Kousuke Maeno & Co.

Ir abajo

Kousuke Maeno & Co.

Mensaje por Kousuke Maeno el Dom Mar 12, 2017 5:28 am


☼Nombre:
Kousuke Maeno. Nombre real, Yukiya Nakagawa.

☼Raza:
Grifo.

☼Edad:
32 años.

☼Ocupación:
Dueño de un almacén.

☼Relacionado con:
Nanako Maeno.

☼Descripción física:

Kousuke no es un hombre muy alto, mide 1,78 metros y pesa, aproximadamente, 69 Kgs. Es de complexión delgada, pero aún así posee una musculatura definida debido a al entrenamiento constante de las artes marciales. Posee una tez pálida, rosácea y tersa, no posee heridas, ni marcas de guerra, ni tatuajes que marquen aquella piel. Partiendo desde arriba, su cabello es blanco y liso, largo hasta un poco más abajo de la cintura y con un flequillo largo tapando parcialmente su cara, lo lleva tomado en una coleta cuando trabaja, pero de preferencia lo usa suelto. Cejas delgadas y definidas; largas, tupidas y lisas pestañas, del mismo color. Sus ojos son grises como el cielo cubierto de invierno, pero se ven opacados por las oscuras ojeras que trae siempre -debido a su mal dormir- dándole así una apariencia algo enfermiza, aunque no lo sea. Su nariz es recta y delgada, sus labios son suaves, finos y apetecibles, más rosados que el tono de su piel. Sus facciones en sí son más bien suaves, no posee una mandíbula muy marcada, tampoco un mentón muy sobresaliente.
Es bien proporcionado en su cuerpo, hombros ni muy anchos ni muy enjutos, posee una cintura marcada para un hombre y un excelente equilibrio en relación al tamaño torso/extremidades. Sus manos no son tan anchas pero sus dedos son largos y delgados, y si bien tuvo callosidades por manejar por tantos años la katana, al viajar a Estados Unidos, cubrió sus manos con guantes, en todo momento, por lo que ahora su piel ha vuelto a ser tersa en esa zona.
Como grifo, posee un plumaje y pelaje blanco, con suaves tonalidades doradas y unas cuantas líneas anaranjadas en varias de sus plumas principales. A diferencia de los grifos normales, tanto él como su hija poseen sus cuatro patas de león y alas grandes y fuertes para soportar su peso y el de hasta tres personas en caso de ser necesario.

☼Imagen:

Kousuke:
Kousuke 2:
Kousuke 3:
Kousuke Grifo:

☼¿Uke, Suke o Seme?:
Uke.

☼Personalidad:

Serio, de pocas palabras y muy observador. Kousuke es un hombre que no se relaciona con la sociedad. Tiende a huir de las personas, con sutileza y una suave sonrisa. Tiene el miedo constante y latente de ser encontrado, de haber sido descubierto o estar siendo investigado por su crimen. Por el mismo motivo, es muy reservado y cauto con sus palabras, raya en lo superficial para que ni sus opiniones sean utilizadas como posible referencia informativa. Es esforzado y cauteloso; su cerebro rara vez descansa, al punto que incluso al dormir está atento a su alrededor. No hay certeza de cuál es su personalidad, dado que siempre está con una sonrisa mientras atiende en aquel local, día tras día. Su mayor debilidad son los niños y jóvenes, dado que los siente como si fueran sus propios hijos; es amable, conversador, tolerante y risueño. No obstante, tampoco tiene contacto físico con ellos. Dicho privilegio es sólo de su hermosa Nanako.
En su casa es un hombre distinto. Con su pequeña, a pesar de lo sobreprotector que es por sus miedos, gusta de hacerle bromas y de escucharle cantar, se muestra risueño y goza de una gran imaginación para distraerla y mantenerla entretenida. Es cariñoso, muy de piel; abrazos, besos, caricias. Cercano, conversador, con una paciencia infinita para ella. Tiene cierto sentido de culpa por tener que cambiar constantemente de lugar y no permitir que su hija fortalezca sus lazos con sus amigos. Él realmente la adora, es su pequeño sol, quien le mantiene luchando y viviendo, es su motivo para continuar día a día.
Posee un trastorno obsesivo compulsivo con la limpieza. Sus demonios internos y la culpa le carcomen, hecho que le hace odiar sus manos y su cuerpo, sintiendo que ensucia todo lo que toca; por esta misma razón, Kousuke utiliza guantes; a su vez, es el motivo que le hace ver todo sucio y le obliga a limpiarlo. Aún así, no pierde los estribos con facilidad, por lo que quebrarlo no es opción, su máscara y armadura curtida con los años -hecha para aislarse del mundo- es parte de él. No es una persona violenta. No usaría su conocimiento en artes marciales de no ser necesario; aunque enojado tiene una lengua mordaz y severa, se vuelve más frío que el hielo y no dudará de ocupar cualquier medio con la palabra con tal de que aquel no vuelva a acercársele.
☼Lo que le gusta:

