ID || Kokichi Ouma

Ir abajo

ID || Kokichi Ouma

Mensaje por Kokichi Ouma el Miér Feb 22, 2017 11:37 am

☼ Nombre: Kokichi Ouma

☼ Raza: Humano

☼ Edad: 19

☼ Año al que pertenece: Cuarto año – Diseño de videojuegos, Informática.

☼ Descripción física:

Más bajo de lo que debería para su edad, Kokichi porta con orgullo sus 1.56 m de altura, sacándoles provecho cada que puede, acompañados de sus rasgos refinados y aquella mirada inocente que tanto le caracteriza y tras la que oculta su verdadera naturaleza. Su piel es bastante pálida y contrario a lo que se podría pensar por lo delgado y menudo que es, está en forma, notándose en su musculatura. Sus ojos son color violeta, y su cabello, suele ir algo largo (aunque no vaya mucho más allá de la nuca), revuelto, ondulado, con mechones de diferentes tamaños (que él mismo deja de esa forma) y con un tono entre violeta e índigo oscuro, aunque dependiendo de la luz, puede o no, verse más claro. Rara vez se preocupa por arreglarlo ya que, no importa lo mucho que lo cepille: su cabello es tan rebelde como él.
Tiene unas perforaciones en la oreja derecha, aunque en muy raras ocasiones se las pone. También tiene una cicatriz en su costado izquierdo, de la que no suele hablar a menos de que sea inevitable.

☼ Imagen:
Spoiler:







☼ ¿Uke, Suke o Seme?: Suke

☼ Personalidad:

“Mentiroso”. Una de sus palabras favoritas para describirse, al igual que el alardeo de que es el líder supremo de una organización pese a su apariencia (cosa que no es del todo falsa). Usualmente se comportará de manera amable, inocente y la mayor parte del tiempo parecerá bastante infantil aunque conserva siempre los modales ante desconocidos, dando la apariencia de ser algo tímido pese a sus amigables sonrisas. Pero una vez que toma algo de confianza (lo que ocurre con demasiada facilidad), verás u lado bromista, juguetón e hiperactivo, haciéndote llegar al punto de cuestionarte de dónde saca tantas ocurrencias y cómo es que es capaz de hacerlas. En este sentido, muchas veces es como un niño pequeño.

Es un manipulador de primera que no dudará en mentir para proteger y garantizar su propios intereses, ya sea en pro de información, o para obtener cosas por medio de la gente, por el simple hecho de que siempre se siente en absoluta libertad de hacer lo que quiera cuando quiera y como quiera. Nunca se muerde la lengua, así que si tiene algo que decir, no lo dejará en el tintero u lo soltará, importando poco si e hiriente o no, ya que está bastante orgulloso de su nivel de descaro sin reparos.
Es bastante astuto e inteligente y si alguien se diese a la tarea de revisar su inseparable libreta, se daría cuenta de ello. Lleva una análisis detallado y bastante completo de las personas que conoce y de las que considera importantes o que puede obtener algo en su beneficio dándoles el trato adecuado. Es buen estratega y así como tiene la facilidad de mentir, tiene la capacidad de sobreponerse a una amplia gama de situaciones y adaptarlas para sacarles el máximo provecho.

Yendo a planos más personales, Kokichi es la clase de persona a la que le interesará saber todo de los otros, pero odia hablar de sí mismo… o al menos de las cosas importantes sobre él. Podrá tolerar soltar alguna que otra cosa de los tres o con suerte, cuatro años anteriores  al punto actual de su vida, pero no podrás obtener información más allá de ello, al menos no de su parte. También, odia dar a notar sus verdaderos sentimientos, así que no esperes que sea sincero a la primera: preferirá morir a dejar de usar su sonrisa inocentona. Así que, cuando hable de cosas serias sobre sí mismo (siempre contará mentiras o cosas sin importancia), lo mejor será prestarle la atención debida, porque no va a repetirlo. Y si llegas a importarle, siéntete afortunado: fuiste elegido para que deposite en ti, parte de la escasa confianza y fe que le tiene a este mundo; Kokichi  defenderá con todo lo que tiene a aquellos que formen parte de su corazón (porque realmente les estima con todo su ser) o estén bajo su cargo, porque si bien, sus allegados son como peones en lo que considera el ajedrez de la vida, son SUS peones y tiene que cuidarlos. Nunca se sabe cuándo podría necesitarlos.


