Ficha de Patrick

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Patrick

Mensaje por Patrick Moore el Lun Dic 26, 2016 8:00 pm

You want me?  I walk down the hallway
You're lucky
The bedroom's my runway



Nombre:
Patrick Moore.
Raza:
Demonio.
Edad:
25 años de pura sensualidad.
Ocupación:
Ejerció durante un tiempo como gigoló, pero actualmente solo es ocupacional. Se dedica a su licenciatura en derecho, como abogado empresarial.

Relacionado con:
No.


My wicked tongue
Where will it be?



Descripción física:
Ese hombre no es de éste mundo.
Es un demonio. Tenía algo especial, algo que no era capaz de reconocer, algo que sin duda me atraía y a la vez me daba tanto miedo… Un símil parecido podría ser, el fuego encendido en una chimenea, sabes que está ahí, sabes que si alzas la mano sobre él dará calor, y sabes que si introduces la mano en las brasas acabarás quemándote… Sin embargo, el fuego de sus ojos sólo incitaba que quisiera quemarme para siempre. – El locutor dejó la grabadora sobre la mesa, no estaba preparado para afrontar el riesgo de moverse de la silla, los papeles que había ido acumulando de la grabación que le había hecho al abogado, se quedaron como simples posavasos para el alcohol que habían ingerido, a petición de aquel ser. Y tal vez… Bajo el ruido de la ciudad, aún podía escuchar cómo el latir de su corazón resonaba.

Pues aún sentía esos ojos castaños, con leves matices rojizos y a la vez del verde pantano más intenso, recorrer junto con sus hebras, la mayor parte de lo que sentía como cuerpo. Reposados en la cuenca suave y ligeramente rosada de los mismos orbes y marcados por unas cejas prominentes que a pesar de ser gruesas en el inicio, iban ligeramente tornándose hasta alcanzar a acabar en una punta fina de vello, cuidado y simétrico a lo que la curvatura de su propio rostro sería, la tez, albumina y casi cristalina brillaba bajo el mismo foco de luz de la habitación donde le había estado interrogando para la entrevista y solo así pudo observar cómo el grosor de sus labios, sensuales e indómitos, se inclinaban, dejando verse amoratados, curvados  en bellas y discretas sonrisas,  evocando momentos de pillería en los hoyuelos que formaban tras la comisura de los mismos. ¡Aquel hombre no era humano!  ¿Y acaso cómo no podía haberse fijado antes? Aquel hombre tenía una jovial estela dorada, de pequeños y diminutos puntos, manchando su tez, desde los párpados en alguna ocasión, así como por debajo de los ojos, sobre las mejillas; como también podían verse en demasía sobre la nariz y bajo los pómulos, incluso atrevía a fijarse que alguno había osado bajar hacia los labios.

El cuello terso como el de un cisne, marcado por la clavícula pronunciada que dejaba ver la camisa que su imaginación había provocado, y es que apostaba a que debajo de la fina tela casi transparente, podía advertir la bien formada figura de aquel individuo, tanto así que podía arriesgarse a describir que el porte masculino de su cuerpo rondaba la típica forma en V, cuyos hombros eran ligeramente más anchos y la cadera más estrecha, pues, conforme su cuerpo iba reptando hacia los pectorales, marcados, sutiles y de joviales pezones rosado o amoratado, allá donde alcanzaba la vista había un par de pecas más, que como si fueran estrellas, indicaban en el firmamento la dirección de su propia anatomía. Pues bien, si acaso su cuerpo no había terminado en el mar de abdominales, tal vez comenzaba allá donde el bajo vientre, sin vello, se alzaba con el pronunciamiento de la pelvis y… La fisionomía atlética del joven, enmarcando las piernas, esbeltas y aptas para correr, podía observarse cómo la musculatura crepitaba por allá por los muslos, creando ligeras líneas ilusorias que llegaban en esa sutil partición hacia la rodilla, gemelos endurecidos del deporte… ¿Por qué su mente era tan perversa y osaba ver, a través de sí mismo lo que aquel cuerpo amparaba?

