Athan Harrison [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Athan Harrison [ID]

Mensaje por Athan H. el Miér Nov 30, 2016 12:51 am

Nombre: Athan Harrison.

Raza: Humano.

Edad: 22 años.

Ocupación: Artista independiente.

Descripción física: Athan alcanza el 1,79 centímetros y un peso aproximado de 68 kilógramos; sus quehaceres diarios no requieren de una actividad física activa, pero su cuerpo se mantiene en forma por simple genética. Su espalda relativamente ancha, sus caderas estrechas y sus largas extremidades le otorgan un porte elegante, distinguido, caracterizando cada movimiento que efectúa.

Sus facciones se caracterizan por ser finas, pero sin dejar de lado su masculinidad. Nariz recta y respingada, labios uniformes pero voluptuosos, ojos de una tonalidad azul casi irreal, como si se tratasen de un pozo de agua cristalina, sin fondo, enmarcados por cejas perfectamente perfiladas, y abundantes pestañas que no hacen más que resaltar el color de sus iris, quienes toman una pigmentación más luminosa al rodear la pupila.

Posee el cabello rubio, resplandeciente, sin rastro de rizos, totalmente lacio. Cae sin remordimientos por la zona superior de su rostro, ocultando su frente de manera parcial, sus puntas doradas, finalmente, se desmoronan sutilmente en la zona inferior de su cejas, otorgándole un aspecto rebelde, alocado y juvenil, sumamente acorde a su edad.  El tono claro de su cabello destaca su tez nítida, la cual roza la palidez, casi sin imperfección alguna.

Imagen:
Spoiler:


¿Uke, Suke o Seme?: Suke.

Personalidad:   Debido a la forma en que lo han criado, Athan tiene una dificultad para desenvolverse en lugares con multitudes: Completamente centrado en el arte durante toda su vida, el joven artista nunca aprendió a ser una persona sociable. Pero esto no quiere decir que no sea capaz de  entablar conversaciones amistosas o realizar largas y amenas conversaciones sobre cosas que sean de su agrado.

No posee relaciones estrechas de carácter amistoso o  romántico por un profundo pánico de establecer lazos con alguien debido a la tóxica relación fraternal que experimentó durante la mayoría de su vida. Debido a esto, suele ser bastante distante, sin permitir que  las personas lo conozcan realmente; su interacción siempre se limita al plano sexual, donde chicos y chicas se han entregado al placer de su cuerpo y su atractivo. Athan goza del sexo por el mero hecho de que sirve para liberar estrés: Las relaciones sexuales son para él una agradable rutina que no le brinda  el gran placer que a la mayoría  pero que, de alguna forma, logra  disfrutar con frecuencia.

Por culpa de su perfeccionismo, gran responsabilidad y  a su inteligencia,  suele mantenerse estresado constantemente por cosas que para una persona sana podrían ser consideradas absurdas, pero que para Athan son fundamentales. Esto se puede apreciar claramente en sus cuadros, los cuales poseen hasta el más mínimo detalle calculado.

Por los constantes traumas de la infancia como la  presión y tortura psicológica de su padre, el estrés constante y  su constante tensión, Athan  desarrolló brotes psicóticos, una extraña enfermedad de carácter psiquiátrica  que se destaca por una ruptura temporal de la realidad  donde el paciente no  tiene  total consciencia de las cosas que realiza durante dicho periodo ,confundiendo el mundo real con el ficticio. Esta enfermedad ha repercutido intensamente en Athan, pero por paranoia y  por no querer compartir sus extraños y, cada vez más frecuentes pensamientos sin sentido con otros, prefiere abstenerse de tratamientos y hospitales, refugiándose en su arte y plasmando toda su desesperación en ella.

A pesar de  su falta de medicación, Athan se esfuerza por mantenerse dentro de la realidad  trabajando a tiempo parcial en una cafetería vintage donde, con amabilidad sobre esforzada  se mezcla entre las personas y , al menos por aquellos periodos, se siente como una persona normal.


Lo que le gusta:
- El Arte: pintura, música y teatro.
- El café.
- Los relojes.
- Salir a caminar solo.
- Las rosas rojas.
- El sexo.
- El alcohol.
- Los cigarrillos.


Lo que no le gusta:
- Los perros.
- Los hospitales.
- Las matemáticas.
- Los dulces.
- Que le tomen fotografías.
- El Whisky.
- Lugares con muchas personas.
- Las personas ruidosas.

Habilidades:  
- Es un gran artista, por lo que puede realizar casi cualquier estilo de pintura.
- Elabora un buen café. Sabe realizar arte latte.
- Tiene una gran capacidad de montar y desmontar aparatos tecnológicos.