-Todas las carnes.
-Fumar.
-Escuchar a su hija cantar y tocar el arpa.
-Practicar sus artes marciales y enseñarle a su hija.
-Los espacios abiertos, la naturaleza, estar al aire libre.
-La comida sana.
-El alcohol en su justa medida.
-Las coles de bruselas salteadas en mantequilla, ajo y pimienta. No lo admite, pero suele antojarse de ellas y preparar una gran cantidad para comer en la noche, a escondidas, como si su hija fuera a burlarse de él por ello.
-Leer y así distenderse del mundo.

☼Lo que no le gusta:

-Los policías, las series policíacas, los uniformados, cualquier cosa que tenga que ver con la ley. Le ponen tenso y nervioso inmediatamente.
-La comida chatarra, los desequilibrios alimentarios.
-La suciedad, el desorden.
-Los lugares abarrotados de gente.
-Los olores muy fuertes.
-El contacto físico con extraños o conocidos. Sólo puede tocar a dos personas sin sus guantes. F. y su hija.
-El frío de invierno, la lluvia y la nieve.

☼Habilidades:

-Fuerza, Resistencia y Agilidad:
Kousuke es tres veces más fuerte que un humano con entrenamiento, tres veces más resistente y un buen poco más ágil por su naturaleza de Grifo.

-Experto en artes marciales.
Desde pequeño se entrenó en tres artes marciales: Aikidō, Kendō e Iaidō.

-Vista y olfato superdesarrollados.
Su naturaleza animal, en parte águila y parte león, les ha dotado de una vista cuatro a ocho veces superior a la de un humano, puede identificar los pequeños detalles en su campo de visión y amplificarlos. Su capacidad de identificar los colores y sus matices también es superior. su olfato animal también le permite reconocer a la gente desde muy lejos, a un radio superior a los 500 mts. a la redonda.

-Plumas Sanadoras.
Sus plumas tienen la capacidad de curar heridas y malestares generales. Dolores de estómago, dolores de cabeza, raspaduras y cortes ligeros, urticaria y otras cosas menores son curadas al instante con una sola de ellas. Mientras más grande la herida, más plumas necesitará usar.

☼Debilidades:

-Fuerza, Resistencia y Agilidad.
El desgaste físico no es tanto a menos que se le agolpe la adrenalina. En ese caso, puede agotarse en extremo e incluso sufrir desmayos. Aún así, la cantidad de comida que debe ingerir es bastante luego de sobreexigir su cuerpo, al igual que el descanso que debe tomar.

-Experto en artes marciales.
Si bien es un experto, ya no puede tomar su Katana como es debido. Las manos le tiemblan al recordar lo que hizo. Es por ello que sólo puede enseñarle a su hija el Aikidō. También le tiemblan al usar cuchillos, navajas y cualquier objeto filoso -a excepción de las tijeras-.

-Vista y Olfato desarrollados.
Si bien tiene la costumbre de soportar ruidos y olores muy fuertes, acostumbrado a la vida en la ciudad. Olores demasiado intensos le marearán y un flash intenso le dejará ciego por unos segundos, haciéndole confundir algunos colores y costándole enfocar luego de aquello.

-Plumas Sanadoras.
Sus plumas se demoran años en regenerarse en caso de ser arrancadas. No puede curar heridas mayores ni tampoco las fatales.