¡Por qué había visto que tras la ligera línea curvada de la camisa de su cliente había algo más que tinta! Y así era, tatuajes que enmarcaban su cuerpo, desde la zona izquierda del pectoral hasta la terminación del mismo brazo, discreto, pero a la vez notorio, como si quisiera perfeccionar la belleza de su cuerpo a través del arte pintado, tatuado en la piel.  –El locutor dejó la espalda descansada sobre el respaldo de la silla de madera en la que estaba sentado y así se quedó por unos segundos hasta que pudo darse cuenta, de lo que había visto en tan solo una sola persona.

Imagen:
Imagen I:
http://oi64.tinypic.com/2cy14wh.jpg

Imagen II:
http://oi65.tinypic.com/2m26kh4.jpg

¿Uke, Suke o Seme?:
Suke


Slap me!
I'm pinned to the doorway
Kiss, bite, foreplay


Personalidad:
“Realmente no sabría qué más contarte de mí…” –Paró la grabación y anotó en el folio en blanco, el único que no tenía una mancha de café, mientras rascaba con las yemas de los dedos su propia nunca. Volvió de nuevo a darle al “play” de la grabadora.—“Porque uno nunca sabe cuándo llega su límite o si … Realmente cree conocerse, tal vez, como la madurez, eso llega con el paso del tiempo, ¿No cree,  Sr. John?” – Su voz era tan cálida y rota que le hacía respirar, suspirar y volver a hacerse a la vida en aquel cuerpo, el sonido de la grabadora apenas lograba distorsionar ésta, logrando una buena acústica.—“Por lo que… Hablarte de mí es hacer un propio juicio.
Cuando lo que a mí me gusta, es que me juzguen.”

Era tal vez, esa clase de personas cuya persuasión es tal que hasta con un pestañeo lograba que hicieras cualquier cosa, hasta lo más sucio que pudiera pasar por tu imaginación, tal y como.. ¿Limpiarle los zapatos de charol con la lengua? Esos ojos penetrantes lograban verte hasta los secretos más recónditos de tu existencia, y tal vez… Ese era su juego. Sí, Patrick era un manipulador nato, un buen orador capaz de contradecir lo contrario y poner en orden hasta el puzzle más complejo que pudiera ofrecerle, los cerrojos mentales eran simples suspiros para el par de labios del castaño. ¡Sentía que ese hombre era capaz de proponerse cualquier meta! Tenía la palabra ambición escrita entre las mil pecas que bordeaban su rostro, tornándolo angelical… Aunque de angelical tuviera lo que el propio locutor tenía de casto y puro.

--Apretó los labios, deteniendo la grabación de nuevo. Era difícil completar algo cuando sentía que aquello afectaría al reporte que daría sobre el ser que había entrevistado.

La seguridad que ofrecía el castaño sobre sí mismo era tal, que cualquier palabra que le hubiera dicho, sonaría convincente y tal vez…  ¿Ese era el trabajo que tenía, no? Manipular, jugar, engañar y coquetear era el puro trabajo del demonio que llevaba dentro, de ese abogado del diablo. Al escucharle hablar, pareciera como si no sintiera ningún afecto hacia nada, neutral, suave y a la vez convincente de sus actos. ¡Era puro texto argumentativo! Y ya no solo su forma de gesticular, holgada y pausada, que hacía poner énfasis a lo que había hablado cara a cara con el propio locutor.