Debilidades:
- Es demasiado perfeccionista al pintar.
- No puede beber café con leche, ya que es intolerante a la lactosa.
- Lo puede hacer perfectamente sólo cuando está concentrado, si no lo está, suele ser inconstante.

Historia general del personaje:

Alaska Regional Hospital, Alaska, Estados Unidos.

La familia Harrison espera impacientemente la llegada del primer descendiente varón de la consolidada pareja y, probablemente el último, rompiendo la racha femenina de años. El patriarca del núcleo familiar desborda felicidad por cada poro de su piel, sabe perfectamente que nadie le arrebatará el derecho de moldear a su hijo a su imagen y semejanza. Será el sucesor de tres hermanas, Lucy de 2 años, Annie de 3 y Elena de 5, quienes le esperan con ansias, dentro de lo que logran razonar a tan corta edad.

Un par de horas después, cuando el amanecer se hubo desvanecido, Athan Harrison abandona el confortable espacio que le otorgaba el vientre materno, para aterrizar sobre el inquietante mundo que desde ahora será su nuevo hogar. Sus ojos grandes, de una tonalidad azul casi irreal, se abren para confirmar su estadía en aquel caos, y exclaman a gritos “aquí estoy, he llegado.”

Años después.

David Harrison, dedicó cada milésima de su miserable tiempo para inculcarle a su hijo, desde que tuvo uso de la razón, su gran sueño frustrado, el irrefrenable pero desvalorado camino del arte. Sin embargo, la pasión era algo que Athan llevaba predispuesto; tenía una habilidad envidiable para cualquier entendido del tema, una gracia única, un don inigualable a sus  cortos siete años de vida.
Su padre le enseñó cada técnica existente, presionándolo hasta el cansancio para que la imitara a la perfección, sin darle cabida al error o era castigado duramente. Más que una represalia física, David perjudicaba gravemente la psiquis de su hijo con  palabrería llana y cruel; si bien, el hombre frustrado le instruyó con todo lo relacionado al arte, que era lo que a su descendiente le entusiasmaba, no lo hizo con la finalidad de ser una capacidad sana, sino todo lo contrario, le obligó a aprenderlo sólo para ganar, para saciar su irreparable  y frustrada carrera en el mundo artístico  y sentirse satisfecho con su vida de una buena vez. Ejerció un dominio despótico y tiránico sobre su pupilo para convertirlo en su propia obra.  Le inculcó el malsano miedo al fracaso.

Todo aquel aprendizaje castigado con maltrato psicológico se llevaba a cabo dentro de un contexto donde David Harrison era dueño y señor de su casa, sus órdenes eran ley, y pobre aquel que se atreviera a interponerse. Alice Harrison, esposa y madre, no podía estar más sometida por la autoridad de su marido; al igual que todos los demás integrantes de aquella familia, sin tener voz ni voto a la hora de tomar decisiones importantes y decisivas. Prácticamente, era una madre ausente, y sus hijas seguían por el mismo camino. Más de lo mismo para esas inofensivas niñas que pedían a gritos un poco de libertad, de vida.

La familia cumple un rol fundamental en la supervivencia y desarrollo de las personas, y eso es otra de las cosas que David se encargó de gravar profundamente a cada uno de sus hijos. “Sin familia no sois nada”, solía decirles. Y verdaderamente, era cierto: ellos no tenían a nadie más excepto a ellos mismos. Sus hijos no tenían más interacción social que la que tenían dentro del desequilibrado núcleo familiar.

A la edad de 11 años, Athan se coronó como el mejor dentro de un concurso propiciado por su institución educacional al enseñar una de sus metódicas pero intensas pinturas, dejando prendado a otro amante del arte, el profesor Martiss. El profesor Martiss intentó acercarse al padre  del misterioso niño prodigio, con todas las intenciones de enseñarle y compartir de la pasión que ambos disfrutaban como si no hubiera nada más, pero no obtuvo otra respuesta que el rechazo, sin embargo, David pareció recapacitar y al cabo de unos días dejó a su hijo a disposición de aquel pintor independiente, con quien forjó una relación sumamente estrecha.

Durante el transcurso de su adolescencia, Athan recibió múltiples invitaciones para poder estudiar fuera del país, pero su padre se encargó de decidir por él, y rehusar cada una de ellas. Athan vivía siempre al borde  de quebrarse, observando como un triste espectador de su propia vida como su padre  manipulaba y forjaba su camino en base a sus decisiones , frustrándolo y atormentándolo por no tener la facultad de por fin decidir , al menos, pequeñas cosas como con quién relacionarse o cómo vestir.

Athan vivía al borde de la angustia y la agonía cada día, y podía sentir en lo más profundo de su ser como las cuerdas de su interior se desgastaban cada vez más.