☼Historia general del personaje:


If I got locked away, and we lost it all today
Tell me, honestly
Would you still love me the same?



Desde que Yukiya tuvo uso de razón, siempre fueron dos. Su hermana mayor, por siete años, y él, nadie más. Fueron criados por sus tíos hasta que su hermana tuvo la edad suficiente para poder irse con él a vivir en la casa de sus padres. Sabe que sus padres fallecieron en un accidente, pero más no le interesó porque, para efectos de una "familia", sus tíos y primos eran suficiente, aunque, la verdad sea dicha, jamás se sintieron parte de ella.
Desde pequeño, Yukiya se mostró un chico de excelencia, tanto en las materias del colegio, como en deportes. Inteligente, callado, no daba nunca problemas, no hablaba de más y evitaba ser una molestia por todos los medios posibles. Al gozar de un estatus social elevado y provenir de una ascendencia de grifos de sangre pura, tenía una imagen que mantener y a la que estaba realmente acostumbrado. No era que fuera un robot insensible, era que simplemente estaba mentalizado en que debía estar agradecido de que le recibieran en casa de familiares y que no hubiesen terminado en un orfanato y cada uno por su lado.
A los 14 años volvió a lo que era "su casa". Su hermana, de 21, había encontrado un trabajo estable como secretaria en una importante empresa, movida por los hilos de la familia. Ambos agradecieron todo el tiempo que les dedicaron, los estudios, las clases de artes marciales y, en el caso de ella, de canto y arpa, y empezaron una vida juntos como debió ser desde un principio. Para ese minuto y ya empezada su adolescencia, Yukiya empezó a mostrar más emociones, a conversar más, a ser más alegre y a vivir la vida como cualquier niño de su edad. Su hermana lo consentía y lo llenaba de ese cariño que solo ella podía darle, casi sintiéndola como su madre.
Yukiya la seguía como pollito a mamá gallina. Todo lo que ella decía era regla de oro y una verdad absoluta. La ayudaba en cuanto podía y más agradecido estuvo cuando pudo continuar sus clases particulares en el arte del Kendō y el Aikidō, a los 16, empezó con el Iaidō. Rodeado de amigos, tuvo un pasar tranquilo por el resto de sus años de adolescencia, terminando el colegio con honores tanto curriculares como extracurriculares.
Pero no estaba preparado para lo que vino a sus 18 años.
Su hermana, que llevaba saliendo por casi 2 años con su jefe, quedó embarazada de él. Como todo grifo, los lazos románticos son para toda la vida, pero aquel hombre nunca había tenido tales intenciones con ella, por muy enamorada que estuviera. Le reveló que era casado, que llevaba una doble vida a espaldas de su mujer y que ese bebé no debía nacer. Ella, herida, decidió tener al bebé a pesar de todo, porque no podía dejar de amar a ese humano y sabía bien que sería el único trocito que le quedaría de él. Le dio su apellido a su hermosa hija, tan hermosa como el hombre que le había quitado su honor. Nanako era, a todas luces, la copia viviente de su padre.
Pero ella no pudo soportar el dolor de no tener a su pareja a su lado, sabiendo que seguía con vida. El único paso para poder seguir con la suya, era si el hombre estaba muerto. Yuriko cayó en depresión y decidió terminar con su vida cuando su pequeña no tenía más que ocho meses. Nunca fue fuerte. No así su hermano, que a pesar de no ser un macho Alfa -todo lo contrario- sí tenía mayor fortaleza interna, trabajada por las artes marciales.
Enfermo de ira, lleno de sed de venganza y llevado por las hormonas juveniles, Yukiya planeó hasta el más mínimo detalle de su venganza. Todos a su alrededor notaron su cambio. Luego del funeral de su hermana, sus ojos se habían vuelto fríos, su semblante serio y se había encerrado en sí mismo. Que bueno que tenía, todavía, su parte de la herencia, que bueno, que sus padres habían tenido tan buena situación, porque sin dinero, nada podía hacer.