Y sin embargo no podía dejar de imaginarle en ámbitos tan estrechos y recónditos. Por lo que había visto y por lo que podía juzgar, aquel hombre seguro que era tan pasional, que llevaba sus fantasías y sus deseos más innatos hasta el extremo de cumplirlos, sí, seguro que era esa clase de hombres tan firmes que, podían hacer cualquier tipo de acto, y si encima te miraba como te miraba, desnudándote con aquellos ojos carmín, apostaba a que cualquiera podría caer rendido ante él. Pues podía hacer una ruda comparación entre aquel hombre que había tenido delante de él durante las horas de la entrevista y de la mismísima Cleopatra; la astucia, la persuasión, la inteligencia comunicativa  y a la vez lo enmarcaban con la sensualidad de unos movimientos sutiles que evocaban que cualquiera cayera en el argumento que daban a razonar, y es así como realmente sentía que aquel hombre, abogado, podía llevar su trabajo a cualquier ámbito terrenal. Tal vez, no por algo se había convertido en uno de los abogados más solicitados de la misma ciudad.

Y aún así, bajo esa mascara de seguridad, daba por hecho que se escondía una persona suave que seguro que tenía una capacidad de amar de forma infinita, --o tal vez era su infecto pensamiento, que no era capaz de razonar más de lo que le daba el cerebro de sí en aquella noche, interpretando las grabaciones.—También podía ser una persona solitaria que adorase el silencio, pero esos ojos, que advertían ser tan buen amante como con un jovial corazón, seguro que arraigaban puro cariño en él. ¿Para quién sería? ¿O cuando lo destaparía? Sin duda si había algo que sí sacase en claro de aquel encuentro, era que debía simplemente conocerlo.

Que para poder seguir su investigación, que para poder colaborar con aquel individuo en algo, debía conocerlo en profundidad, introducirse en la lava de sus ojos.
Adentrarse en los secretos de sus pupilas y llegar hasta el impenetrable camino hacia aquel corazón que se advertía duro como la roca misma.



Lo que le gusta:
- El sexo.

- El sexo de cualquier clase y condición, además le gusta el bondage y cualquier fetiche que se le venga a la mente, de carácter sexual.

-¿Ya dije el sexo?

- Le gusta escuchar a las personas, a pesar de estar solo en la oficina, le gusta saber que está rodeado de personas, de que puede escuchar el bullicio de la población, el ruido de los pub’s y antros de su alrededor, las conversaciones casuales, el sonido de las tapas de los zapatos al andar. Podría decirse que se volvió muy urbanita.

- El color rojo, suele usarlo bastante, sobre todo en las corbatas o en cualquier objeto que le llame la atención, aunque su color predilecto es el negro, sencillamente le resulta elegante a la hora de usarlo en ropas.

-La ropa ajustada, así como la ropa holgada, la de cuero, vestir elegante, en ese sentido podríamos decir que es bastante sencillo; depende del día, así vestirá, aunque para ir a un juicio o una reunión casi siempre suele vestir de traje hecho a medida o bien comprado, nunca informal. Sin embargo cuando ejerce de gigoló viste tal y como le reclaman vestirse, sin importar cómo o con qué.

-Los días nublados que anuncian que va a llover y las tormentas, le gusta ver las descargas eléctricas.

-Es fanático del cine, tiene una gran colección de películas en su apartamento, una pared sola para ello. Le gusta bastante cómo se ha desarrollado el cine hasta hoy en día.

Lo que no le gusta:
- Que le nieguen sexo.

- El mal sexo, obviamente.

- Las mentiras, sobre todo cuando firma contratos, o intentan engañarle con algo que no es y él mismo descubre la verdad, lleva muy mal seguirle la mentira a quien le ha mentido y acaba, casi, echándolo de su vista lo más rápido que pueda.

- El olor del tabaco, no le gusta porque se impregna en la ropa, aunque tampoco le desagrada del todo, es un olor típico de su infancia, quiera o no quiera, siempre le trae recuerdos.

-No se lleva bien informática y le desquicia hacer cosas a ordenador, él es el clásico, prefiere apuntar las cosas a mano, además de que hacen los apuntes de forma más personal y que solo entienda él. ¿Quién dijo que la mala caligrafía era solo de médicos?

- Perder un juicio. Pero eso es algo que hasta ahora nunca ha pasado. ¿Por qué? Porque es un jodido cabrón sin escrúpulos en su trabajo, aunque la idea de llegar a perder alguno, realmente, viene acojonándolo bastante.

