Hedoné

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hedoné

Mensaje por Hedoné el Mar Dic 20, 2016 2:59 am

Nombre: Su verdadero nombre es Agares; sin embargo, en la tierra, y por ende en las ciudades donde ha vivido su larga existencia, se le conoce con el nombre de Hedoné.

Raza: Demonio.

Edad: Incalculable. Sin embargo, su apariencia física le hace rondar cerca de los 27 años.

Materia que imparte: Angelología.

Descripción física:

Hedoné, como prefiere llamarse a sí mismo, es un hombre descaradamente atractivo. Nacido como un demonio y siendo un Duque entre estos, es alto (exactamente 1.92 cm de estatura) y de una tersa piel oscura. Posee un desordenado cabello de color negro, sedoso al tacto y que a primera impresión parece corto aunque en realidad es largo pues le llega hasta media espalda; sin embargo, al ser muy delicado puede atarlo en una coleta que fácilmente pasa desapercibida. Sus ojos almendrados son de color verde, aunque cuando se enfada o está maldiciendo a alguien, pueden adquirir un profundo tono rojo que le ayuda a cumplir su labor. De nariz recta y labios gruesos y sonrisa perfectamente alineada y blanca, posee un rostro con el que fácilmente podría volverse modelo de revista. Su cuerpo está lleno de perforaciones, entre las cuales destaca la que tiene en lóbulo derecho y la de su lengua. También posee cinco tatuajes en tinta dorada: el primero, el que rodea su cuello, lo señala como demonio. El segundo, que abarca toda su espalda, es su símbolo personal que lo señala como Duque del Infierno. El tercero es un pacto que ha labrado con un demonio y los últimos dos fueron hechos por simple placer.

Una característica especial de Hedoné es su aroma; quienes no están enterados de su posición como demonio, a menudo piensan que es una loción bastante peculiar: cada vez que está cerca, se desprende un notorio aroma a sándalo. De esta manera, Hedoné puede conseguir que muchas personas se tranquilicen y puedan confiar en él. También, físicamente, aunque a simple vista parezca delgado, se trata de alguien cuya complexión está bastante trabajada, pues cada músculo de su cuerpo está marcado y adora que sea así.  

Imagen:
Yep ;):




¿Uke, Suke o Seme?: Seme.

Personalidad:

Tranquilo, seductor y poseedor de un negro y terrible sentido del humor. Estas son las tres cualidades que engloban la personalidad de Hedoné. Como demonio, no tiene concepto del orden o de lo que es moralmente correcto o no. Sin embargo, le gusta que existan las normas, que continúen fluyendo y que la humanidad continúe restrigiéndose en ellas, para que así él pueda continuar incitando a romperlas. No obstante, y a pesar de este evidente desagrado hacia ello que podría hacerlo parecer descarado, Hedoné no es un ser impulsivo o extravagante. Es una persona tranquila, más no tímida. No es coqueto, pero sabe seducir con una simple mirada. Él no necesita conversaciones profundas o charlas intensas para que las personas que él quiere bajo su poder le digan que sí. Simplemente las tomas y obtiene de ellas lo que necesita, ya sea bueno o malo. 

También es sincero. Tanto que casi todas sus palabras están bañadas de humor negro. Además, y siendo coherente con esto, se trata de alguien que no tiene tapujos en las palabras y en la forma de dirigirse a alguien. No es diplomático, por lo que si quiere que una persona le pertenezca, lo dirá, de la misma manera en la que jamás se callará si alguien le desagrada. Para la percepción de otras personas, esto puede hacerlo alguien irritante o grosero. No lo es. Para Hedoné, es simple practicidad. 

Tiene una profunda fascinación hacia las palabras. Por lo tanto, es fácil encontrarlo embobado hacia la música o a las historias de amor trágico. Le gustan los crímenes que los corazones apasionados son capaces de hacer, por lo que si alguien es psicótico, le gusta poner su grano de arena y enloquecer a las persona. Adora destrozar orgullos por cosas ridículas y, sobre todo, es una demonio que sabe que lo desea. La paciencia es una de sus mayores virtudes.

Lo que le gusta:

❅Comer. Encuentra en la comida un placer indescriptible. Cree que la gula es uno de los pecados más excitantes del mundo.
❅Las arañas. Le gustan todo tipo de arañas y de hecho, tiene varias extremadamente venenosas en su habitación. Son sus pequeñas mascotas.
❅La ópera, por ser tan dramática, tan dolida, tan sangrienta.  Le gusta el amor en su forma más trágica. Los asesinatos pasionales.
❅El sexo, por supuesto. Es un desviado sexual, más no escoge a cualquiera. Es delicado para escoger a sus amantes, de la misma manera en la que lo es para escoger a quién compartir sus conocimientos.
❅El verano, el calor, los pecados que se desarrollan por esto.
❅Los trenes. Por alguna razón, le encanta viajar en ellos.
❅La novela “Lolita.”
❅Los amaneceres, aunque nunca los ve. No es alguien madrugador.
❅Hacer pactos con los humanos. Nunca deja de sorprenderle lo que son capaces de hacer las personas con tal de tener (o mantener) las cosas más insignificantes posibles.
❅Los árboles de cerezo. “El rosado de los cerezos se debe a la sangre de los cadáveres que están enterrados debajo de él.”
❅Las tormentas, sobre todo las de nieve.