Pasó un año y su macabro plan estaba listo. Estudió cada uno de los movimientos de Ayari, el padre de Nanako y pronto descubrió que el hombre en cuestión gozaba de salir a jugar pool y a beber el cuarto sábado de cada mes, en solitario. Sin amigos y sin ser conocido por nadie, era la oportunidad perfecta para cometer aquella atrocidad. Desde pequeño, había mostrado una habilidad estratégica tan maravillosa que hasta parecía espeluznante. Se preparó por mucho tiempo para poder adentrarse en la Deep Web y así solicitar los servicios que requeriría. Pagó por distintos de ellos; obtención de nuevas identificaciones para él y su niña, la compra de pasajes -con una tarjeta de crédito que no le vinculara- a Estados Unidos con 4 meses de antelación para la madrugada del cuarto domingo de un noviembre, asistencia para el asesinato perfecto... un arma de contacto que fuera desgarradora e hiciera sufrir al cabrón, porque aquello tenía que hacerlo con sus propias manos. Aún así, era demasiado joven y, quién sabe, quizás hasta los mismos desgraciados que se dedicaban a hacer los trabajos sucios se apiadaron de él. Se rapó para no dejar ningún cabello como evidencia, pero cambió su look con mucha antelación para que la gente se acostumbrara a él y que el cambio no llamara tanto la atención, usó guantes largos para que no quedaran huellas. Ropa que no era de él, cambió las suyas por las de un vagabundo 2 meses antes.
Dejó las maletas listas. Agarró la cuchilla de combate y sus extrañas vestimentas y lo esperó en el parque que el humano solía cruzar, medio borracho, antes de tomar el taxi que acostumbraba. Evitó zonas de cámaras de seguridad, cubrió su rostro de frente y de las alturas.
Lo mató sin piedad.
Apenas una hora después estaba en el aeropuerto, esperando para subirse al avión, tan serio como siempre. Nada lo conectaba con Ayari, nadie de su círculo sabía quién era su hermana y si bien, sus ex-colegas de trabajo sabían de la relación entre ella y su jefe, nunca le habían visto a él. Entonces ¿Quién podría asociarle? Nadie pasaba por ese parque a esas horas de la noche, nadie le había visto, todo había sido calculado milimétricamente, incluso se había deshecho de toda evidencia física en una fundición de hierro -facilitada por quien le había asistido y dado toda información, "F."-, realmente no había evidencia alguna. No podrían pillarle nunca.
Apenas puso un pie en aquel armatoste volador, su nombre, su anterior existencia, todo lo que lo amarraba a Japón, dejó de existir. Esa madrugada y de ahí en más, su nombre era Kousuke Maeno y su pequeña llevaba su apellido, como hija de su sangre.
Llegó a Estados Unidos, específicamente a Dallas, Texas. Allí le esperaba un pequeño departamento que, para su suerte, quien se hacía llamar "F." le arrendó. En la mesita de centro, en la sala, un celular y una nota: "Rehaz tu vida, niño, eres un hombre nuevo. Quédate por cuanto estimes conveniente, no necesito pago, sólo cuídame el departamento. El lunes tienes entrevista de trabajo, los detalles te llegarán al celular que tienes ahí mismo. Saludos F. P.D.: Hay de todo para la beba y para ti, no debes comprar nada por ahora.".
F. le consiguió trabajo como agente bancario, facilitándole así un trabajo estable y con mucho movimiento, para no estar estático en una sola ciudad. Jamás pudo quitarse la culpa de encima, pero tenía que seguir luchando por una pequeña que lograba amenizar todo lo que sentía. La luz en su camino sombrío. Los siguientes años vivió en su rutina de trabajo, moviéndose de ciudad en ciudad hasta que se cansó cuando llegó a Diamond City. Si bien trabajó unos cuantos meses más como agente bancario, decidió instalarse con un pequeño local cerca del departamento que arrendaba.

