[ID] Samekichi Ishida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ID] Samekichi Ishida

Mensaje por Samekichi Ishida el Miér Feb 17, 2016 7:38 pm

Nombre: Samekichi Ishida

  Raza: Humano

  Edad: 17

  Año al que pertenece: Tercero

  Materia que imparte: --

  Cargo a ejercer: --

  Ocupación: --

  Relacionado con:

  Descripción física: Con unos gélidos orbes color celeste claro, este rubio tiene en claro que es algo menudo para su edad, aunque la altura lo compense, con 1.70 m de estatura.
Como ya se mencionó, posee un cuerpo bastante delgado, dándole cierta apariencia de fragilidad, pero se disimula un poco con la actitud de "puedo valerme por mi cuenta". Por alguna razón desconocida el universo le compensó la mala vida con un metabolismo ectomorfo, así que haga lo que haga será un eterno flaquito.
Su cabellera es indomable si no se cuenta con un buen arsenal de fijadores de cabello, motivo por el cual es raro ver su cabello ordenado (y aún así, procura cepillarlo).
Suele usar camisetas de manga corta abiertas con camisas de tirantes abajo, ya que le agrada ese estilo entre formal y casual que le confiere. Tampoco es raro verle usando chaquetas de cuero, y ocasionalmente, referencias a su lado friki con estampados diversos de videojuegos varios. Lo mismo pasa con algunas referencias a series o bandas. Otro estampado usual, es el de la Union Jack (le tiene cierta manía por su madre, siempre le contaba anécdotas del país dueño de la bandera). Tiene perforada la oreja izquierda, pero procura no usarlo frente a su tía o en clases.
Tiene una cicatriz en la parte de la espalda. Fue provocada en un "accidente" por su "hermano" mayor cuando estaban en la piscina.

  Imagen:
Spoiler:




  ¿Uke, Suke o Seme?: Suke

  Personalidad: La primera impresión que suele dar, es la de ser un malhumorado. Basta con ver ese semblante serio que se carga siempre. Pero conociéndolo bien, uno puede darse cuenta de que... En efecto, es serio. La razón, es que Samekichi fue obligado a madurar antes de tiempo, por situaciones diversas.
Sin embargo, cuando entra en confianza, es capaz de relajarse un poco y dejarse ser, dejando ver una faceta libertina y juvenil.
Puede llegar a pensar como un maestro de ajedrés y podría dar a veces la impresión de que va un paso por delante de las circunstancias, teniendo planes de respaldo.
Es amante del humor negro y pesado, y a veces un genio de la actuación macabra, dejando ver un gusto por el gore y cosas de terror. Hablando de terror, posee unos nervios de acero para todo lo relacionado a ello, es más, es fan del terror. La única razón por la que adora Halloween es porque puede ver terror a su gusto y con justificación suficiente. Y puede volarle el seso a los zombies sin problemas.
Lo que odia con toda su alma, es dejar ver su lado depresivo. Por herencia de su madre, terminó enfermo de esa horrenda enfermedad, desde su propia perspectiva, que con los sucesos varios de su vida, no ha hecho más que empeorar, a tal grado que depende en una buena parte de las "milagrosas" pastillas que hacen ver las cosas de una forma "mejor".
Puede llegar a tener un lado sádico, disfrutando de ver el sufrimiento ajeno, o riéndose del mismo, aunque a veces lo ocasiona, es su forma de "cariño" en ocasiones (ejemplo: meter el pie, dar golpes con libros de la nada, tirar de las mejillas, etc.).
Es bastante ocurrente y creativo con los insultos, dicho sea de paso, y puede llegar a tener un lado pervertido, que sólo deja salir con la gente con quien se siente cómodo haciéndolo, lo mismo con los dobles sentidos, haciendo bromas de ello.
Le cuesta demasiado abrirse emocionalmente hablando o confiar en las personas, razón por la que nunca habla realmente de sí mismo, siempre evitando hablar de cómo se siente realmente. Siempre te contará de cómo le ha ido, sus gustos o cosas por el estilo, pero necesitas ganarte su confianza para lograr hacer que diga por su cuenta cómo se siente. Pero, cuando logran llegar al "núcleo", podrán darse cuenta de que es un chico bastante perdido y que necesita desesperadamente algo a lo que aferrarse en medio de la tempestad que es... Y también, a una persona que (muy tontamente, a parecer propio) se preocupa en realidad mucho por quienes le importan.

