Scorpio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Scorpio

Mensaje por Scorpio el Vie Ene 29, 2016 11:46 am

Nombre: Scorpio. Aunque en los papeles falsos que se consiguió figura como Austin Henderson.

Raza:Demonio.

Edad: Indefinido. Aparenta sobre los 25 años.


Cargo a ejercer:  Personal. Vigilante nocturno de los pasillos.

Descripción física:
La primera impresión que se tendrá de él es ¡paw! ¡Hombre de cara rara! Es que su expresión moribunda acompañada de sus ojos mega claros y ojeras ligeramete visibles le dan ese toque de alguien con el que no deberías joder por mucho rato (no es su intención parecer siempre asqueado, su creadora lo diseñó así, ni modo) Pero eso no significa que no sea atractivo, tiene muchas cualidades que lo dotan de cierto encanto. Por ejemplo, su cabello negruzco se ve muy suave y lacio, a muchos les gusta tocarlo, aunque a él… mucho acercamiento le producen chispas en el cerebro.  Sus ojos si bien son de un gris deslavado, son de llamar la atención de forma positiva al contrastarse con los mechones negros que caen de vez en vez sobre ellos. Más puntos para él. Mide 1.91, estatura suficiente como para alcanzar cualquier libro en la biblioteca, aunque no abusen de él. Su contextura es delgada, pero su ancha espalda no lo hace parecer delgaducho.

Si bien se había dicho en un comienzo que lo primero que puedes ver es su rostro mosqueado, hay que sincerarnos. Puede que no sea tan “lo primero” puesto que el escorpión tatuado con tinte del infierno – o al menos así recitaba la historia –, es tan grande y negro que imposible que lo veas a la cara en primera instancia.  Está situado en su cuello, y parece agarrado de éste. Recuerda que alguien le dijo que era muy “cool”, pero no entiende qué tiene de refrescante eso.  

Con respecto a la vestimenta, él no es que se lo piense mucho, pero el negro es su color favorito de manera predeterminada. Eso sí, detesta las camisas, prefiere algo de manga corta y sin diseños.  Los pantalones  deportivos oscuros se le hacen también muy cómodos, aunque alguien le sugirió que para “sacarse partido” - ¿partido de qué? – debía usar jeans. No entendió ni la mitad de la m¡3rd@ que le trataron de decir, pero se los consiguió. La cosa era verse bien, y no como un desadaptado.

Como si ya parecer gótico no fuese lo suficientemente desadaptado, pero no se lo digan, o su cabeza explotará por el exceso de códigos.

Imagen:

Scorpio:

¿Uke, Suke o Seme?: Seme. No tiene idea de estas cosas, ni que es homosexual, pero seme.

Personalidad:
Scorpio es, por decirlo de alguna forma, una persona que representa la batalla del bien y el mal constantemente. Desde la hora en que va a comprar pan, hasta que se lava los dientes puede verse la masacre dentro de su cabeza. Él, por una cuestión de ir contra su naturaleza puede tener todas las buenas intenciones del mundo, pero existirá más de alguna ocasión en que el veneno que tiene dentro se le subirá al cerebro y obrará mal porque así le gusta, e inmediatamente saldrá a flote  el yo-santo que sufrirá por su descuido “¡No quería hacerlo! ¡No sabía en qué estaba pensando! – luego de haber empujado a alguien por la escalera -.”. Quienes lo conocen más a fondo ya aprenderán a convivir con ese desequilibrio, quienes no… en el menor de los casos lo tratarán de hipócrita.

Otra cosa que se podría decir de él es que pierde el control con facilidad, aunque no precisamente en una pelea, sino más bien en la vida diaria. Como viene de un mundo medieval, la tecnología aún es brujería para él. Facebook, celulares, licuadoras, tiendas de comida rápida, Nicky Minaj, todo para él es estresante porque no lo entiende, y cuando quiere aplicar sus conocimientos medievalisticos a la actualidad… ¿de verdad ya no se puede mirar mal a los pelirrojos? En sus tiempos se procuraba no tener orgasmos en la menstruación para no engendrar a uno de pelo diabólicamente así, en fin. Este punto se puede resumir  como que, de cierta forma, Scorpio muchas veces se verá demasiado ingenuo ante las maravillas de la tecnología, y eso le da rabia, quiere matarlos a todos.