Habilidades:
• Sanación acelerada: El poder de recuperarse de heridas o enfermedades, más velozmente que los demás.
• Creación de barreras: Consiste en formar campos de fuerza, con la finalidad de proteger lo que quede dentro de su rango.

• Control del fuego: Creación y manejo del fuego; únicamente debe estar consciente de que el alcance y magnitud de éste, depende del nivel de energía que tenga Patrick.

Debilidades:
• Sanación acelerada: No puede usar ésta habilidad con heridas profundas, tales como, heridas provocadas por objetos que hayan atravesado órganos blandos, como podría ser un pulmón por herida de bala o arma blanca.

• Creación de barreras: Consume una energía corporal abundante, la cual, después durante cualquier ataque repentino, no podría protegerse de nuevo con dicha barrera. Aunque ésta habilidad no la usó demasiado, pues cuando se dio cuenta de que tenía ésta habilidad, ya era un hombre hecho y derecho.

• Control del fuego: En lugares húmedos no puede utilizar dicha habilidad.


Historia general del personaje:
Aquel día sólo podía imaginarme cómo podría haberse labrado una vida tan dura como la que había tenido ese ser, de piel de porcelana, manchada por las miles de estrellas que inundaban sus calidas mejillas. Sólo podía dar pie a una imaginación abrupta y a la vez opaca, donde había luces de neón brillantes, perfumes baratos y el hedor que desprendía el propio cuerpo humano. Sentía que algo se aferraba a mi pecho como el fuego candente y humeante de una fragua, posándose sobre mi helado corazón, ejercienciendo la presión necesaria como para quedarme petrificado al leer de sus labios, anticipar lo que iba a contar y es que esas sonrisas habían calado tan hondo que  siquiera el simple hecho de pensar todo por lo que había pasado, ya hacía de mí un esclavo de sus sentimientos. Los grilletes de las cadenas atadas a su historia arrastraban por el suelo de madera de la habitación, quedándome exhausto tras la dura y pesada carga de semejante losa y sólo al tumbarme sobre la cama, junto al edredón de pluma de oca de su habitáculo, pude contemplar que… Bajo la luz de aquella mirada, su vida no había sido nada más que historias repletas de aventuras, la mía en comparación se volvia suspiros a escapar, humeantes, vaporosos…

Sin duda, escuchar Wham! No estaba permitido para imaginarlo así ¿Verdad?

Su vida, por lo que pude recoger, no fue una vida fácil. Era una de esas vidas que enseñan lecciones para los que desean tomarlas, claro. Pues, sin ir más lejos, aquel hombre narró la vida de una persona que tuvo que sobreponerse a muchas adversidades, que te dan ejemplo del valor y el arrojo. Nació en Las Vegas, Nevada, en el barrio N.28th St, vivía en un burdel de las afueras, donde la comunicación era algo más decente debido a la entrada de camiones de repartidores que paraban en el hostal-burdel, gracias a las llamativas luces de neón, por supuesto, que hacía aumentar la clientela y que por ende, todos y todas las residentes, al parecer, éste personaje al que entrevisté, se crió en un entorno hostil, hijo de un mercader, según le contó su madre, del que ella misma quedó totalmente prendada, esa clase de amor romántico a primera vista que solo existe una vez cada… ¿Cada cuántos años?

El joven se crió junto con otros niños de otros trabajadores del mismo local, acudiendo a una escuela mediocre donde el recreo estaba desgastado de las empuñaduras de las dagas, los puños de hierro y el sabor férreo de la sangre. ¿Quién nunca se había encontrado un diente en un patio de un colegio? ¿Ah? Tal vez, usted no, yo tampoco. Pero las heridas curten la carne, la hacen fuerte, hacen que el lobo, lastimero, aprenda a lamerse las heridas por si solo. Sin embargo  y a pesar de haber crecido en un ambiente hostil, el personaje principal de nuestra historia se sobre puso a todo aquello que obviamente podría propiciar una desventaja para cualquiera. En varias etapas de su vida, desde por ejemplo, su adolescencia, convinó el trabajo (Aunque tuvo varios recesos y recaídas de éste, por los estudios) en los que no solo trabajó en el burdel para colaborar con la renta del mismo, sino también de camarero en algún restaurante de comida rápida, o reponedor de supermercado. Su principal objetivo era estudiar una carrera que pudiera darle una buena vida, una vida de esas de anuncios de navidad, con mesas llenas de comida, con una televisión a la que no tuvieras que golpear por la retransmisión de ésta.