If I showed you my flaws
If I couldn't be strong
Tell me honestly...
Would you still love me the same?



☼Extras:

-Aún mantiene contacto con "F.". Se hicieron grandes amigos, aunque su relación es más padre-hijo.
-El único recuerdo que tiene de Japón es una foto pequeña de su hermana, guardada en su billetera.
-Francis (F.) debe rondar los 52 años por ahora.

☼Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje:
Prince of Stride: Alternative.

☼Nombre real del personaje:
Kuga Kyōsuke.

☼Preguntas y respuestas:




___________________________________________________________________________________



☼Nombre:
Nanako Maeno.

☼Raza:
Grifo.

☼Edad:
14 años.

☼Ocupación:
Estudiante de Middle School, Octavo grado.

☼Relacionado con:
Su padre, Kousuke Maeno.

☼Descripción física:

Pequeña y enjuta, de 1,59 metros y con suerte 48 kilogramos de peso. Es delgada y firme, posee hombros y una cintura pequeña, pero en lo demás es completamente proporcionada. Su tez es clara y rosácea como la de su "padre", tersa y cuidada, todavía no presenta granitos, más que alguna que otra espinilla en la espalda y otra que le sale bajo el flequillo. Que suertuda ¿No?. Tiene abundante cabello ondulado, colorín y unos ojos enormes color miel con pestañas crespas y frondosas que atraen a cualquiera, mucho más al ser tan expresiva. De manos pequeñas y dedos largos, se cuida las uñas pero sus dedos ya están presentando leves callosidades por tocar el arpa... "gajes del oficio", como dice ella.

☼Imagen:

Nanako:
Nanako Grifo:

☼Personalidad:

Nanako es una jovencita muy alegre, extrovertida, de tacto fácil y muy simpática. Además es una pequeña muy curiosa, todo le llama la atención. Es muy segura de sí misma y de sus capacidades, tanto intelectuales como deportivas y musicales. Tiene una personalidad avasalladora que a nadie deja indiferente, atrayendo la atención tanto de adultos como de sus pares.
Es una imparable líder innata, nació para hacerse notar y... también para escuchar a escondidas. Conversadora a más no poder, esta pequeña disfruta de conversar con quien sea, de obtener información y de asimilarlo todo, porque, vamos, hace un año ya que es "Teenager" y se cree grande y vividora. A pesar de ser muy mimada por su padre y por su "tío", Nana -como suele decirle su padre- no tiene ni una gota de egoísta, es increíblemente buena para compartirlo todo.

Astuta y muy sagaz, siempre está buscando cosas que hacer para obtener dinero y eso se debe más a su propia naturaleza de Grifo, como una acaparadora de tesoros. Nanako no necesita que le repitan las cosas, entiende siempre a la primera instrucción y no es desobediente, pero cuando se enoja...
Dios nos libre.
Gritará, hará pataleta y el mayor escándalo de la vida, como cualquier adolescente hormonado y si es capaz de dejar en vergüenza a la persona causante de su ira, lo hará sin problemas.

☼Lo que le gusta:

-Las matemáticas y los juegos de lógica.
-La natación, el Aikido y la Danza árabe... ¡No logra decidirse por ninguno!
-Inventar cosas y usar las herramientas de papá.
-Las revistas de moda.
-El chocolate.
-Ir de paseo y disfrutar de la naturaleza.
-Leer.
-Tocar su arpa y cantar.
-El helado... cualquier sabor estará bien, excepto de esos que lleven alcohol.

☼Lo que no le gusta:

-Los mariscos.
-Las cosas picantes.
-Que su padre no le preste atención suficiente.
-Los abusones.
-Estar resfriada.
-El olor del tabaco.
-Las películas de terror.
-La goma de mascar y que todos parezcan vacas rumiantes cuando la comen. Le da asco.

☼Habilidades:

-Fuerza, resistencia y agilidad.
Al igual que su padre, por su naturaleza, tiene más fuerza, resistencia y agilidad que los niños de su edad. Obviamente no es un grifo completamente desarrollado, es pequeña todavía, por lo que puede ser comparada con las habilidades de un hombre adulto, con entrenamiento constante, pero no potente.

-Vista y olfato superdesarrollados.
Su naturaleza animal, en parte águila y parte león, les ha dotado de una vista cuatro a ocho veces superior a la de un humano, puede identificar los pequeños detalles en su campo de visión y amplificarlos. Su capacidad de identificar los colores y sus matices también es superior. su olfato animal también le permite reconocer a la gente desde muy lejos, a un radio superior a los 500 mts. a la redonda.

-Plumas sanadoras.
Sus plumas son capaces de sanar heridas menores.