  Lo que le gusta:

  • Los gatos, en especial los de color negro o atigrados
  • El rock y cualquiera de sus variantes
  • El tirar abajo sistemas de seguridad electrónicos, sólo por diversión
  • Programar juegos
  • Tocar música ya sea en su guitarra o teclado
  • Los MMORPG
  • Pasear en skateboard
  • Palomitas con chocolate (?)
  • No cocinar. No es que lo haga mal, es que da pereza
  • Ahorrar energías
  • La lógica
  • Tener planes de acción
  • Cualquier bebida helada
  • El frío
  • Asustar a la gente
  • Todo lo relacionado al terror y suspenso
  • Los encriptados. Puede pasarse horas resolviendo mensajes encriptados o aprendiendo formas de encriptar
  • Todo lo relacionado al ocultismo y sociedades secretas
  • Dibujar
  • Desarrollar juegos por completo
  • Salir a caminar a dónde sus pies lo lleven por las noches
  • La astronomía
  • Las azoteas o lugares altos
  • Leer
  • Los columpios
  • Atracciones de parques extremas
  • Los cuervos
  • Las sombras
  • La comida rápida


  Lo que no le gusta:

  • La tarea
  • El calor
  • Las bebidas calientes
  • Madrugar
  • Lugares sin aire acondicionado
  • Las cosas demasiado azucaradas
  • El hablar de sí mismo
  • Hablar del pasado
  • Su padre
  • Trabajo en equipo
  • Tener que cocinar
  • Sitios con mucha gente
  • La gente ruidosa
  • La gente infantil
  • Estar solo, aunque nunca lo admita
  • Las cosas amargas, las tolera, pero no mucho
  • Refresco de color oscuro
  • Las pastillas
  • A veces, él mismo
  • Sentirse depresivo
  • Leer cosas de la escuela
  • Los deportes
  • El alcohol


  Habilidades:

  • Un genio en la programación. Puede aprender rápidamente idiomas de programación, así como tirar códigos complicados, llegando al rango de hacker.
  • Tiene memoria fotográfica, no necesita estudiar gracias a ello, y recuerda muy bien las caras.
  • No le gusta presumirlo, pero tiene don en la natación, el único deporte que le gusta.
  • Se le da bien componer música, no es raro verle tarareando tonadas nuevas de la nada.


  Debilidades:

  • Pese a que podría ser el mejor de la clase gracias a su memoria, pero no presta demasiada atención a las clases, lo que suele perjudicarle en las calificaciones.
  • Pésimo para socializar. Socializa más una alga que él.
  • Si no conoce algo de programación, no continúa adelante. Prefiere dejar las cosas a medias a joder el sistema accidentalemente, lo que a veces le arruina sus trabajos de hacker.
  • Aunque tiene don en el nado, no es muy hábil ya que no lo pratica a menudo por una simple razón: flojera.