☼ Lo que le gusta:

- Preguntar sobre aquello que desconozca
- El té
- Las cosas dulces
- El refresco de uva
- Los acertijos y misterios
- Historias de fantasmas o ladrones
- Tomarle el pelo a la gente
- Ir molestando gente por la vida, a veces rayando en el acoso
- Las máquinas
- Desarmar cosas
- Los muñecos de felpa
- Las cosas adorables
- Las navajas
- Estampados a cuadros
- Los animales, en especial los gatos
- Ordenar sus cosas
- Las máscaras de payasos o bufones
- La lectura
- Los sombreros
- El ajedrez

☼ Lo que no le gusta:

- Los hospitales u orfanatos
- Los lugares muy pequeños
- La suciedad
- El desorden
- El no lograr desarmar algo
- El café
- Las cosas amargas o picantes
- Que traten de devolverle sus jugarretas
- Que se metan con sus cosas
- Los malos mentirosos
- Que lo madoneen
- Los climas en exceso cálidos


☼ Habilidades:

Gran mentiroso: desde que tiene memoria, mentir es su forma de vida. Dice mentiras como si las respirase y es capaz de improvisar con ellas sobre la marcha, aunque sus favoritas son las planeadas. Y no duda en usarlas para manipular a la gente a su conveniencia, desde lágrimas de cocodrilo hasta sonrisas “inocentes”. Uso esto también a su favor para ocultar sus sentimientos y emociones de los demás. Y, al ser un maestro de la mentira, puede detectar cuando alguien está mintiendo y sobre qué miente. Esto también le sirve para montar estafas, ya que se le da bien falsificar firmas. Cuenta también con una garganta que le deja jugar con los tonos vocales.

Parkour: Kokichi se considera un maestro en este arte ya que siempre presume que lo ha practicado desde pequeño (y es verdad). Puede hacerlo a una velocidades nada despreciables y con bastante flexibilidad y resistencia.

Manejo de armas: va desde armas de fuego hasta armas blancas. Sabe manejarse en las pistolas de mano y tiene poco iniciándose en el arte de las de largo alcance. En lo que respecta a las armas de filo, tiene buen manejo de la katana y su habilidad con las dagas y cuchillas es admirable.

Ultimate Supreme Leader: la habilidad con la que fue admitido en Hope’s Peak. Tiene la capacidad y carisma necesarios como para dirigir al grupo de gente en el que se encuentre (y más con su facilidad para manipular personas), razón que le ha valido estar al mando en varias misiones de la Future Foundation y el tener su propio grupo de seguidores del que se vale para conseguir recursos e información.

☼ Debilidades:

Gran mentiroso: es bastante útil mientras no esté en presencia de otro mentiroso o alguien con buenas trazas de análisis.Su rango de voces, aunque amplio, tiende a caer en algún momento, yendo poco a poco a su voz normal, así que deber evitar fingir la voz por espacios prolongados de tiempo. En cuanto a la falsificación de firmas, tiene estrictamente prohibido el usarlo con autoridades oficiales o superiores. Y ni hablar de las estafas, FF lo tiene en cierto modo en libertad condicional, y si llegan a caer en cuenta de sus tretas, las consecuencias podrían ser apocalípticas para él.

Manejo de armas: este sólo a armas ligeras. Si necesita usar algo más pesado, como algún arma de combate cuerpo a cuerpo occidental, alguna bazooka, o cualquier cosa pesada, simplemente no rendirá. Desconoce por completo el manejo de armas de largo alcance en el cuerpo a cuerpo y es bastante malo con las armas de estilo francotirador.

Clautrofobia: gracias a cierto incidente en su niñez, no tolera de muy buena gana el estar en espacios muy pequeños. Si bien, ha estado tratando eso con los años, y con el apoyo de Future Foundation, aún no lo supera del todo, así que un espacio reducido podria bloquear su concentración al mentir o dejarle en shock.

Ultimate Supreme Leader: tuvo que dejar a muchos de sus seguidores en Japón (para no poner en demasiado riesgo el anonimato de la misión, según la gente de FF), así que terminó llevando a sólo dos personas con él. Su habilidad aún tiene mucho por pulir, ya que pese a sus dotes, cualquiera lo suficientemente inteligente como para notarlo, podría mandarle a freír espárragos y no hacerle caso. También, su forma de mandar en ocasiones tiende a ser algo dictatorial, así que para cualquiera no acostumbrado a ello, podría revelare y alentar a resto a lo mismo, ocasionando una revuelta y efectos nada gratos a causa de ello.