En cuanto a relaciones interpersonales, Scorpio es relativamente bueno – dependiendo si ya metió la pata o no –. No es muy hablador en primera instancia, pero tampoco es un sujeto con problemas para relacionarse. Una cosa que le agrada de estar en el siglo XXI  es lo fácil que es pararte al lado de alguien e iniciar una conversación por cualquier tontería, dado que en su universo, todos al ver su tatuaje corrían despavoridos porque “La muerte les saludaba”, lo que era bastante aburrido.

Lo que le gusta:
- La noche.  Fue diseñado para ser lo más terrorífico que hay, así que una persona terrorífica tiene  que gustarle la noche.
-  Los escorpiones, cómo no.
-  El papel higiénico, los perfumes, y todo lo que tiene que ver con un buen aseo. No entiende cómo estuvo tanto tiempo rodeado con gente que olía a m¡3rd@.
-  Los cuentos de terror.
-  La comida china.
-  Los terrenos arenosos o rocosos.
-  Le atraen las cosas filosas.
-  Ir al supermercado. Se queda pegado con tanta cosa para la comida.
- Los villanos. Él era uno, y bueno, se entiende la idea.

Lo que no le gusta:

- No es que no le guste, pero sí le desencaja un poco los colores fuertes.
-  La música moderna, pero lo moderno de ahora. Escuchó rock de los 70’ y le pareció bien.
-  Las berenjenas. Las odia.
-  El exceso de importancia que le da las personas al qué dirán. Una vez un tipo le mostró lo que era Instagram y él se preguntaba por qué le iba a importar que se hubiese comprado esa persona una hamburguesa, que era fastidioso. Otra vez se sacaron una foto con él en una reunión para que “vieran que se divertían” ¡¿A alguien realmente le importa eso?! El síndrome narcisista había mutado,  y  ya no era sólo mirarse a sí mismo; ahora todos te tienen que mirar también. Sociedad enferma.
-  Las películas románticas o que le hablen de problemas amorosos, no entiende nada, y eso le enoja.
- Que cosas tan tontas le enojen.
- Los océanos o ríos, siempre pensará que se ahogará.
- Las licuadoras y aspiradoras.
- Que el presidente sea negro.


Habilidades:
-  Sí, puede echar veneno, aunque  la manera en que lo hace es bastante brusca. Tiene que morder a la persona, y como no tiene los colmillos como las serpientes, debe arrancarles carne o al menos hacerles una herida.
-  Es muy hábil escondiéndose. Puede que ni notes su presencia cuando te está acechando, y  es muy veloz a la hora de transportarse en su cometido.
-  Como todo demonio, posee una fuerza sobrenatural.

Debilidades:

- No puede envenenar a dos objetivos inmediatamente, dado que su cuerpo no producirá veneno de forma instantánea. Hay que esperar al menos una hora o más.
-  Para poder acechar primero tiene que buscar un lugar oscuro en el que pueda desplazarse con la seguridad de no ser visto. Su habilidad no sirve de nada si no existe el escenario adecuado.
- Esta fuerza sobrenatural se ve limitada ante ciertos rituales religiosos. Comienzas a hacer lo del exorcismo y de verdad lo desesperarás  y bloquearás un poco su cerebro consiguiendo que no pueda emplear su fuerza como se debe.

Historia general del personaje:

Diamond City, 2015


Nació del deseo de un loco.

Friederich amaba Jensine como autora, era una mujer misteriosa que subía extractos escritos por ella misma en un blog al que nadie visitaba. No recordaba en qué momento llegó a aquel lugar, pero lo único que podía aseverar era que Jensine tenía un algo que le quitaba el alma cada vez que subía una entrada nueva. Siempre eran un par de líneas, una imagen sacada de google, y nada más. Siempre parecía impersonal, pero a la vez, le llegaba como ningún autor del mundo de internet. Un día Jensine le robó el aliento al subir en formato PDF un libro escrito por ella misma, se llamaba “El guardián del faro” y lo descargó de inmediato para devorar sus líneas como amante excitado. Apenas había llegado a la mitad del libro en esa misma noche, sintió la necesidad de felicitarla por lo que sería todo un éxito si se animara a promocionarlo, no obstante, cuando  ingresó al blog, Jensine había borrado la entrada del PDF. No importó cuánto tuvo que esperar a que ella lo resubiera, en mucho tiempo la mujer no volvió a escribir más en su página, por no decir nunca más.
Un día, Friederich le escribió al correo que ella había colocado en su perfil de contacto. Estaba necesitado de ella. De sus palabras. De cómo ella representaba todo lo que él era.