Una vez terminada la carrera de derecho y haberse licenciado en ella, comenzó no solo a moverse por Las vegas en busca de poder vivir del trabajo, sino también promorcionarse a sí mismo, como esas ofertas que ves, que te llaman la atención, como las jodidas luces de aquel antro donde aún residía. Es curioso cómo las personas pueden llegar a levantarse de la misma miseria y formar de esa miseria un gran imperio con el que poder responder y tal vez sea ésta la historia de Patrick. Pues con el tiempo se volvió un abogado solicitado entre varios negocios importantes de su zona, así como por las altas zonas, incluso su nombre fue pronunciado por divorcios de varios Idol’s o estrellas. Al conseguir la fama que él perseguía, decidió trasladarse hasta donde estoy yo, ¿Casualiad que pudiera aprovechar la entrevista para poder no solo, conocerlo más íntimamente? Pues, al parecer buscaba un sitio tranquilo donde habitar, aunque detrás de lo que pudiera hacerme…

¿Habría algún sitio tranquilo para un ser sin alma?

Extras:
Descubrió que era un demonio cuando, una vez, estando en su apartamento, recibió una carta de su progenitor; un demonio que al parecer decidía acostarse y vivir la vida que quería cualquier humano, mancillando y propagando su propia semilla, allá donde veía que podía emerger de él un don. ¿Y qué mejor don que crear un propio demonio, además de abogado? Parecía que el destino de Patrick estaba demasiado bien tejido.

Tiene varios tatuajes alrededor del cuerpo, pero no son por ocultar marcas de maltrato o agresiones varias, no. Tampoco es que tenga muchas, aunque sí que tuvo sus peleas en el colegio e instituto cuando residía en Nevada, pero poco notorias, y las cuales le causan dolencias con el cambio estival.

Casi siempre se le ve acompañado de un reloj en su mano derecha, a pesar de que el reloj debe ser en la izquierda, pues al escribir con la diestra, le molestaría, pero tiene costumbre de escribir y de vez en cuando ver la hora.

Un poco maniático del orden y de los buenos aromas, no verás su apartamento desordenado ni una sola vez, todo por orden, gradiente de colores, tamaño o formas.


Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje:
Artista:Elena Ekrasova.
Personaje: OC

Nombre real del personaje:
OC

Preguntas y respuestas:


Última edición por Patrick Moore el Lun Ene 02, 2017 3:41 pm, editado 1 vez
avatar
Patrick Moore
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Patrick

Mensaje por Shima Hamada el Dom Ene 01, 2017 5:41 am


-Sentimos la tardanza -

Solo un pequeño detalle...

-Gustos: Deben ser 6... diferentes~ Por lo que puedes dejar los que están tal cual (incluyendo los que se repiten), solo agrega dos más para compensar ;)

Cuando corrijas deja un mensaje aqui para revisar nuevamente~

P.D: Feliz año nuevo~

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


♪♫I'm Sexy and i know it♫♪
avatar
Shima Hamada
superior
superior

Mensajes : 364

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Patrick

Mensaje por Patrick Moore el Lun Ene 02, 2017 3:41 pm

Hecho. ~
avatar
Patrick Moore
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Patrick

Mensaje por Shima Hamada el Lun Ene 02, 2017 9:08 pm


_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


♪♫I'm Sexy and i know it♫♪
avatar
Shima Hamada
superior
superior

Mensajes : 364

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Patrick

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.