  Historia general del personaje:
Un accidente. Eso fue desde el principio. Su padre, un día ebrio, terminó por propasarse con su madre, siendo que estaba casado con la hermana de ésta. Su madre se guardó el secreto por años, temerosa de destrozar a su hermana con la verdad, y fingió en su momento, que el niño que llevaba en el vientre era de un desconocido, resultado de una noche de copas fuera de control. Nada más alejado de la dura realidad.
Durante años el secreto fue guardado, y Samekichi creció entre sus dos "primos", quien en un inicio, lo creían eso, un primo. Dulce mentira que sirvió para que estuviesen cerca de él una temporada. Jugaban con él, lo invitaban a dormir, a los cumpleaños, salidas ocasionales era casi como su hermano, casi. El verdadero padre no le quitaba el ojo de encima, siempre vigilante de forma discreta, siempre intercambiando palabras a escondidas con su madre, le mantuvo todo el tiempo como el bastardo que era. A veces hablaba con él. Vagamente, pese a lo pequeño que era, comenzó a darse una idea de qué pasaba.
La mentira se fue al traste, en un cumpleaños del niño, el décimo. La que descubrió la farsa fue la tía. Su querídisima tía Suzune encontró a su marido, Makoto, intercambiando palabras de contenido comprometedor sobre el origen de Samekichi con su hermana menor. Ella sólo tuvo que atar los cabos sueltos y la verdad se formó frente a ella.
Fue el peor cumpleaños que había tenido en su vida. Su madre lloraba mientras su hermana le gritaba cosas horrendas y despiadadas. Inclusive le golpeó. Su padre trató de calmar el asunto, pero sólo empeoró las cosas, haciendo que su madre recibiese una buena abofetada. Tuvo que salir corriendo de su propia casa, siguiendo a su madre.
Se refugiaron en casa de una amiga de su madre por un par de semanas. Para cuando volvieron a su propia casa, se enteraron de que el matrimonio de su tía se había ido al carajo, y se estaba divorciando de su padre. Cuando logró ver a sus primos de nuevo, el odio del mayor de los mismos no tenía nombrel. Si bien, antes le defendía de todos quienes quisieran molestarle, ahora, le daba la golpiza de su vida porque lo culpaba del hecho de que sus padres se separaran, llamándole de formas horrendas, con la severidad de un adulto que se sentía traicionado. Fue salvado por su otro medio hermano, un año menor que el propio Samekichi, siempre bondadoso pese a todo. De alguna forma u otra, entendía que era culpa de los adultos, no del niño. Se las apañó para separar al demonio en que se había convertido su hermano mayor del pobre chico. Lo que le dolió del asunto, no fueron los golpes, sino, aquellas armas aflidas, deslumbradoras, conocidas como "palabras".
"Nunca debiste haber nacido, pedazo de basura. Ojalá que tú y la ramera de tu madre se mueran."
Esas palabras le seguirían de por vida.
La situación no mejoró. Cada que los chicos se veían por accidente, era un nuevo pleito. Sus medios hermanos, terminaron quedando bajo custodia de su madre. Su único consuelo, era el
Samekichi y su madre, sin más remedio, se mudaron de la ciudad, aislándose del mundo con tal de proteger sus propios corazones. El único consuelo de ambos, era el hecho de que se tenían entre sí. Pese a todo, su madre le profesaba un gran cariño, y procuraba recordárselo cada que podía. Él en pago, trataba de ser el mejor hijo del mundo sólo por ella.  
Fueron un par de años en aislamiento crueles. Solos en el mundo. Y la situación no hacía más que empezar. Con el tiempo se enteraron de que había un par de bastardos más por ahí, pero que habían corrido con un poco más de suerte que él, el primero de todos.
Como si no fuese ya una historia suficientemente trágica, su madre se enfermó de leucemia, que sumada a su depresión por el incidente con su tía y su padre, no hicieron más que irla marchitando poco a poco. Él se fue dejando caer con ella. Por ese entonces comenzó a ir con el psicólogo. Le recetó unas pastillitas milagrosas para lidiar con sus problemas, tras oirlo hablar durante la sesión. Él sólo tenía que psar periódicamente por su receta.
El día que todo cambió, fue cuando su madre colapsó estando en casa. Dado que no tenían dinero como para pagar el cáncer de su madre, habían optado (para disgusto de Samekichi) por aceptar solemnemente la enfermedad, por lo cual, no seguían un tratamiento adecuado. Sin mucho más remedio, terminaron yendo al hospital, donde el maldit, conocido como "destino", les hizo la jugarreta de ver a su tía de nuevo. Al parecer, los años habían terminado por echarle la verdad en cara, generando culpa tras saberla. Dado que trabajaba ahí, consiguió que les dieran atención prioritaria, aunque... era tarde. Ya estaba en etapa terminal, y estaba en las últimas del mismo. Fue una semana interminable para el pobre chico, que para colmo de males, había vuelto a ver a sus hermanos. El menor le dio su apoyo incondicional, mientras que el mayor le miraba con sus ojos gélidos.