Lo que no le gusta:
❅Que invoquen mal a los demonios o que no puedan pronunciar bien sus nombres. Ya podrían estar invocándolo a él o al demonio de los panqués asesinos.
❅Las leyes que pretenden regular los comportamientos humanos.
❅Los semáforos.
❅Las corbatas en los trajes. ¿Corbatines? Eso sí. ¿Corbatas? Para nada.
❅Las cosas extremadamente empalagosas; él, en ese sentido, prefiere las cosas saladas.
❅Los arcángeles, especialmente Uriel, por ser un reprimido total, un amargado y un perrito faldero.
❅Los programas de chismes en la televisión.
❅Aquellos que ven la vida en colores arcoíris. Las personas que ven todo de una manera extremadamente positiva le parecen verdaderos ángeles noños a los que detesta.
❅La voz del pato Donald. En serio, ¿alguien siquiera puede entenderle a esa malnacida creación de Disney?
❅Uriel, básicamente.

Habilidades:

-Al ser un Duque, tiene la capacidad de controlar uno de los elementos básicos. En su caso la tierra, por lo que puede crear principalmente terremotos.
-Tiene la capacidad de transformarse en un caballo de color negro, cuya apariencia, lejos de ser hermosa, es escalofriante.
-Pyrokinesis, Natural en los demonios, puede controlar el fuego, provocando suaves llamaradas hasta terribles incendios.
-Pactos. Los principales pactos que como demonio Hedoné puede hacer se basan sobre todo, en fugitivos. En huir de condenas o de aquello que atormenta o culpa a otras.

Debilidades:

-Estos terremotos no son muy fuertes. Son capaces de desestabilizar, pero propiamente no podrían, por ejemplo, destruir algún edificio. Se limita a saber cuándo usarlos.
-El transformarse en el mundo mortal consume una buena cantidad de energía, por lo tanto, esto es algo que utiliza cuando hay una pelea de por medio.
-El fuego en el mundo mortal es diferente al infernal. Es más caprichoso y voluble, por haber sido manipulado por mortales. Si quiere crear verdadero daño, tiene que convocar fuego infernal, lo que supone un gran desgaste.
-Sus pactos son estrechamente vigilados porque, si de alguna manera, estos resultaran ser benéficos, podría el pacto actuar en su contra.


Historia general del personaje:

En un principio, cuando el infierno era su hogar y su nombre era Agares, fue uno de los Duques del Infierno que controlaban la región oriente y cuyas legiones de servidores eran incontables. Era el señor demoníaco de los fugitivos. Desde que nació, encontró placer en dar a la humanidad, y a todos los seres que se atravesaran en su camino, expresiones inmorales y pecados llenos de sensualidad. A cambio de satisfacer cada una de sus necesidades, caprichos y deseos, Agares concedía los conocimientos necesarios sobre las lenguas, al ser el portador de estas. Al igual que la Torre de Babel, Agares es una fuente infinita de idiomas, desde los más inocentes hasta los más prohibidos. Es él quien crea el idioma entre los hermanos gemelos. Una vida reconfortante, placentera y fácil, pues poseía la facilidad de que los más altos mandos cayeran, de que los hombres importantes se hundieran en la miseria. Una vida que probablemente hubiese seguido de esa manera, hasta que los ángeles comenzaron su rebelión contra el señor de los cielos.

Agares, al igual que cientos de demonios, ayudaron a propiciar la caída de los ángeles. Entre susurros sensuales, convencieron a los guerreros de Dios sobre los placeres carnales, conocimientos humanos y el más delicioso de los pecados: el amor en su forma más vulgar. El amor sexual, el placer desquiciante, la obsesión hacia otros; el amor enfermizo. Sin embargo, y al igual que todos los demonios, para Agares su ambición más grande era hacer caer a uno de los arcángeles. ¿Su elegido? Uriel.