“Hola, Jensine. No sé si leerás esto, pero de verdad me urge estar en contacto contigo. Cada vez que voy a tu blog y lo veo abandonado, realmente me entra una rabia y una tristeza porque yo realmente creía en lo que escribías. Jamás te lo comenté, porque no soy bueno expresándome como tú, me avergonzaba, pero ahora que has desaparecido por tantos meses, en serio quiero saber más de ti. De tu libro. ¡Me ha gustado tanto!
Por favor, en cualquier proyecto en el que estés, donde sea que estés escribiendo, házmelo saber. Te admiro mucho, por favor, no abandones a alguien que ama tanto tu talento.“


Cada día después de lo escrito, revisaba su correo para ver si Jensine le había respondido, sin embargo, no había rastro de ella. Ni un “gracias”, ni un “ok”, ni  un link. Friederich llegó a pensar en que ella no estaba bien de salud.  No obstante, meses después le llegó un paquete a casa sin remitente. Era un libro, y a juzgar por la adusta portada y su contenido, podía jurar que era de Jensine… aunque… ¿cómo m¡3rd@ sabía dónde vivía? Eso le heló, pero aun así decidió leerlo.
Todo era… jodidamente maravilloso, aunque no entendía por qué se titulaba simplemente “No”.

Fue cuando se dio cuenta que no podía dejar de leerlo, había una cosa extraña en ese libro, cada vez que lo releía algo nuevo aparecía  en sus páginas, como si se hubiese saltado algunas . “¿Y este personaje de dónde salió? No lo recordaba” y así sucedía constantemente abriéndose nuevas tramas que inexplicablemente se colaban en la trama principal, y otras cosas, a su vez, se borraban. ¡Eso era! ¡Parecía un eterno borrador!  Aunque como siempre suele suceder,  había un gran  “pero” en toda esa magia creativa, el personaje del principio, el que tanto le había gustado, Jensine cada vez lo iba borrando más, y eso no le gustó para nada. Las páginas de sus apariciones se reducían cada vez más, y Friederich no hallaba cómo detenerla. “¡No, Jensine! ¡Me encantaba tanto esa escena!” le gritaba al libro cuando se percataba de las nuevas correcciones. Fue ahí cuando decidió escribirle un nuevo correo, consciente de que toda la situación era extraña, perturbadora, irreal, pero por sobre todo, cruel.

“Hola, Jensine. Soy yo de nuevo.  Escribo para pedirte una sola cosa, por favor, no elimines el personaje del escorpión, de verdad es el que tiene mayor potencial dentro de la historia. Por favor, déjalo en la historia. No me lo quites. “


El libro lo estaba volviendo loco, y la molestia hacia Jensine se incrementó.  Era una mujer tan irracional e inconformista, y no había forma de llegar a ella. De que diera una miserable respuesta a tantos cambios cada vez que él finalizaba el libro. Una noche, cansado de esta inconstancia decidió botar esa m@ld¡t@ cosa que no hacía más que matar toda la admiración que sentía por esa loca.

- Enferma de m¡3rd@ – era parte  de las cosas que decía cuando agarró el libro y lo llevaba al basurero. Jamás en la vida volvería a demostrar devoción por ningún autor. Todos eran unos ególatras que no pensaban en sus lectores, ni en sus sentimientos.

Pero algo le empezó a ser “tic tic tic” en el cerebro. Era el  golpeteo de una curiosidad. ‘Tic tic tic’ ‘tic tic tic’ “¿Y si leo si de una buena vez por todas si mató a mi personaje favorito?” ‘tic tic tic’ “Veré si esta p*t@ decidió hacerme sufrir sin siquiera pedirme disculpas” ‘tic tic tic’. Y abrió el libro, adelantando toda las páginas con el objetivo de llegar a la parte en que supuestamente figuraba el hombre del escorpión , no obstante, algo raro había en su vista, las letras parecían inestables, se movían en cada parpadeo hasta perder coherencia. Soltó el libro con miedo, ¿eran sus ojos, quizás?

“Está m@ld¡t*” concluyó al final “Todo está m@ld¡t*. Siempre estuvo m@ld¡t*, pero no me dejaban dar cuenta.” Pensó en un chispazo de lucidez. Esa Jensine, esa Jensine era el diablo, y ahora las letras no dejaban de danzar en el libro hasta elevarse en el aire. Friederich, quien se había tumbado en el suelo del terror, se arrastró marcha atrás al tiempo en que las letras de todo el libro formaban algo… ¿un brazo?  Un brazo que se estiraba hacia él para alcanzarlo. Cuando le agarró la pierna Friederich intentó zafarse en base a patadas, pero la fuerza de quien le sostenía era sorprendente, y se aferraba a él con desesperación.