☼ Historia general del personaje:

Correr tras el toque de queda nocturno para colarse a la azotea a contemplar el cielo nocturno. Jugarle algunas bromas a sus compañeros de dormitorio. Huir de los encolerizados tutores. Subir a los sitios altos. Preguntar sobre todo aquello que desconocía, con total descaro. Esa fue su vida mientras estuvo en el orfanato. Nunca supo quienes fueron sus padres, cómo llegó ahí o porque fue nombrado de esa forma. La única persona a la que hubiese podido preguntar cuando tuvo uso de la razón, había pasado a mejor vida, llevándose con ella las respuestas a las preguntas del chico.
Sería bonito decir que pasó su vida ahí, hasta que alguien le adoptó y fue sacado de ahi. Pero sería un vil mentira. Y si dijésemos semejante mentira, no podríamos continuar narrando, porque muchas cosas quedarían sin razón para ser narradas. Menos mal que no es el caso.
La vida ahí no era sencilla. Los cuidadores solían tener un humor pésimo, al igual que un desdén inaudito por los niños. Vivían en un eterno miedo de hacer cosas, y obedecían las reglas sin rechistar… o al menos la mayoría, porque como ya han de imaginar, Kokichi fue a excepción. El, junto a tres chicos más, formaban lo que ellos llamaban la “resistencia del orfanato“, siempre haciendo lo que se les venía en gana, cabreando a sus cuidadores. Poco a poco, fueron logrando que el resto les imitara, hasta que el sitio terminó regido en cierto modo, por la anarquía.
Sin embargo, nada es eterno, y duró poco tal época en aquel orfanato. Con la llegada del nuevo director, los castigos se volvieron bastante severos y asunto de cuidado. Poco a poco los niños se fueron calmando. Más por petición del propio Kokichi que por otra cosa. El chico había visto lo cruel que podía ser el nuevo director al presenciar cómo, prácticamente, había torturado a un niño para hacer que bajara de a azotea. El sujeto tenía la habilidad de infringir dolor en los demás con sólo mirarlos, e inclusive el propio Kokichi tuvo la “oportunidad” de probarlo en carne propia. Pasó meses en solitario, buscando una forma de lograr que sacasen al sujeto de ahí. Si no había soportado el trato de los cuidadores antes de su llegada, ¿de verdad pensaban que de buena gana iba a soportar a ese tipo? No señor, antes muerto que aceptarlo. Y poco faltó para que ese enunciado se le cumpliese.
Cuando consideró que tenía todo lo necesario, se las apañó para armar un revuelta que inició en el orfanato, y terminó como una protesta en las calles. De poco sirvió, ya que el sujeto uno a uno, los fue haciendo volver. Y cada uno fue castigado. Obviamente, quien tuvo la peor suerte, fue Ouma. El chico sufrió golpes y algunos ratos del dolor que el director sabía ocasionar. Y para rematar, fue puesto en aislamiento del resto. Adolorido como estaba, poco pudo hacer para oponerse a ello. Fue encerrado en las criptas bajo el orfanato, donde sepultaban a aquellos que iban pasando a mejor vida. Estuvo encerrado en un lapso que le pareció eterno en una particularmente pequeña, donde había un cuerpo semi-momificado. Lo único que pudo hacer, fue refugiarse en una esquina, lo más alejado que le permitía el espacio.
Según supo mucho tiempo después, cuando la conmoción hubo pasado, el día que lo sacaron de ahí, fue uno de bastante ajetreo en el orfanato. Al parecer, habían tenido la visita de la persona que suministraba fondos para el lugar. Todos fueron amenazados con que si sólo uno decía palabra alguna sobre la situación que vivían, todos, sin excepción, serían severamente castigados. Y siguiendo el ejemplo de su encerrado líder, hicieron lo contrario a lo que se les pedía. En cuanto esta persona hubo llegado y hubo oportunidad, todos alzaron sus voces y dieron a saber la verdad de lo que ocurría en el lugar. Aprovechando la confusión, los amigos de Ouma fueron a buscarle, haciéndose en el proceso con la llave maestra. Al parecer, el director buscaba aprovechar la cripta y matarlo de hambre como escarmiento para el resto. Con lo que no contaba seguramente, era con el hecho de lo mucho que le estimaban los chicos y que eso los impulsaría a salvarle. Para cuando se dio cuenta de que semejante barullo y evidenciamiento, era sospechoso, dejando de lado el odio que los niños sentían por él, ya era tarde. Fue corriendo a la cripta a castigar a aquellos que hubiesen osado sacar a Ouma, cegado por la rabia, y estaba dispuesto a dejar a todos encerrados ahí. Hubo una pelea, y lo único que Kokichi recordaría en claro de esa escena, inclusive años después, es que alguno de los chicos, que se había hecho con una navaja, había apuñalado en el pecho al director, en un intento de salvarlos. Las imágenes tras ello son borrosas, pero el pánico al correr fuera de ahí, nunca lo olvidaría.