☼Debilidades:

-Fuerza, Resistencia y Agilidad.
El desgaste físico no es tanto a menos que se le agolpe la adrenalina. En ese caso, puede agotarse en extremo e incluso sufrir desmayos. Aún así, la cantidad de comida que debe ingerir es bastante luego de sobreexigir su cuerpo, al igual que el descanso que debe tomar.

-Vista y olfato.
Olores demasiado intensos le marearán y un flash intenso le dejará ciega por unos segundos, haciéndole confundir algunos colores y costándole enfocar luego de aquello.

-Plumas Sanadoras.
Al ser jovencita, sus plumas no demoran tanto en regenerarse como las de su padre, pero de todas maneras le tomará un par de meses en caso de ser arrancadas. No puede curar heridas medianas, mayores ni tampoco las fatales.

☼Historia general del personaje:

Una bebé sana y fuerte, con pulmones tan fuertes que a nadie dejó indiferente, vino al mundo hace 14 años en pleno verano en la gran ciudad de Kobe, en Japón. Si bien sus raíces son asiáticas, al tan sólo tener un año y unos pocos meses llegó a Estados Unidos, por lo que es, indiscutiblemente, más americana que otra cosa. Alegre, divertida, espontánea, risueña y muy, muy descarada, esta pequeña parlanchina creció unida y apegada a su padre y a la memoria de una madre ficticia físicamente, pero completamente real en sus otros aspectos. Nunca le importó que su familia constara sólo de dos personas, porque su padre le recordaba a su madre constantemente y, a pesar de que no había fotos de ella que pudiera apreciar, podía hacerse una imagen y querer a esa mujer que no estaba con ella. Recibía cariño suficiente de su tío Francis (F.) y de su padre, con eso siempre le bastó.
En la escuela, vaya que le iba bien, inteligencia y sagacidad tenía -y todavía- de sobra. Como el pequeño sol que era, siempre hacía amigos con facilidad, aún cuando sabía que los lazos no iban a durar por mucho tiempo, porque, debido al trabajo de papá, tenían que cambiarse constantemente de ciudad.
Su primer gran amor fue la Danza, empezando a practicarla desde pequeña, a la corta edad de 5 años, todo debido a las hermosas vestimentas que usaban las chicas que vio bailar cuando su padre la sacó a su primer festival. Luego le gustó el Aikido, al ver a su padre enseñarle a los hijos de los vecinos donde vivieron por un par de años. Después quiso intentar con la Natación, porque le encantó aquella disciplina al verla en los juegos olímpicos, pero también le gustaba la gimnasia artística con cinta y con aro, también quiso probar el patinaje artístico. Todo le entraba por la vista y todo lo quería probar. Nunca tuvo idea de cuánto dinero le hizo gastar a su padre probando cada disciplina que luego de un tiempo dejaba porque "no era lo que pensaba", pero lo que nunca dejó fue la danza árabe, ni la natación, ni las clases privadas que le daba Kousuke.
A los 10 años, su profesor de música encontró su talento y poco a poco, la instó a cantar y a tocar el arpa. Le encantó. Está en el coro del colegio como voz secundaria y la ha trabajado bastante. Francis fue el primero en apoyarla y comprarle su arpa, Kousuke no estaba muy de acuerdo con ello, pero entendió que la sangre de su hermana estaba en ella y que simplemente debía dejarla ser.
Ahora a sus catorce años, Nanako vive una vida muy normal y ayuda a su padre en el local apenas sale de clases, no es como si el lugar estuviera muy abarrotado así que no es tanto el trabajo. Ya se hizo de un par de amigas con las que sale seguido y, parece que le está gustando un chico, pero no está muy segura.

☼Extras:
-Tiene un hámster de mascota, llamado Tiki.

☼Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje:
Original.

☼Nombre real del personaje:
Original.
avatar
Kousuke Maeno
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kousuke Maeno & Co.

Mensaje por Invitado el Mar Mar 14, 2017 2:25 am

FICHA ACEPTADA

No olvide firmar el registro de personajes ocupados y enseguida se le dará color.

Bienvenido a Hayate School, disfrute su estadía.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.