- ¡Sálvame! – escuchó una voz distorsionada. ¡Era Scorpio! ¡Su personaje favorito!
- ¡No! ¡¿Q-q-qué podría hacer?! – Frederich sollozaba.
- Lo siento, debes morir por mí.

Y el cuerpo de Frederich fue arrastrado por esa fuerza sobrenatural hasta chocar contra la pared repetidas veces, tantas, que perdió el conocimiento, y por consecuencia, la vida.

¿Quién es Scorpio?

Desde el tiempo de los egipcios el escorpión es reconocido por ser una criatura con la capacidad de acabar con la vida humana. Un atributo directamente relacionado con lo maligno.   Dentro  del universo medieval fantástico de la historia, Scorpio es un personaje que fue hecho para acabar con la vida de la familia Roja. Scorpio nunca quiso ser un asesino, pero como era un demonio fabricado para tales fines, siempre terminaba matando a los personajes mediante decisiones que él creía que eran buenas, dado que dentro de él su propio veneno le hacía creer que todo era para buenos fines, que todo saldría bien.  Al final de la primera historia, la historia original, Scorpio se entrega a su naturaleza  aniquiladora, permitiéndose envenenar por completo por la idea de que era un dios de la muerte. Como el veneno en él era tan fuerte, consumió todo lo que era sus órganos, músculos y piel,  transformándose en un muerto en vida.

Después de haber asesinado a Friederich,  Scorpio se materializó en el ser humano que parecía en el libro, y escapó de casa para desligarse de la muerte de quien fue “su salvador”. Lamentó mucho el haber asesinado a quien tanta estima le había dado, pero era necesario si deseaba no desaparecer en el libro.

Por ser un ser inanimado, existir en el mundo real se ha transformado en algo complicado para él. No sabe qué hacer, a dónde ir, ni a quién acudir. Así como tampoco entiende muchas cosas que existían en ese m@ld¡t* universo. Hablando con una señora para pedirle empleo, ésta le sugirió que buscara uno en la escuela más cercana. Como era un sitio grande, siempre podría necesitar personal, aunque también le preguntó por qué no era promotor. Que tenía “la pinta”. Cuando Scorpio se enteró de lo que era un promotor, claro que lo descartó.

Ahora, lo del curriculum vitae y los papeles falsos fue toda una aventura para él, y no le gustó para nada llamarse  Austin Henderson si él era simplemente Scorpio, ¿pero quién le creería? Postuló para ser parte del personal de Hayate School como vigilante nocturno en los pasillos de la escuela. Era un trabajo fácil, la oscuridad era una buena aliada para atrapar a pequeños rebeldes.  

Extras:

- No duerme, nunca. Y si dice que “está cansado” es una vil mentira.
-  Lo más cerca que tuvo de “soñar” es cuando consumió hongos alucinógenos. Fue una interesante experiencia.
-  Tiene guardado en su habitación el libro de donde salió, aunque lo tiene cerrado, sellado, y amarrado con una cadena para que nunca, nunca, nunca sea leído por nadie más.
- Como no fue creado con fines amorosos no sabe qué es eso, o no entiende la idea de romance. Es posible que el día en que lo haga, verá a esa persona, sentirá su corazón palpitar rápido y piense que está teniendo taquicardia y que deba ir al médico urgente. Favor, no dejar que cometa esa ridiculez.
- No estaba acostumbrado a ver gente negra en su ciudad ficticia, por ende, los negros le incomodan.

Anime/Manga/Juego/Novela de donde procede el personaje: Original

Nombre real del personaje: Frai

Preguntas y respuestas:


avatar
Scorpio
personal
personal

Mensajes : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Scorpio

Mensaje por Yami Ashitaka el Vie Ene 29, 2016 2:19 pm




Pasa al registro de personajes Aquí enseguida se te dará tu color...

¡Que te diviertas en el foro! and welcome to the hell ;3 I'll be your nigthmare~

_______________________ ♥ Hayate School ♥ _______________________


moare here:

I love you little thing <3 [and just for this, i would say i'm tsundere~]
avatar
Yami Ashitaka
superior
superior

Mensajes : 501

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.