Agares, por supuesto, no era estúpido. Aún siendo Duque, sabía que enfrentar a Uriel directamente no era un plan correcto. No obstante, él tenía toda la paciencia del mundo, había existido toda una eternidad siendo paciente,  inclusive si al crear un plan este se cumpliese  a cuentagotas. La rebelión, la gran guerra que ocurrió en el cielo, le dio a Agares la oportunidad perfecta para mover los hilos y propiciar la caída de Uriel, y no porque él quisiera proclamar que él había llevado a la caída a un arcángel, sino por el simple hecho de verlo completamente humillado. Uriel, con su existencia, con su orgullo, con su personalidad, era el tipo de criatura que Agares naturalmente odiaba. El verlo sufrir, sin importar por parte de quién o cuál fuese el método, sería algo que disfrutaría. Por eso vigiló sus pasos, por eso hizo a caer a ángeles, escalando en silencio, tejiendo redes y finalmente encontrando el punto que sería la ruptura eterna de Uriel: se enteró de la existencia de  Zariel y su dura condena.

Saber de Zariel, de su pecado y del lugar en donde estaba castigado le tomó tiempo, sangre, pecados y muertes de sus sirvientes, pero al final lo consiguió. Por supuesto, Uriel no le había puesto el camino sencillo, y cada obstáculo era una excitación más para él. Agares se relamió los labios, porque si existía alguien que podía destrozar el orgullo de Uriel era él, como demonio de los fugitivos. Si había un método capaz de hacer que el arcángel perdiera su cordura era, simplemente, liberar a Zariel.

Eso fue exactamente lo que Agares hizo. Tomó a Zariel, lo obligó a ponerse de pie y lo llevó a una cabaña, donde compartió con él unos breves días. Excitado por la crueldad de Uriel que había obligado a Zariel a cambiar, Agares tomó el cuerpo de Zariel una y otra vez, en encuentros sexuales salvajes y violentos. Era su recompensa, era la deuda eterna que Zariel tendría con él y que cuando se se aburriera, Agares regresaría a reclamar cuantas veces fuese quisiera. Después de todo,  Zariel tenía un gran potencial. En estos breves días de estancia que Agares compartió con Zariel, pudo comprender su castigo y al ser él quien dominaba los idiomas del mundo, le enseñó a Zariel lo básico del Lenguaje de Señas Americano. Otra deuda más a su larga lista.

Aunque Agares no volvió, al menos físicamente, a estar junto con Zariel, vigiló cada uno de sus pasos, ayudando indirectamente en su avance. Si Uriel odiaba a Zariel, Agares automáticamente acunaría a este bajo sus brazos y su cuidado. Sin embargo, esperando que Uriel llegase pronto buscando la condena eterna a su fugitivo, Agares volvió a la tierra. El mundo humano no le era desconocido. Después de todo, él había mostrado a miles de humanos la lujuria por el conocimiento y el placer sexual. Él había hecho que hombres poderosos como Hitler se suicidaran bajo sus órdenes. De esta manera, para Agares fue fácil volver a adaptarse bajo el nombre que lo había coronado en cada uno de sus pasos en el mundo de los mortales: Hedoné.

Sabiendo donde estaba Zariel, pero sin ver necesario abordarlo hasta que fuese necesario, se instaló en Diamond City, optando trabajar como profesor en el famoso internado Hayate. Como una muestra más de su negro sentido del humor y de la pasión que siente hacia el conocimiento, se postuló para dar clases de Angelología, misma que imparte con verdadero placer, sobre todo cuando se trata de hacer quedar mal a Uriel.  

Ahora, bajo el nombre de Hedoné,es un profesor tranquilo que no le teme a nada y que espera pacientemente por el día en el que se encuentre una vez más con Zariel y Uriel para continuar con su destino.

Extras:

-Como profesor, Hedoné es estricto. Cree fervientemente que el conocimiento ayuda a alejarse de las creencias que se imponen en el cielo.
-Es fanático de las películas de Pixar y sus conspiraciones y significados ocultos. De hecho, sus personajes favoritos son Wall-E y EVA.
-Lee los mangas de CLAMP.
-Se burla de los fanáticos religiosos afirmando que Pokémon Go es fruto de un pacto con un demonio y que Pikachu incita a la lujuria homosexual.
-No puede pasar mucho tiempo sin tener relaciones sexuales. Sin embargo, suele elegir cada ciertos meses a quien será su víctima favorita para ello; generalmente humanos, para después asesinarlos.


Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje: Nessa no Rakuen.

Nombre real del personaje: Hakim Rushdie.

Preguntas y respuestas:
avatar
Hedoné
profesor
profesor

Mensajes : 16

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hedoné

Mensaje por Erik Wickham el Miér Dic 21, 2016 5:33 pm

FICHA ACEPTADA

No olvide firmar el registro de personajes ocupados y enseguida se le dará color.

Bienvenido a Hayate School, disfrute su estadía.

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


Hablo •#990000 - Pienso •#993333 - Actúo

Don't let yourself down, don't let yourself go.

Thankies ♡ J
avatar
Erik Wickham
superior
superior

Mensajes : 470

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.