"No sabes el gusto que me da. Esto es lo que se merecen escoria como tú y la zorra de tu madre..."
Ese día terminaron peleando. Era obvio que el mayor ganaría sólo por cuestión de edades... Cinco años de diferencia, son mucho. Y otra vez, tuvo que ser salvado para no ser asesinado a golpes, pero esta vez... Fue su tía. Le echó la bronca de su vida al mayor por estar peleando con el chico en un momento como ese.
Una semana después, asistió al entierro de su madre. Casi sentía como el odio del mayor lo tiraba en la fosa y le enterraba con vida. Su tía lloraba a mares, sintiéndose una estúpida por haber tratado de aquella manera a su hermana. El menor fue su apoyo todo el tiempo. Y milagrosamente, no lloró. No podía por más que quisiera, era como si estuviese en un eterno estado shock.
Ese día, su padre reapareció. Quería llevárselo con él. Lo que no se esperaba ninguno (a excepción, tal vez, del menor) era el hecho de que Suzune iba a pelear por su custodia. Y con tal de no ir con su padre, Samekichi estaba dispuesto a aceptar el ir con su tía.
"Si ya te quité a dos, puedo quitarte a tres."
Ese fue su alegato y juramento. Y lo cumplió. Un par de meses después, tras que Suzune se horrorizara de ver el estado de abandono en el que vivían su "sobrino" y hermana, Samekichi se mudó con ellos. Fue duro empezar de cero, y más sintiendo todo el tiempo la mirada filosa de su "hermano" mayor. Sin embargo, poco a poco la situación fue cambiando, al punto en que sólo le ignoraba. Deducía que su tía había domado a la "bestia" para ayudarle a sobrevellevar el duelo. Por esa época, se permitió llorar la muerte de su madre, el aparente odio del mundo contra él... todo. El mayor le vio, a escondidas, lo sabía porque la mirada gélida y celeste, había sido pillada por él cuando se secaba las lágrimas. Ese fue otro punto de cambio. De la indiferencia, pasó al "te tolero" y en ocasiones al "no te odio". Fue bueno eso para él. Pero la depresión se puso un poco peor.
Suzune, convencida de que el chico (al que ya consideraba como hijo propio a estas alturas) necesitaba un cambio de ambiente, decidió que era hora de mudarse para dejar el pasado atrás, e hizo una mudanza... Radical. De Japón, pasaron a nada más y nada menos que a... Estados Unidos. Y de ahí a Maine.
Sin mucho pensarlo, inscribió a todos a Hayate, decidida a todas luces de que eso era lo mejor para todos. Y ella pasó a instalarse al hospital local.
Fue un año duro de adaptación, pero de alguna forma, lo lograron. Actualmente viven un poco más armoniosamente su segundo año en la ciudad como "familia feliz", aunque de vez en cundo las tensiones siguen. Por lo menos, el mayor ya lo trata de "hey enano..." en una forma un tanto amistosa, más no fraternal. El chico suele pensar que es sólo cuestión de tiempo para que explote... En cuanto al menor, ha sido su apoyo muchas veces. Casi un hermano. Y su tía... Ha pasado a ser como su madre, y ella a veces le incita a que le llame de esa forma (a lo que con el tiempo ha terminado cediendo).

  Extras:

  • Odia admitirlo, pero se ha vuelto dependiente de la pastilla.
  • El que pareciera el hermano mayor realmente, es el menor de los tres, siempre pendiente de Samekichi.
  • Suele ponerse ansioso si no toma la pastilla.
  • Por obvias razones, usa el apellido de su madre. El que debiera portar, es el de "Ichijou", pero por obvias razones, no va a acambiarlo.


  Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje: Digimon Adventure 1, 2 y Tri

  Nombre real del personaje: Yamato Ishida

  Preguntas y respuestas:
 
avatar
Samekichi Ishida
alumno3
alumno3

Mensajes : 75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [ID] Samekichi Ishida

Mensaje por Yami Ashitaka el Jue Feb 18, 2016 1:00 am




Pasa al registro de personajes Aquí enseguida se te dará tu color...

¡Que te diviertas en el foro! and welcome to the hell ;3 I'll be your nigthmare~


_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


moare here:

I love you little thing <3 [and just for this, i would say i'm tsundere~]
avatar
Yami Ashitaka
superior
superior

Mensajes : 558

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.