Con este incidente, terminaron viviendo en las calles. Huyeron lo más que pudieron, necesitaban alejarse de ahí. Su viaje los llevó a vagabundear hasta una ciudad vecina. Lo único bueno, era que en muchos sentidos, tenían mucha más libertad que en el orfanato. No pasó mucho tiempo para que los cuatro se hicieran diestros en las artes del hurto y engaño para conseguir alimento. Así como tampoco pasó demasiado antes de que acogieran a más niño con ellos. Poco a poco, el grupo fue creciendo, al grado de ser considerados una pandilla por la gente de la zona. Ya no sólo obtenían comida mediante a los rebuscados planes de Kokichi, quien era el que lo dirigía, sino que también fueron estafando a gente por dinero, con el que fueron procurando ropas y máscaras, para ocultar sus identidades. Con el tiempo, esto les llevó a que más gente le siguiera, y a tener reglas para ser que debían de aceptar para ser admitidos, indiferentemente de su sexo o género. Básicamente, debían vestir de blanco, tener una máscara de arlequín, y llevar algo a cuadros blanco y negro. Otra de las reglas de oro, es que quedaba prohibido el asesinato. Tras el incidente del orfanato, Kokichi consideró que lo que menos se necesitaba era el estar en problemas por algo así.
Hicieron un par de buenas estafas, realizaban actos delictivos un tanto menores, pero a su parecer cómicos. Hacían todo lo que estuviese a su alcance para procurar dinero y alimento, llegando a hurtar cosas muy valiosas para venderlas luego. Nadie sabia que esa nueva afición, sumada a sus estafas, los llevaría a ser pillados por la ley, y ser el foco de atención de una organización peculiar.
La última gran estafa delictiva que hicieron, fue fingir que Ouma era un invitado especial, venido desde lejos para asistir a una gala donde mostrarían joyería fina, de gran valor. Todo marchó acorde al plan en la primera parte. Kokichi hizo gala de sus habilidades en el arte de la mentira para que creyesen que en efecto, era alguna especie de noble. Fue en la segunda donde se complicó. Había más guardia de la que se suponía, y encima de ello, los mecanismos de los que iban a valerse en el robo, no estaban funcionado adecuadamente. Y eso sin contar el hecho de que, la pandilla con la que estaban haciendo equipo para tremendo trabajo, decidió traicionarles y dejarles liados con el asunto de la guardia, mientras ellos huían con el botín. Según se enteró luego, todo fue a raíz de que se enteraron de una de las estafas que les habían hecho, lo que les llevó a cobrar venganza.
En resumen, los miembros de la organización presentes fueron arrestados. Ouma fue puesto separado del resto al ser identificado como la mente maestra, e interrogado. Para bien o para mal, el interrogatorio no fue hecho por la policía, sino por una organización que llevaba tiempo siguiéndoles la pista: Future Foundation. Al parecer, habían llamado su atención al oír que tantas estafas y actos delictivos ejecutados con notable éxito, habían sido dirigidos por un adolescente que no debía de pasar de los quince o dieciséis. Alentado por el hecho de que, de no hablar sus amigos serían llevados a corte y castigados con una sentencia que quedaría a consideración del juez, Kokichi fue contando poco a poco los delitos que se le adjudicaban (o algo así. Aquellos de los que pudo limpiarse las manos, adjudicándolos a alguna pandilla con la que hubiesen trabajado en conjunto, lo hacía). Al final, el panorama no pintaba muy bien por la lista de delitos. Así que, Future Foundation le hizo una oferta: tener a alguien tan capaz de semejantes estafas, con posibilidades de obtener la información que quisiera y ser bueno en el arte del engaño, les vendría bien para situaciones especiales. Él debía de integrarse a ellos, convirtiéndose en uno de sus agentes, y ellos limpiarían su historial criminal y el de sus seguidores, sólo si éstos continuaban trabajando para él pese al cambio de bando. Al estar entre la espada y la pared, le pareció un trato razonable.
Fueron liberados al día siguiente, para que Ouma diese cuenta del cambio de planes a sus allegados, y una semana después, se encontraba siendo instruido en su trabajo dentro de Future Foundation. Pasada esa semana, lo que hicieron fue mandarlo a Hope’s Peak. Entró bajo el título de “Ultimate Supreme Ruler” como alumno. Hope’s Peak, era una academia donde se reunía la gente más talentosa en cualquier campo para desarrollarse mejor dentro del mismo y ser parte proactiva del mundo. También solían entrar aquellos que tuviesen el dinero suficiente como pagar, o bien, si la divina providencia les había dado la suerte de ser sorteados para formar parte de la academia.
Bien visto, fue la época más tranquila de su vida. Básicamente debía concentrarse en sus estudios y de vez en cuando, hacer que sus seguidores consiguiesen información para Future Foundation. Hizo un par de buenos amigos en su época de la academia, y algunos conocidos, entre los que tiempo después, terminaría destacando Nanami. Hasta donde sabía, la chica era la delegada de la clase vecina y realizaba bastante bien su trabajo. Había hablado con ella un par de veces por eventos varios de la academia. Lo que le picó la atención, fue el hecho de que hablase con uno de los estudiantes de reserva. Lo hacía a menudo. Les siguió la pista una temporada, más por curiosidad que nada: nunca le había tocado ver a los alumnos normales hablar con los de reserva. Ya fuese porque se concentraba en otras cosas, o porque había sido tan despistado como para no notarlo. El punto era que, se veían todos lo días y parecían jugar todos los días. Ella iba y le esperaba junto a la fuente, y él acudía. Juraba y perjuraba que el sujeto (mejor conocido como Hajime Hinata) tenía algún crush por la chica y viceversa, pero como la típica pareja tórtolos atolondrados, ninguno caía en cuenta de los sentimientos del otro.