Al cumplir los 18 años, el joven prodigio recibió una inesperada carta desde Alma mater studiorum,  una reconocida universidad Italiana con una facultad de artes fundada en la edad media. Esta universidad tenía gran renombre a nivel mundial, por lo que recibir una beca desde ese remitente era prácticamente imposible, una oportunidad que no se debía rechazar.

Pero el padre de Athan se mantuvo inflexible ante la idea de que su hijo abandonara Alaska alguna vez en su vida: Athan debía permanecer en el seno de su familia, protegido en su origen y, accediendo siempre, a las decisiones de su padre.

En el momento que Athan observó como su padre se negaba rotundamente ante la idea de aceptar la beca mientras rompía  la carta frente a sus ojos, algo  surgió dentro de él. Surgió la idea de renunciar a su vida sumisa  y, por fin, de tomar las riendas de su vida. Por lo que enfrentó a su padre: se abalanzó sobre él,  consumido por la rabia, para golpearlo sin gran control, como si toda la frustración de sus 18 años de vida se hubiera acumulado hasta dicho momento.

Al día siguiente, Athan abandonó su casa, dejando atrás a sus hermanas, a su madre y a su padre. Diciéndole adiós a aquella nevada ciudad que, probablemente, nunca más volvería a ver en su vida.
3 años más tarde, los estudios de Athan  en Italia han avanzado mejor de lo que esperaban sus profesores, incluso, lo consideran el mejor estudiante que han tenido en mucho tiempo, por lo que, constantemente, le exigen el doble, intentando  sacar el máximo provecho a ese diamante que estaba siendo pulido para convertirse en una preciosa joya.

El estudiante estrella  y sus cuadros comenzaron a volverse populares, pero Athan nunca acostumbró recibir demasiada atención  y, mucho menos, relacionarse con tantas personas. Debido a esto, comienza a firmar sus cuadros bajo el seudónimo de “Hermes”, el dios griego que da alusión a la trasmisión de mensajes  con significados ocultos.

Porque todos sus cuadros tienen un significado de trasfondo, un significado oculto que pocos lograban descubrir. Siguen un bello patrón, uno que se puede claramente distinguir sin tener, necesariamente, una mirada experta. Los colores claros y la iluminación perfecta son su sello distintivo; múltiples coleccionistas se han cautivado por sus cuadros, por lo que, inesperadamente,  comienza a ganar dinero a partir de ellos.

Pero hay algunas pinturas que no parecen ser hechas por Athan: algunas pinturas tienen formas abstractas, colores oscuros y trazos desiguales. Parecen estar hechos por otra persona, como si dentro del mismo Athan  surgiera otro, alguien sombrío e incomprendido.

Y estos “lapsus” han comenzado a frecuentarse más, provocando la preocupación de sus profesores.

La joven promesa pasa por alto los cambios de su personalidad, dejándolo en el olvido, pues se encuentra en el mejor momento de su carrera; una conocida organizadora e inversionista se fija en el destacado talento de Athan, y le propone alquilar una galería para exponer sus cuadros y venderlos, él acepta. Desconocía que la presión ejercida por la mujer le descolocaría de tal manera, llevándolo al precipicio, a punto de caer al pozo del estrés en su máxima expresión, de ahogarse en él. Fue justamente aquel hecho el que le hizo desconectar completamente de la realidad, en el que muere el Athan  al que todos conocen, para darle vida a otro completamente diferente, imprudente, inconsciente. Resurge como el Athan trastornado, completamente dominado por un brutal brote psicótico. Desconoce lo que hizo aquella noche, tan fuera de sí.

Al día siguiente, el joven se replantea su vida, sabe que tiene un problema, pero decide ignorarlo, no afrontarlo, quedándose en la absoluta ignorancia. Toma la decisión que nunca pensó que tomaría, y abandona sus estudios en Italia, abandona el lugar que le permitió perfeccionar sus técnicas, y vuelve a Estados Unidos. No a Alaska, tiene claro que no será bien recibido a su familia, sino a Diamond City, lugar del que era conocedor hace tiempo atrás. Con ayuda del dinero que recaudó por la venta de sus cuadros, compra un pequeño departamento en el centro de la ciudad, el cual cuenta con su propio estudio. Ahí pretende seguir haciendo su vida lo más normal que pueda, lo que no sabe es que los brotes psicóticos seguirán apareciendo, cada vez más constantes, más intensos.

Extras: Trabaja en una cafetería a tiempo parcial para no sentirse tan encerrado por el estudio.

Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje: Totally captivated

Nombre real del personaje: Ewon Jung.


Athan H.
ciudadano
ciudadano

Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Athan Harrison [ID]

Mensaje por Shima Hamada el Miér Nov 30, 2016 3:20 pm



_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


♪♫I'm Sexy and i know it♫♪

Shima Hamada
superior
superior

Mensajes : 345

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.