• Que pregunten de su pasado ya sea consciente o inconscientemente, en una pregunta casual o no.
• Recordar a su hermano.
• Llegar a encariñarse con alguien. Más que un disgusto, se considera un miedo.
• Terminar envuelto en peleas.
• Las personas desagradables, irónicamente.
• El calor.
• La soledad.
• Meter la pata en algo o con algo. Ya sea por algún comentario o acción.

Físico:
Podría llegar a decirse que su complexión fue creada especialmente para ser nombrado como un guerrero de los cielos; una altura ideal de un metro con ochenta y cuatro centímetros se mantiene en armonía con una figura de aspecto trabajado, fornido y masculino. Es delgado, no lo niega, manteniéndose en un peso constante del que ni siquiera tiene conocimiento, pero no parece exagerar por el aspecto que posee. Su piel es suave y de una tonalidad que parece apenas bronceada, natural para algunos, sin demasiados rastros más que algún que otro lunar perdido en su cuerpo. Oculta muy bien en su ancha espalda aquel par de alas negras como el ébano y evita a toda costa el sacarlas porque generan en su piel un dolor desgarrador porque, valga la redundancia, desgarran su piel hasta hacerse visibles. Es por esto que ha optado directamente por parecer lo más humano posible.
Su rostro cumple perfectamente el nombre de "angelical", pues a pesar de tener ciertos rasgos masculinos, éste es fino y se adapta perfectamente a sus cambios de humor como si fuese un libro abierto. Algunos dicen que luce tierno cuando no está casi siempre con la peor de sus caras. Su barbilla es ancha, de labios masculinos y rasgos casi perfectos a excepción de las pequeñas ojeras que a veces se hacen visibles por la falta de descanso. Sus ojos son de un color miel aunque algunos dicen directamente que es marrón y sobre ellos se puede ver un par de cejas anchas, oscuras. Su cabello posee un estilo moderno, corto, pero con ciertos mechones largos que suelen caer por su rostro dependiendo de cómo se peine (a la derecha o izquierda); este es color marrón chocolate.

One
Two
Three
Four
Five
   

—Habilidades

Habilidades:
• Posee alas que puede utilizar como movilidad para volar; éstas son de color negro como marca de su caída, del pecado en su alma.
• Tiene gran fuerza y destreza.
• Puede curar heridas propias y ajenas.
• Es hábil en el combate cuerpo a cuerpo y con diversas armas.
• Puede crear un arma cortopunzante con la misma oscuridad. Ésta varía entre el tamaño de una daga y una espada y siempre parecerán como plumas.

Debilidades:
• Aquellas alas, al ser parte de su anatomía, son tan frágiles e importantes como cualquier otra extremidad de su cuerpo, por el que dañarlas podría ser letal.
• Sus capacidades curativas están reducidas al haber sido exiliado del Cielo. Esto varía entre un 50-70%.
• Considerado ahora como una criatura de las sombras, el contacto directo con objetos santificados, así como también seres oriundos del reino de los cielos y afines a la luz, pueden ser peligrosos para él. Los seres oriundos del reino de los Cielos, siempre que así lo quieran, podrán causarle quemaduras letales al contacto directo.
• La luz genera en él cierto rechazo y disminución de ciertos poderes ligados a la oscuridad.
• Quizás pueda ser inmortal, pero eso no le exime de ser vulnerable a ciertas cosas, por ejemplo, cualquier cortadura y daño que podría ser irreversible y mortal para cualquier criatura, podrían destruir su forma física, más no su energía. A diferencia de ángeles o demonios, al ser caído en este caso, no volverá al reino de los cielos y su período para materializarse puede durar hasta un mes dependiendo de la gravedad en la que su cuerpo físico fue expuesto. Es un proceso bastante doloroso.
 

 

MrBrii






avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Dance with the devil (Vladimir ID)

Mensaje por Dante Blackwood el Vie Oct 13, 2017 3:46 am

Ficha Aceptada
¡Bienvenido a Hayate School!

Procede a registrar a tu personaje en la zona de Registros para resguardar tu físico y asegurar el cupo de tu trabajo en el caso de profesores y personal de Hayate School.
Recuerda que el personal, profesorado y alumnado debe residir en el internado durante la semana y que los ciudadanos, maids y butlers viven en la zona residencial.
Ante cualquier duda o consulta, envía un MP a administración o deja un mensaje en Dudas, sugerencias y comentarios.

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________

The time we've lost can't get it back
Mis cosos:




avatar
Dante Blackwood
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 535

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.