Un día, con el firme propósito de romper con el círculo vicioso de que en cierto modo, había terminado siendo una especie de telenovela, fue sorprendido en el acto por una mujer que sólo conocía de vista: Chisa Yukizome. La mujer lo detuvo de hacer lo que estaba pasando por su cabecita, y terminó hablando con él sobre ello. Al final, todo quedó en un “hay que dejarlos ser” y con Ouma perdiendo interés en el asunto. Para cuando volvió a espiar al par de tórtolos, según su definición, el Hinata había dejado de acudir al punto de encuentro. Pese a que el chico no volvía, Nanami lo esperó muy pacientemente y con una creciente tristeza todos los días. O al menos, hasta que Nanami cayó en cuenta de las actividades de stalker de Ouma, lo que le valió al susodicho una conversación con la chica para ver si sabía algo de su amigo. Tras ello, de vez en cuando se daba una vuelta por la zona para hablar con Nanami, quien era bastante amistosa pese a que Ouma le tomaba el pelo en ocasiones. También convivió con Chisa bastante, pese a que no era su profesora, gracias a que Ouma trabajaba en Future Foundation y a menudo terminaba como el chico de los recados, dando a Chisa todos los saludos que viejos alumnos suyos le mandaban.
Siguió su vida normal hasta el incidente de la matanza del Consejo Estudiantil de la academia. No se supo a ciencia cierta quién fue el culpable, pero en ese momento de culpó a un sujeto llamado Izuru Kamukura. Ouma, como el curioso que era, pese a que Fouture Foundation no lo tenía en el caso, investigó sobre el incidente, llegando a la conclusión de que había demasiados cabos sueltos en esa aseveración como para darla por cierta.
Las semanas pasaron y no hubo demasiada actividad tras el incidente. Lo único que notó era que Nanami no estaba yendo a la fuente y que Chisa estaba un poco ausente tras clases. Pese a sus mañas, lo único que pudo averiguar fue que, la profesora daba tutorías a la chica, o eso era lo que se decía y podía conjeturar.
Los días se deslizaron perezosos y no pasó mucho antes de la graduación, con lo que se integró como miembro formal de Future Foundation, trabajando a tiempo completo. Estuvo en diversas misiones de alto riesgo como infiltrado o espía, así como resolución de casos estancados. Una vida de “adulto” cualquiera (o mejor dicho, cualquiera que trabajase en esa clase de cosas). El aburrimiento se volvió algo usual… hasta que Chisa lo contactó. Fue algo realmente insólito dado el hecho de que para el final de sus días de estudiante perdió mucho contacto con ella y porque nunca fue alumno suyo. Lo más curioso, fue el hecho de que fue puesto en contacto con ella por otro miembro de la organización.
Al parecer, necesitaba un favor, y de los grandes. Estaba buscando a alguien que, a favor suyo, ayudase en una investigación. Todo tenía origen en el incidente de la matanza estudiantil, y el sujeto Kamukura. Había escuchado dentro de la organización algo de revuelo de nuevo con ese incidente desde que atraparon a Junko Enoshima, la que Ouma sospechaba era responsable, o al menos según sus investigaciones personales. Junko culpó a Kamukura de la matanza y ahora querían investigar al sujeto. Hasta ahí le fue narrado por Chisa, que fue interrumpida por Nanami, que estaba presente cuando la reunión se concretó. Le hicieron jurar y perjurar a Ouma que no diría ni pío de lo que se narrase ahí. Fue uno de los pocos juramentos sinceros que hizo en su vida. Ellas habían dado con el sujeto, que resultó siendo Hinata… con un montón de experimentos encima. Le narraron de lo ocurrido en los últimos meses y no le costó mucho atar cabos. Al final, la petición fue la siguiente: lograr ser el agente que enviaran a vigilar a Kamukura. Que convenciera a la organización de que no era un peligro, y tampoco el culpable de la matanza. No prometió nada, pero dijo que haría todo lo posible para ayudar. ¿Por qué? Simple: sabía lo que era querer proteger a alguien. Eso, y la curiosidad. Se moría de ganas de ver qué era lo que había pasado con todo el conjunto de hechos. Y amaba los retos.
Un par de meses después, con la ayuda de algunos ex-alumnos de Yukizome, logró ser el asignado para el caso. Seleccionó a dos de sus allegados y partió con ellos a Maine. Future Foundation se encargó de matricularlo en Hayate School, el instituto de la cuidad, y demás cosas que fueran necesarias (como conseguir un piso que sirviese a modo de base de operaciones, dinero y un sitio para los sujetos que Ouma llevó consigo), teniendo que compartir curso con Kamukura.

☼ Extras:

- Podrá dejar pasar muchas cosas, pero nunca la hora del té.
- Siempre lleva el pañuelo a cuadros de una u otra forma colado en su ropa.
- Tiene una forma muy peculiar de reír como “nishinishi”.
- En Japón solía usar el sufijo “-chan” para cualquier persona a excepción de superiores y profesores. Ha tratado de quitársela para venir a América, sin demasiado éxito.
- En su habitación tiene una pizarra a dos caras: de un lado están notas de sus investigaciones y del otro, una pizarra como la de cualquier alumno, con notas de la escuela o pendientes alusivos a la misma.

☼ Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje: Danganronpa

☼ Nombre real del personaje: Kokichi Ouma

☼ Preguntas:



Última edición por Kokichi Ouma el Vie Feb 24, 2017 12:46 pm, editado 1 vez
avatar
Kokichi Ouma
alumno4
alumno4

Mensajes : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ID || Kokichi Ouma

Mensaje por Invitado el Vie Feb 24, 2017 5:50 am

FICHA DENEGADA

Una disculpa por la demora al revisar su ficha. Lamentablemente debe hacer algunas correcciones:

-Falta mencionar el nombre Hayate School, pese a que dice que fue enviado "al mismo curso que Kamukura" es necesario que la historia contenga ese dato.

Cuando haya editado lo anterior avise con otro post aquí mismo para volver a revisar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ID || Kokichi Ouma

Mensaje por Kokichi Ouma el Vie Feb 24, 2017 12:47 pm

Corregido.
avatar
Kokichi Ouma
alumno4
alumno4

Mensajes : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ID || Kokichi Ouma

Mensaje por Invitado el Vie Feb 24, 2017 4:02 pm

FICHA ACEPTADA

No olvide firmar el registro de personajes ocupados y enseguida se le dará color.

Recuerda que todos los profesores, alumnos y personal -dejando de lado a los maids y butlers- residen sin excepción en las instalaciones de Hayate, pueden tener residencias sin embargo la estadía en el instituto es obligatoria en días de semana, pudiendo salir en vacaciones, festivos y fines de semana.

Dicho lo anterior: Bienvenido a Hayate School, disfrute su estadía.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ID || Kokichi Ouma

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.